15

Clasificado bajo Opinión, Sanzaar, Súper Rugby | el 11-04-2017 |

32

Volver a 15 equipos es un gran paso

Opinión

La SANZAAR finalmente tomó la decisión de cortar a tres franquicias del Super Rugby a partir de la temporada que viene. Una medida acertada para elevar la vara, y privilegiar la calidad a la cantidad.

Después de varias semanas de incertidumbre, con distintas voces opinando y especulando que era lo mejor para el futuro de la competencia, la mañana del último domingo en argentina arrancó con la noticia de la restructuración del Super Rugby. Dos franquicias sudafricanas y una australiana dejarán de existir cuando finalice la actual temporada. Kings y Cheetahs,por historia y presente, caen de maduro en la tierra de los Springboks, aunque algunas versiones indican a Bulls, próximo rival de Jaguares, como otra posibilidad. Rebels y Force pujan por mantenerse en Australia. Los próximos días serán intensos en las uniones de ambos países.

Kings, uno de los grandes candidatos a dejar la competencia

En el afán de expandirse, sumar nuevas regiones y explotar la marca Super Rugby, la SANZAAR cometió un error similar al que sufrió el fútbol argentino en 2015: la AFA ascendió a 10 equipos al tradicional campeonato de 20, dejando un número insólito de 30 clubes en primera división. Los objetivos eran claros, más allá de la excusa de “federalizar” el fútbol: más partidos significaría más dinero fresco. Pero el plan fracasó. Con tantos encuentros, hay varios que no resultan atractivos, bajó la competitividad y se estiró la brecha entre los grandes y los más chicos. Vuelta, y arrancar de nuevo. Con cuatros descensos y dos ascensos por temporada, se planea llegar a la cifra de 22 clubes en primera en 2020. La analogía de lo que sucede en el Super Rugby con respecto al fútbol argentino, es en el plan deportivo. Más franquicias, más partidos, mayor ingreso de televisión y sponsors, y la posibilidad de vender el producto a dos nuevas regiones. ¿El resultado? similar, pero con distintas matices. Encuentros menos atractivos que antes, menos público en las canchas, y una diferencia enorme entre las escuadras neozelandesas y el resto, a excepción de Lions, volviendo al fútbol argentino una suerte de Lanus, con un juego y un proyecto ambicioso. Stormers poco a poco encuentra un rumbo, Bulls y Sharks navegan en la irregularidad, mientras que Cheetahs y Kings no logran hacer pie. Australia, un país con varios deportes con más popularidad que el rugby union, es el que más está sufriendo en sus franquicias. El nivel de sus equipos en 2016 y 2017 es pobre. Brumbies sufrió muchísimas bajas; Waratahs y Reds tienen más estrellas que un juego consolidado. Rebels y Force, los dos que pujan por subsistir, carecen de hombres internacionales y calidad en sus plantillas. El caso de Sunwolves es 100% estratégico, con vistas a la inserción en el mercado asiático y con el Mundial de Japón a la vuelta de la esquina. Lo de Jaguares es deportivo. Hay material y herramientas para crecer, aunque al ser el único equipo profesional de la UAR, queda la incertidumbre de que sucederá con los nuevos jugadores que vayan surgiendo.

¿Habrá nuevos mercados en los próximos años? Es una de las incógnitas que el tiempo se encargará de responder. ¿Se meterá de lleno el rugby en los Estados Unidos?¿Habrá otra franquicia en Sudamérica?¿Se le dará una chance de crecimiento a las Islas del Pacífico, que con su materia prima alimentan a los mejores seleccionados del mundo?.

