Rugby

Clasificado bajo Rugby inclusivo | el 08-09-2015 |

29

Maravillosa historia de Mariano Lanza, de 32 años y con capacidades diferentes. Juega en Alta Gracia Rugby Club de Córdoba con chicos de 12. Sus compañeros y rivales le permiten realizar un try al finalizar cada partido que denominan “La Gran Mariano”.

Los Pumas desde Inglaterra le hicieron un video sorpresa. Rugby en estado puro.

PUMAS

Clasificado bajo Pumas, Rugby inclusivo, Sensaciones | el 22-07-2014 |

23

Creevy inclusión

Agulla inclusión

Una hermosa imagen en el entrenamiento de ayer de Los Pumas, compartido con los chicos que practican rugby inclusivo, chicos en su mayoría con Síndrome de Down. Un costado maravilloso de este juego, como lo muestran las fotos del capitán Agustín Creevy y Horacio Agulla. Comparto aquí el texto que escribió, bien desde adentro, el periodista Sergio Renna en su muro de Facebook.

………..

Los que transpiramos rugby siempre reflexionamos acerca de los valores del rugby. A la hora de evaluar el noble deporte de la pelota ovalada nos formulamos un montón de preguntas que algunas veces tienen respuesta y en otras nos cuesta encontrar la manera exacta de graficar que nos pasa y que nos movilizar a jugar este deporte.

Muchas veces intentamos cristalizar mas con palabras que con hechos, que nos enseña, cuanto nos aporta, que asimilamos, que transmitimos y que tiene de mágico un deporte en donde la pelota no es redonda y su pique siempre es una incógnita.

Todos los que vivimos el rugby llegamos por primera vez a un club con mas incertidumbres que certezas si saber que empezamos a formar parte de un maravilloso juego que tiene un sentido de pertenencia tan grande que puede convertirse en la mas poderosa arma de cambio social, cultural y deportivo.

Existe el rugby de alta competencia, el profesional, el amateur, el social, el masculino, el femenino, el juvenil, el infantil, el social y el inclusivo. En perfecta sintonía con el movimiento de la tierra y la materia, un mundo y otro se cruzan, interactúan, se mezclan, se unen, se pelean y se vuelven a amar.

Hoy fui testigo del apasionante momento en donde Los Pumas enfrentaron a un poderoso rival sin haches de por medio y sin la necesidad de ir en busca de un resultado que los lleve a una victoria. Nuestra máxima aspiración como rugbiers, léase Los Pumas, salieron a la cancha a enfrentar a un equipo íntegramente conformado por chicos con Síndrome de Down. Tan fanáticos y tan enfermos del rugby como ellos. Una lucha exclusivamente de Pumas y para Pumas.

Aquellos que no aún siguen buscando respuestas acerca de los valores que tiene el rugby, se preguntarán cómo es eso que se puede jugar un partido sin referee, en un espacio verde que no tiene líneas que demarquen yardas entre nuestros y sin reglas convencionales entre Los Pumas y el primer equipo de Rugby Inclusivo.

La respuesta es simple: se juega al rugby porque antes de ser un deporte, el rugby es un juego. Un juego que es una escuela de vida. Y si algo tiene este bello y lúdico pasatiempo es que siempre habrá espacio para tirarse al piso, pasar una pelota, reírse, emocionarse y compartir con otro amigo un pase, una mirada, un gesto. Esos “otros” hoy fueron rugbiers con Síndrome de Down y jugadores Los Pumas.

¿Acaso hay algo más lindo y simple que pasarle la pelota a un compañero? Sentir que hay otro al lado y muchos más enfrente. El rugby nos enseña y nos ayuda a entender que no estamos solos, aún cuando podamos sentir que estamos. Y aunque abunden las preguntas sin responder, siempre vamos a tener la certeza que en donde haya una pelota de rugby dando vueltas habrá otro amigo con quien compartir este berretín.

Gracias a Los Pumas por enseñarnos que no hay nada más valioso que brindarse por el otro, por jugarse entero para obtener una importante victoria: ganarse una sonrisa y la admiración eterna de los fuertes y rudos jugadores del equipo de Rugby Inclusivo de Banco Hipotecario. Habrá revancha y ojala que otra vez vuelva a ganar el mejor: EL RUGBY.

……..

Crédito Fotos: Rodrigo Vergara/Prensa UAR