85.4

Clasificado bajo Crónica, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 02-11-2011 |

19

Graham Henry decidió ponerle fin a su brillante ciclo como head coach de los All Blacks, coronado con el título mundial. Sus números son extraordinarios. Bajo su conducción, la selección de Nueva Zelandia jugó 103 tests, de los cuales ganó 88, con un porcentaje de efectividad del 85.4 por ciento. Y en solo un partido (contra los Wallabies), su equipo no anotó tries.

Henry consideró que su sucesor debería ser Steve Hansen, su colaborador más cercano en estos años.

 

All Champions

Clasificado bajo Análisis, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 23-10-2011 |

63

La pesadilla de los neozelandeses tuvo un epílogo en la noche del 23 de octubre en Auckland. En el mismo escenario y ante el mismo rival del último festejo, allá por 1987, cuando el Mundial de rugby tuvo su primera versión, la que abrió otra era en este deporte. En el Eden Park y contra Francia, los All Blacks quebraron el maleficio. Sufriendo, aguantando más que jugando, superados por la presión de todo un país y una prensa local que los daba favoritos cómodos antes de salir a la cancha. Pero merecidos campeones, al fin. Ganaron todos sus partidos, y dentro de un torneo de regular nivel, fueron los mejores, sin dudas. Alegría también por ese pueblo cordial y fanático del rugby.

Francia vendió bien cara su derrota. Es magnífico ver cómo se agranda en estas paradas. Lo tuvo a su rival contra las cuerdas, pidiendo la hora, liderado por un sensacional Thierry Dusautoir, el mejor jugador de la Copa del Mundo 2011. Y peleando contra todo: All Blacks, gente, la pronta salida de su apertura Morgan Parra, golpeado por Richie McCaw y hasta por algunos fallos. Les Bleus estuvieron a nada de provocar uno de los golpes más fuertes en la historia del deporte. El 8-7 del resultado lo dice todo.

Fue un partido cerrado, deslucido, pero con todo lo lindo que encierra una final. Muy friccionado, muy golpeado. Un correlato de lo que fue la Copa del Mundo, signada por las lesiones, por el juego físico y que será recordada sólo porque los All Blacks salieron campeones en Nueva Zelandia, donde el rugby es una religión.

Como Quade Cooper en el partido por el tercer puesto, los dos equipos se quedaron sin sus aperturas en el primer tiempo. Primero se marchó Parra; después, Aaron Cruden, con la misma lesión del 10 de los Wallabies, ligamentos de la rodilla, solo. Increíble lo de los ABs. Terminó jugando su cuarto apertura, Stephen Donald, que como Cruden, no estaba entre los 30. Más aún: había viajado a Inglaterra para ingresar en el Bath. Y metió el único penal de la final, ese que sirvió para sacar el punto de diferencia.

Antes que Cruden, se marcharon Dan Carter y Colin Slade. Ayer, los dos recibieron sus medallas de campeones.

El primer tiempo fue todo de los All Blacks, que no pudieron establecer esa supremacía en el score. Un exiguo 5-0 producto de un try de line del pilar Tony Woodcock pero también de una muy mala noche con el pié (en todo, en realidad) de Piri Weepu, otro al que pareció que se le cayó encima toda la presión de ser considerado héroe nacional en los últimos días.

Precisamente un error de Weepu le abrió la puerta a Francia, tras una combinación entre sus dos mejores jugadores. Aurelien Rougerie (otro que disputó un Mundial sensacional) habilitó a Dusautoir y el capitán se zambulló casi abajo de los palos: 8-7. De ahí en más, cambió todo. Francia sintió que lo podía ganar y los ABs sintieron que lo podían perder.

El Eden Park y todo el país estuvo al borde del infarto cuando un penal de Francois Trinh-Duc se fue ancho. Lo que restó de la final fue con Francia atacando y los All Blacks defendiendo (muy bien, sin penales). Un trámite que le arrojó emoción e incertidumbre a la noche de Auckland.

Hasta que los franceses, en defensa, cometieron penal cuando los All Blacks durmieron la pelota en un maul. McCaw le dijo a Andy Ellis que la pateara afuera y ahí sí, el título volvió a las manos del dueño de casa.