Hace algunas semanas, el ex segunda línea de Sharks, Saracens y los Springboks, Alistair Hargreaves, en una nota en el NZ Herald, manifestó su descontentó con el presente del Super Rugby con respecto al antiguo Super 12, competencia que según el “Era el torneo más atractivo para ver, el resto del mundo del rugby se asombraba”. Para el ex Springboks, la actual competencia “Es un absoluto desorden”, y agregó: “Hay un enorme abismo de calidad entre equipos y no es justo. Las personas que toman las decisiones sólo se centran en la línea de fondo, en lugar de lo que es mejor para los equipos, los jugadores y el juego”. Como declaró Hargreaves, todos queremos que retorne la máxima competitividad en el hemisferio sur. Volver a 15 equipos es un gran paso.

Por Nicolás Casanova

Los cambios del Super Rugby con el paso de los años

Pese a que 1996 fue el año que en el que comenzó formalmente esta competición (con la llegada del profesionalismo y el nacimiento de SANZAAR), todo empezó en la segunda mitad de la década del ‘80, más precisamente en 1986. Bajo el nombre de South Pacific Championship, seis escuadras lucharon palmo a palmo por el trono. ¿Cómo estaba compuesta dicha competición? Por tres equipos de Nueva Zelanda (Auckland, Canterbury y Wellington), dos de Australia (Nueva Gales del Sur y Queensland) y Fiji. Se extendió hasta 1990. Auckland, con cuatro coronas en su haber, fue el líder absoluto en aquella época. Canterbury, por su parte, se impuso en dos ocasiones (en 1987 compartió la gloria con el representativo de la isla Norte).

Luego, en 1992, se disputó el Super 6, que tuvo como campeón a Reds, que en ese momento tenía a Michael Lynagh como una de sus principales figuras; un año más tarde, se agregaron cuatro equipos y pasó a llamarse Super 10. Duró tres años. ¿Los campeones? Transvaal (que hoy en día es conocido como Lions) celebró en 1993 y, una vez más, Reds, que lo hizo por duplicado (1994 y 1995).

Post éxito de Sudáfrica en la Copa del Mundo llevada a cabo en su territorio, la ovalada dio un giro de 180 ° con la llegada del profesionalismo. A partir de allí, Super 12 y, para muchos, el nacimiento de lo que actualmente conocemos como Super Rugby. ¿Quiénes fueron los privilegiados en estar en el primer año de SANZAAR como entidad rectora? Por Nueva Zelanda, Blues, Chiefs, Crusaders, Hurricanes y Highlanders; por Australia, Brumbies, Reds y Waratahs; por Sudáfrica, Bulls, Cats (Lions), Sharks y Stormers. Fueron diez temporadas de dominio kiwi: Crusaders, con Richie McCaw, Scott Robertson, Justin Marshall y Andrew Mehrtens como algunas de sus tantas figuras, ganó cinco campeonatos; Blues, con el famoso plantel del 2003 que tuvo a Carlos Spencer, Joe Rokocoko, Doug Howlett y Rupeni Caucaunibuca como exponentes, festejó en tres ocasiones. Además, la bandera de Australia quedó en lo más alto en 2002 y 2004. El encargado de izarla fue Brumbies, con Stephen Larkham consagrándose como leyenda.

Richie McCaw, una de las grandes leyendas del Super Rugby

En 2006 se fundaron dos nuevas franquicias: Force y Cheetahs. El nombre, como ya había ocurrido anteriormente, volvió a modificarse: de Super 12 a Super 14. Perth y Bloemfontein, en la previa, asomaban como dos mercados económicos a explotar, principalmente la primera de las dos ciudades mencionadas. El oeste australiano no contaba con un conjunto de rugby union. La ilusión fue tan grande que llegó a tener 20 mil socios en su debut. Este segundo cisma fue clave en la evolución del rugby sudafricano: en 2007, Bulls, con Percival Montgomery, Francois Steyn y el capitán John Smith, obtuvo su primer título al superar a Sharks en la definición. Ojo, esto no fue todo para los de Pretoria, quienes no se conformaron con lo hecho y sumaron dos copas más a su vitrina: fue en años consecutivos (2009 y 2010), con un explosivo Bryan Habana, una segunda línea de élite conformada por Bakkies Botha y Victor Matfield, y Fourie du Preez junto a Morné Steyn adueñándose de los tiempos en ataque.

En 2011, una nueva franquicia se sumó al espectáculo: Melbourne Rebels. Ese año la ARU festejó por duplicado: Reds, con Will Genia y Quade Cooper como estrategas, doblegó a Crusaders en la final. Entre 2012 y 2015, primera vez para tres escuadras: Chiefs (2012 y 2013), Waratahs (2014) y Highlanders (2015).

El 2016 fue, para muchos, un antes y un después para la SANZAAR, el Super Rugby y el rugby profesional en la Argentina: además de la reincorporación de Kings y la llegada de Japón al mercado sureño a través de Sunwolves, Jaguares, con varios Pumas que consiguieron llegar a las semifinales en el Mundial de Inglaterra 2015, se sumó a la competencia. Con 18 organizaciones y 142 partidos entre febrero y julio (solo se detuvo para la ventana de junio), la nueva versión recibió más críticas que vistos buenos por parte del público, algo que se vio reflejado en la caída de los espectadores en los estadios, más allá de que el “verdadero negocio” son los derechos televisivos.

Por Santiago Ángel

Super Rugby

Clasificado bajo Jaguares, Sanzaar, Súper Rugby | el 22-02-2017 |

43

Se acabó la espera: este jueves vuelve el mejor torneo del hemisferio sur, y con el vuelven incertidumbres, dudas, y enormes expectativas de lo que sucederá en una temporada que promete.

A horas nomás del inicio de una nueva temporada del Super Rugby, hay una gran expectativa por un acontecimiento especial: Nueva Zelanda recibirá a los British and Irish Lions en junio, y los ojos del mundo ovalado se posarán especialmente en lo que sucederá con todas las franquicias de ese país. Ya en 2016 mostraron mucha superioridad sobre el resto (con excepción de Lions), y si no pasa nada fuera de lo común, este año dominarán la competencia. Esa es una de las certezas del torneo. Están muy por encima del resto, y más allá de sufrir pérdidas por las jugosas ofertas del rugby europeo, cuentan con una base gigante e inagotable de talentos.

Hurricanes, el principal candidato, intentará revalidar el título conseguido en 2016. Sin muchas bajas de peso, y con el retorno de una lesión que lo privó de jugar en toda la temporada de Nehe Milner-Skudder, más la incorporación de Jordie, el más chico de los Barrett, el conjunto que dirige Chris Boyd tiene buenas chances de pelear por la corona. Highlanders, Crusaders y Chiefs, son los lógicos candidatos que intentarán arrebatarle el título (si bien Blues incorporó bien, está un paso por debajo).

Una de las dudas de este año es lo que sucederá con Lions. ¿Podrá mantener el ritmo vertiginoso que impuso en 2016?. La franquicia de Johannesburgo mostró un nivel fantástico colándose en la final del Super Rugby, pero una buena base de esos jugadores no rindió a nivel test-match, sufriendo uno de los peores años de la historia de los Springboks . Más allá de lo bueno que produzca Lions, Sudáfrica, con todos sus equipos, necesita encolumnarse en un proyecto y recuperar su identidad histórica que parece perdida.

Otra incertidumbre, por su puesto, es saber que pasará con Jaguares. ¿Capitalizarán los errores tanto de juego como administrativos?. Con menos viajes, más experiencia, y sin partidos ante equipos de Nueva Zelanda, ¿Clasificarán a los play-off? Las bajas sensibles que sufrió Sharks, rival directo en la conferencia, también es un punto a favor para los dirigidos por Raúl Pérez. ¿Qué performance tendrán los equipos australianos, luego un flojo 2016? Waratahs pudo mantener la base, Brumbies entre idas y lesiones se desarmó demasiado, mientras que Reds sueña con renacer con refuerzos de lujo: incorporó a Stephen Moore, George Smith, Quade Cooper y Scott Higginbotham.