El maestro Grahan Henry y varios de los que hoy estuvieron en el césped consiguieron enterrar la frustración de haber perdido, también ante Francia, en los cuartos de final del 2007. Y este plantel, entero, quedará en la leyenda, como aquel de 1987. El sueño se concretó: en la noche del 23 de octubre del 2011, en el templo del Eden Park, el centenario Richie McCaw levantó la William Webb Ellis. Quedará para más adelante ver si lo pueden repetir fuera de su casa. Pero lo más importante es que se terminó la pesadilla para Nueva Zelandia. Sus All Blacks son los All Champions. Indiscutidos. Merecidos.

Foto: anypavan@hotmail.com 

 

Clasificado bajo Crónica, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 21-10-2011 |

20

El historia de los Wallabies en los Mundiales es envidiable. El mejor de todos hasta ahora. De siete ediciones, fueron campeones en 2 (1991 y 1999) , subcampeones en 1 (2003) , cuartos en otra (1987) y, ahora, bronce en 2011.  A éste tercer puesto llegaron luego de vencer hoy a Gales por 21-18, en un partido de poco vuelo y emoción.

La larga lista de lesionados de los australianos en la Copa del Mundo se completó hoy con su estrella, Quade Cooper, quien se fue de la cancha con una seria lesión en la rodilla, que lo mantendrá al margen 6 meses, como Corcho Fernández Lobbe.

Pero a los australianos les surgió otro crack, el joven Berrick Barnes, un back con enorme futuro.

Otro dato del test por el tercer puesto: los Wallabies concretaron el 98 por ciento los 146 tackles. Una bestialidad. Una defensa excelente como la que ejercieron contra los Springboks en los cuartos de final.

Gales, en tanto, se fue con la frente en alto. Jugó un gran Mundial, con un equipo que tiene mucho por crecer.

El partido

 

Player

Clasificado bajo Crónica, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 19-10-2011 |

66

Quedaron definidos los candidatos para mejor jugador de la Copa del Mundo 2011, cuyo ganador será premiado el lunes 25, en la habitual cena que realiza el IRB después de la final. Hay tres neozelandeses (Piri Weepu, Jerome Kaino y Ma’a Nonu), dos australianos (Will Genia y David Pocock) y uno solo del Norte (el francés Thierry Dusautoir).

No ha sido un torneo, hasta acá, con grandes figuras y ninguna ha sobresalido especialmente. También influyen en este tipo de compulsas los resultados. Si los Springboks hubiesen pasado los cuartos de final, seguramente alguno estaría en la lista, como el fenomenal medio scrum Fourie du Preez.

Si me dan a elegir entre los seis nominados, voy por Ma’a Nonu, el más desequilibrante, aunque también fue desvastador el tackle de Dusautoir.

¿Y ustedes por quién van?

Link

La final

 

All Blacks-Francia

Clasificado bajo Análisis, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 17-10-2011 |

31

La historia ha querido una segunda vuelta. Casi caprichosa. Como en 1987, también en el Eden Park de Auckland, aunque ahora remodelado y con tribunas que aumentaron la capacidad a 60.000 personas, los All Blacks y Francia jugarán la final de la Copa del Mundo. No un sábado a la tarde, como aquella primera vez, sino un domingo -el próximo- por la noche (a las 21, las 5 de la Argentina).

También habrá segunda vuelta para el tercer puesto. Otra vez chocarán ahí los Wallabies y Gales, también en el Eden Park, 48 horas antes de la final.

A esa ecuación se arribó luego de dos semifinales que ofrecieron menos de lo esperado. Al punto que hubo sólo un try por partido. Y en uno, el de Francia-Gales, lo anotó el perdedor. Con una explusión (la del capitán galés, Sam Warburton, a los 20 minutos) decisiva en el trámite posterior). Con determinante importancia en los pateadores.

Los All Blacks ganaron el duelo que se presentaba como el más crucial. Ante su viejo rival, aquel que venía de frustrarlo en la final del Tres Naciones. El que se ofrecía como el enemigo máximo a quitarle el sueño de recuperar la William Webb Ellis en su propia tierra. Lo hicieron de comienzo a fin, jugando con una fiereza extrema, asfixiante, y sacando ventaja pronto a través del try de Ma’a Nonu, tras un rush de Israel Dugg.

Nunca los Wallabies pudieron recuperarse de ese golpe de arranque. Con Quad Cooper presionado en cada pelota que tocó. Ese era el desafío de la estrella australiana en este Mundial. Cómo iba a responder sin espacios. Y no cumplió las expectativas. Con ese circuito de juego cerrado, los aussies nunca encontraron la fórmula para quebrar la defensa de los noezelandeses, que suelen marcar siempre en penal, sobre todo del lado de su capitán Richie McCaw. El problema no es solo por dónde entra en los rucks, sino por dónde sale, siempre encima del medio scrum rival, lo que genera que la jugada se detenga uno o dos preciosos segundos.

Francia, el otro finalista, hizo poco, muy poco. Gales se fue con la frente alta, y si sus pateadores (Hook y Jones) hubiesen estado en una noche más feliz, otro hubiese sido el resultado. El partido tuvo un antes y un después de la expulsión de Warburton, a través de un tackle peligroso a Vincent Clerc, que el árbitro Alain Rolland consideró que merecía tarjeta roja. El IRB luego lo suspendió por cuatro semanas.

No siempre cobran lo mismo los árbitros en estas situaciones del juego. Para algunos, merece una amarilla. Para otros nada. Para Rolland, quizá el mejor de todos, fue expulsión. Si uno se atiene a lo que dice el reglamento, la roja fue justa: puso en riesgo la salud del rival.

Francia aguantó el resultado, a través de la puntería de sus pateadores. Ha sido el más eficiente en ese rubro, mérito de Gonzalo Quesada -clave también en la unión del plantel luego de la catastrófica derrota ante Tonga-, el único argentino que estará en la final. Pero el domingo necesitará algo más, eso que mostró con Inglaterra en los cuartos y lo que históricamente ofrece contra los All Blacks. Si no lo hace, la corona quedará en Nueva Zelandia.

 

Queso

Clasificado bajo Entrevista, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 14-10-2011 |

10

Hay dos argentinos en las semifinales de la Copa del Mundo. Uno es Patricio Noriega, quien está con los Wallabies. El otro, Gonzalo Quesada, quien en esta interesante entrevista con Santiago Dapelo, enviado especial de La Nación, cuenta sus experiencias con Francia y sus proyectos.

 

España

Clasificado bajo Medios, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas, Sensaciones | el 14-10-2011 |

11

Los españoles sienten un especial cariño por Los Pumas.  Lo pude advertir en Nueva Zelandia, a través de los pocos que me encontré allá y que me contaron cómo el seleccionado argentino de rugby contagia en la gente y en la prensa ciertos valores a la hora de jugar. Ya habíamos comentado aquí algún texto del periodista Fermín De la Calle, a través del blog Patada a Seguir, que él publica en el diario As.  Bien, varios de ustedes me enviaron ahora, a mi vuelta, otra pintura de Fermín, que la pueden leer acá.

Pero hay más. Mi amigo Julió Méndez, que también lleva adelante la bandera del rugby en el Correo de Bilbao, me contó que vio el partido en Barcelona, rodeado de argentinos. Y escribió esto

Y en Nueva Zelandia me encontré con Esmeralda Pérez Peralta, que se agregó al grupo de enviados argentinos. Fana también del rugby, se costeó todos los gastos del viaje para estar allá a pesar de las 26 horas de distancia en avión. Ella también es admiradora del rugby argentino y de Los Pumas. Y tiene su sitio, Pasión Ovalada.

Link

Revista 22

 

Columna

Clasificado bajo Análisis, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011 | el 14-10-2011 |

7

Las semifinales que se vienen en la Copa del Mundo. De eso escribí para el Facebook de Adidas.

 

Phelan

Clasificado bajo Entrevista, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas | el 13-10-2011 |

56

Una entrevista en Buenos Aires a Santiago Phelan en el canal 360TV en la cual se extiende algo más en los conceptos de lo que lo hizo en la Copa del Mundo en Nueva Zelandia.

 

Vuelta

Clasificado bajo Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas, Sensaciones | el 10-10-2011 |

328

Me estoy volviendo. Ha sido un placer poder haber compartido esta nueva experiencia en una Copa del Mundo junto a ustedes. Gracias a todos los que me ayudaron a estar en Nueva Zelandia, que en gran parte son ustedes. Nos seguiremos encontrando con lo que reste del Mundial y, ya, de nuevo con todo lo doméstico.

Abrazo

JB

Crédito Foto: Rodrigo Vergara-UAR

 

Columna

Clasificado bajo Columna en La Nación, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas | el 10-10-2011 |

71

Visa Alguna vez Los Pumas les van a ganar a los All Blacks. De eso escribí hoy en La Nación.

Regreso

Clasificado bajo Crónica, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas | el 09-10-2011 |

4

Los Pumas vivieron una noche de mucha emoción en la despedida íntima que tuvieron en la madrugada del lunes neozelandés en el hotel que habitaron mientras estuvieron en Auckland. Fueron unas dos horas de charla y festejo antes de partir a las 5 de la mañana rumbo al aeropuerto de esta ciudad. A las 8 se subieron a un vuelo de Quantas que, vía Sydney, llegará a Ezeiza el lunes argentino a las 10.45.

Pero en gran momento de esta despedida fue cuando los jugadores llegaron al hotel desde el Eden Park y ahí los estaban esperando los hinchas argentinos. Así lo reflejó canchallena.

Por último, los diarios locales elogian este lunes ampliamente a Los Pumas, destacando su entrega y su defensa, además del hecho de mantener en vilo a los All Blacks durante gran parte del partido. En la calificación individual del New Zealand Herald, el promedio  general fue de 7 puntos.

 

Dignidad

Clasificado bajo Análisis, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas | el 09-10-2011 |

131

Visa Hay distintas maneras de irse de un Mundial. Los Pumas lo hicieron por la puerta de la dignidad. Como corresponde a su historia y, fundamentalmente, a ese resabio del Bronce del 2007 sintetizado en este abrazo de la foto de tres de los líderes que comandaron el difícil y traumático proceso que vivió el seleccionado, y porqué no el rugby argentino, en los últimos cuatro años. Felipe Contepomi, el capitán, que arriesgó su físico maltrecho desde el primer partido contra Inglaterra. Mario Ledesma, que a los 38 años batió varios récords y ratificó que acá vino por más gloria. Rodrigo Roncero, que jugó 40 minutos sensacionales pese a que hasta hace unos días le costaba caminar. Todo el plantel, al fin. Veteranos, intermedios, jóvenes y staff. Juan Fernández Lobbe, quien se quedó con sus compañeros despertándolos cada mañana, armando estrategias, participando de los entrenamientos como si fuese a jugar, llevando el agua, poniendo música. No se fueron así nomás Los Pumas de este torneo. Antes, tuvieron en jaque durante 60 minutos a los All Blacks en su propia casa. No cualquiera lo consigue.

El 33-10 final es mentiroso. No existió una diferencia de 23 puntos en el desarrollo del partido. Atrincherados en una defensa heroica, que computó 135 tackles, Los Pumas lograron lo que ninguno en esta Copa del Mundo, ni siquiera Francia, que está en las semifinales. Los All Blacks tardaron 67 minutos en anotar un try. Ellos, que en los 101 test de la era Graham Henry marcaron en 100. Ellos, que venían de ganar todos los partidos con bonus. Y no fue por errores propios, sino por gran mérito de los argentinos.

Hubo momentos de esta batalla en el Eden Park que se guardarán en la memoria del rugby argentino. Como ese largo instante en el segundo tiempo en que los All Blacks hacían una seguidilla de pases (10, 20, 30) y no podían quebrar a un equipo que se tiraba de cabeza a tacklear, que se multiplicaba a lo ancho de la cancha, que siempre le llegaba con dos y tres a los de negro. No había manera de quebrar a esos 15 Leones que le hacían frente al seleccionado más poderoso del mundo, ese que no tiene otra cosa en la cabeza que ganar la Copa del Mundo en su tierra.

Y hubo otro momento. El que enmudeció a la enorme mayoría de las 57.912 personas que prácticamente colmaron el Eden Park. El que los dejó a los neozelandeses mirándose unos a otros sin entender lo que estaba pasando.

Fue en el minuto 31 del primer tiempo, cuando los All Blacks ganaban 6-0 con dos penales de Piri Weepu. Leonardo Senatore salió disparado y esquivando tackles. Con una mano lo habilitó a Contepomi y éste tomó una pelota imposible para seguir dándole rosca por la punta. Casi llega Gonzalo Camacho, y del ruck, salió como una tromba el tucumano Julio Farías Cabello, quien sólo en el primer tiempo clavó 14 tackles. Try, conversión enorme del capitán y Los Pumas pasaban a ganar.

Pero se sabía que con los All Blacks no se podían cometer errores. Y que el árbitro galés Nigel Owens podía castigarlos más de la cuenta, cosa que hizo, dejando a los neozelandeses, y especialmente a Richie McCaw, entrar todo el partido por cualquier lado a los rucks. Entonces, enseguida, Weepu acertó otros dos penales y los locales se fueron al descanso 12-7.

“Salimos a ganarlo en el segundo tiempo, porque sabíamos que podíamos”, dijo luego Juan Leguizamón, otro que jugó un gran Mundial. Y si el estadio había enmudecido a los 31 del primer tiempo, mucho más a los 6 del segundo, cuando Marcelo Bosch metió un golazo desde casi la mitad de cancha y bien esquinado. Los Pumas se ponían a sólo 2 puntos y la hazaña parecía posible.

Fue allí que se produjo ese lapso del partido descripto antes. Con los All Blacks yendo y yendo, con múltiples fases, y con Los Pumas tackleando y tackleando. Weepu, que se disfrazó de Dan Carter, estiró con otro penal, hasta que a los 18, Owens le mostró amarilla a Nicolás Vergallo y sancionó otro penal, casi abajo de los palos, que, infalible, acertó el 9 de los ABs.

Los Pumas mantuvieron la enjundia, pero todo se derrumbó cuando sobró gente por el costado derecho y Martín Rodríguez se jugó la intercepción al quedar 2-1. El try de Kieran Read selló la historia. Y, a 3 del final, vino otro del segunda línea Brad Thorn tras una jugada que incluyó un pase hacia adelante.

El partido le regaló otras fotos a la leyenda Puma. La salida de Ledesma, ovacionado por el grupo de argentinos que, al revés que en las otras cuatro ciudades, fueron absolutamente minoría. El hooker completó cuatro Mundiales, de los cuales en 3 llegó a los cuartos de final. Con una foja de 83 tests con la celeste y blanca, 18 de ellos en Mundiales, convirtiéndose en el argentino que más lo hizo y en uno de los cinco primeros de la historia del torneo.

“No es un lugar común lo que significa esta camiseta. Acá jugás por el honor, por todo el país, por tu familia, por tus amigos. Es difícil lo que siento ahora”, dijo Mario, con los ojos llorosos. El y Felipe fueron los que hablaron en la larga rueda que armó todo el plantel mientras a Mils Muliaina lo premiaban con el cap de los 100 tests.

También la foto de Roncero saliendo, emocionado. O la de la vuelta olímpica final, aplaudidos por los neozelandeses. O el reconocimiento posterior de Grahan Henry, expresando que Los Pumas ayudarán a los All Blacks a crecer cuando se enfrenten cada año, ida y vuelta, por la Rugby Championship.

Los All Blacks, por su parte, son los únicos invictos en llegar a las semifinales. Los otros tres habían concluido segundos en sus grupo. Por esas cuestiones del destino, arriban los mismos cuatro que en 1987, cuando el Mundial también se jugó en Nueva Zelandia. Ya estaban Francia y Gales. Y antes del test en el Eden Park, los Wallabies, en un partido tremendo y también con algo de ayuda del árbitro (neozelandeses y australianos se la pasaron todo la semana quejándose de los árbitros y del IRB), sacaron a los Springboks, los defensores del título, por un 11-9, con un penal de James O’Connor a 10 minutos del final. El fin de semana que viene, entonces, chocarán los del Norte por un lado, y los del Sur por el otro.

Se terminó el sueño. Con dignidad. Esta noche en el Eden Park, por los cuartos de final de una Copa del Mundo jugada en Nueva Zelandia, quedará en el recuerdo por cómo Los Pumas se le pararon frente a frente a los All Blacks. Mano a mano. Mirándolos a los ojos. Y tackleándolos hasta la última gota.

Crédito Fotos: Rodrigo Vergara-UAR

33-10

Clasificado bajo Crónica, Mundial 2011, Nueva Zelanda 2011, Pumas | el 09-10-2011 |

37

Adidas Los Pumas quedaron eliminados de la Copa del Mundo con toda la dignidad. Perdieron 33-10 con los All Blacks, pero el resultado es mentiroso, ya que la diferencia en la cancha no fue tal. Enorme la defensa y el tackle.

Fue el último partido en Los Pumas de Mario Ledesma. Jugó 83 tests, 18 en los Mundiales.

Las semifinales serán Francia-Gales y All Blacks-Wallabies. Los cuatro mismos de 1987.

Ampliaremos.