Más allá del juego, de la buena competencia, y de lo atractivo del torneo, la SANZAAR debe fortalecer y potenciar el Super Rugby. Evitar el éxodo de jugadores, una realidad que creció estos últimos años por la diferencia financiera que existe entre ambos hemisferios, es uno de los objetivos que necesita consolidar el ente que rige el rugby del sur, para mantener la competitividad y mejorar el producto Super Rugby.

NC

Las previas de los equipos, por Santiago Ángel

1° Fecha

Jueves 

5:45 Rebels-Blues (18-56)

Viernes

3:35 Highlanders-Chiefs (15-24)

6:00 Reds-Sharks (28-26)

Sábado

1:15 Sunwolves-Hurricanes (17-83)

3:35 Crusaders-Brumbies (17-13)

5:45 Waratahs-Force (19-13)

10:05 Cheetahs-Lions

12:15 Kings-Jaguares

14:30 Stormers-Bulls

SuperBru

En este link de SuperBru, creado por el usuario Región Centro, pueden hacer sus predicciones del Super Rugby.

Twickenham

Clasificado bajo Rugby Championship, Sanzaar, UAR | el 05-04-2016 |

92

Finalmente, quedó confirmado que Argentina recibirá a Australia en Twickenham el 8 de octubre por el Rugby Championship. El encuentro perteneciente a la última fecha del torneo de selecciones más importante del hemisferio sur será el primero que se juegue en Europa, a casi un año del Mundial 2015 donde todos los integrantes de La SANZAAR llegaron a las semifinales.

El capitán argentino Agustín Creevy declaró a La Unión Argentina de Rugby: “Siempre queremos jugar en nuestro país porque nos encanta y lo disfrutamos mucho, pero es un honor para nosotros que nos hayan invitado a jugar en ese estadio nuevamente”.

Vara

Clasificado bajo Foco, Sanzaar, Súper Rugby | el 22-03-2016 |

43

El tercera línea de los Chiefs y de los All Blacks, Sam Cane, no recibió ninguna sanción por el brutal golpe que sacó de la cancha y lo dejó dos semanas sin jugar a Nahuel Tetaz Chaparro, pilar de los Jaguares y los Pumas. La Sanzaar no mide a todos con la misma vara a la hora de legislar sobre la disciplina. Esto también forma parte del Super Rugby.

Link. Vía @KLaRReiCH 

 

¡Arranca!

Clasificado bajo Jaguares, Sanzaar, Súper Rugby | el 26-02-2016 |

15

Se terminó la espera. Arranca la temporada 2016 del Super Rugby que tendrá por primera vez la participación de Los Jaguares. Una jornada atractiva, con duelos muy interesantes que empieza este viernes en la madrugada de la Argentina.

El actual campeón, Highlanders tendrá una parada difícil cuando visite a Los Blues, que consiguieron buenos resultados en la pretemporada. En un encuentro de equipos que seguramente pelearán por el título, Brumbies, con Tomás Cubelli de arranque, recibirá en Camberra a Hurricanes. Además en un duelo de pesos pesados, Crusaders, ya sin Dan Carter ni Richie McCaw, se enfrentará a Los Chiefs. Por su parte, los dos grandes candidatos a quedarse con la Conferencia África 1 chocarán en Ciudad del Cabo: Stormers y Bulls.

Así forman los equipos

Viernes:

3.35 Blues-Highlanders (33-31)
5.30 Brumbies-Hurricanes (52-10)
14:00 Cheetahs-Jaguares (33-34)

Sábado:

1.15 Sunwolves-Lions (13-26)
3.35 Crusaders-Chiefs (21-27)
5.45 Waratahs-Reds (30-10)
7.55 Force-Rebels (19-25)
10.05 Kings-Sharks (8-43)
12.15 Stormers-Bulls (33-9)

Así se jugará el torneo: