Inglaterra (junio)

Clasificado bajo Inglaterra, Ventana Junio | el 20-04-2017 |

20

Eddie Jones nombró el plantel de Inglaterra para afrontar la ventana de junio ante Argentina. Más allá de no contar con 16 jugadores importantes que participarán con los British & Irish Lions en la gira por Nueva Zelanda, el conjunto europeo presentará un equipo muy competitivo para los encuentros en San Juan y Santa Fe.

Habrá 15 jugadores sin tests en Inglaterra, que está obligado a probar ante los Pumas nuevas variantes. Entre estos nombres se destacan los de Piers Francis, hombre de Blues, pero que la temporada que viene estará en Northampton, Denny Solomona, la gran revelación jugando para Sale Sharks, y Sam Underhill, una de las gratas apariciones del rugby inglés. Además, habrá grandes promesas que se vienen destacando en la Premiership: los hermanos Ben y Tom Curry, Harry Mallinder y Joe Marchant, entre otros.

Entre los nombres destacados que no estarán en Argentina, se encuentran los de Christian Wade y Semesa Rokoduguni, ambos de los jugadores más desequilibrantes de la Liga Inglesa, Alex Goode, Danny Cipriani, Tommy Taylor, Dan Robson y Mike Williams.

Primeras líneas

Will Collier (Harlequins, sin caps),Luke Cowan-Dickie (Exeter Chiefs, 4 caps), Ellis Genge (Leicester Tigers, 1 cap), Dylan Hartley – capitán(Northampton Saints, 84 caps), Paul Hill (Northampton Saints, 5 caps), Matt Mullan (Wasps, 15 caps), Harry Williams (Exeter Chiefs, sin caps)

Segundas líneas

Charlie Ewels (Bath, 3 caps), Nick Isiekwe (Saracens, sin caps),Joe Launchbury (Wasps, 42 caps)

Terceras líneas

Ben Curry (Sale Sharks, sin caps), Tom Curry (Sale Sharks, sin caps), James Haskell (Wasps, 75 caps), Nathan Hughes (Wasps, 8 caps)Chris Robshaw (Harlequins, 55 caps), Sam Underhill (Ospreys/Bath, sin caps), Tom Wood (Northampton Saints, 50 caps)

Medioscrums

Danny Care (Harlequins, 71 caps), Jack Maunder (Exeter Chiefs,sin caps)

Aperturas

George Ford (Bath, 35 caps), Alex Lozowski (Saracens, sin caps)

Centros

Piers Francis (Blues/Northampton Saints, sin caps), Sam James (Sale Sharks, sin caps), Harry Mallinder (Northampton Saints, sin caps),Joe Marchant (Harlequins, sin caps), Henry Slade (Exeter Chiefs, 4 caps)

Wings y Fullbacks

Mike Brown (Harlequins, 60 caps), Joe Cokanasiga (London Irish, sin caps), Nathan Earle (Saracens, sin caps), Jonny May (Gloucester, 25 caps), Denny Solomona (Sale Sharks, sin caps)

Crédito Foto: England Rugby

Verdugo

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 18-03-2017 |

10

Irlanda se volvió a vestir de verdugo. Derrotó a Inglaterra por 13-9, y le cortó una racha de 18 triunfos de manera consecutiva, al igual que en noviembre lo había hecho ante Nueva Zelanda.

El conjunto dirigido por Eddie Jones mostró su peor versión, y no pudo conseguir su segundo Grand Slam de manera consecutiva. No logró doblegar en ningún momento a su rival, que se mostró firme en el contacto e inquebrantable en defensa, en un Aviva Stadium que era una caldera luego del día de San Patricio. Peter O´Mahony, Iain Henderson (autor del único try), Tadg Furlong, y Kieran Marmion fueron los más regulares en un equipo que fue irregular a lo largo del torneo, pero que en menos de un año se cargó a Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda e Inglaterra.

Más allá de la derrota, Inglaterra es otra vez rey de un espectacular 6 Naciones, reviviendo de la pesadilla que sufrió su propio mundial. Es cierto que bajó el rendimiento con respecto a 2016, a excepción de la brillante actuación ante Escocia. Sin embargo, es un equipo que tiene una identidad definida, un enorme estratega como Eddie Jones de entrenador, y una estructura de jugadores muy grande, que los hizo alcanzar un récord que parecía que sólo lo podían conseguir los All Blacks.

Francia tuvo que batallar 100 minutos para superar a Gales

Francia se llevó sobre final un ajustado triunfo ante Gales por 20-18. El encuentro disputado en el Stade de France tuvo todo: Intensidad al 100%, errores de ambos lados, defensas agresivas, y una definición dramática para el recuerdo: Gales se hizo fuerte tackleando, pero no pudo casi en el minuto ¡100! evitar la conquista de Damien Chouly. Esos 20 minutos agregados estuvieron cargados de suspenso, incertidumbre, donde el local intentó siempre con su buen scrum, pero Gales no lo quiso jugar, y terminó perdiendo el encuentro, que lo dejó en la anteúltima posición, y afuera de los cabezas de serie para el sorteo del Mundial de Japón.

En el trámite del partido, Francia fue superior a Gales, pero le costó mucho quebrar una de las mejores defensas del mundo. Con una tercera línea fenomenal (entre Sam Warburton, Justin Tipuric, Ross Moriarty y el suplente Taulupe Faletau sumaron 63 tackles) y la puntería de Leigh Halfpenny,el Dragón estuvo cerca de llevarse el partido, pero Francia, que busca recuperar su estilo histórico, y poco a poco encuentra un equipo confiable, contó con la convicción necesaria para golpear sobre el final.

Escocia terminó con la cabeza en alto

El Cardo cerró un gran 6 Naciones con el triunfo por 29-0 ante una pobre Italia. Esta vez no se lució, pero tuvo mucha paciencia para defender (96% en efectividad de tackles) y determinación para anotar 4 tries a través de sus backs. Finn Russell, Matt Scott, Tim Visser y Tommy Seymour anotaron las conquistas del ganador que finalizó con los mismos puntos que Irlanda y Francia. Russell, la figura de la cancha, culminó un 6 Naciones fantástico, con una gran capacidad para conducir y jugar sobre la marca, un pase casi perfecto, y un uso del pie exquisito. Sin dudas se ganó consideración en el puesto de 10 de los British Lions, que competirá con Jonathan Sexton, George Ford y Owen Farrell (¿Será apertura o centro en la gira por Nueva Zelanda?).

El neozelandes Vern Cotter, quien recibió una gran ovación de todo Murrayfield cuando las cámaras lo enfocaron terminando el partido, puso fin a un buen ciclo delante del seleccionado escocés. Consolidó un equipo, le dio una gran cantidad de variantes en ofensiva, consiguió triunfos resonantes, y hasta pudo acceder a las semifinales del último Mundial de no ser por un error arbitral que le terminó dando la clasificación a Australia. La decepcionante actuación ante Inglaterra el sábado pasado no empaña el gran trabajo realizado. Su nuevo destino será el Montpellier francés, pero Cotter marcó el camino, y dejo una buena base para seguir construyendo. Gregor Townsend, un histórico del rugby escocés y actualmente entrenador de Glasgow Warriors, tomará la posta.

Con estos resultados, Irlanda quedó finalmente como cabeza de serie de cara al sorteo del Mundial de Japón que se realizará en mayo. Los Pumas (merecidamente, por cierto) quedaron 9° y compartirán grupo con dos potencias.

Posiciones finales:

Inglaterra 19

Irlanda 14 (+49)

Francia 14 (+17)

Escocia 14 (+4)

Gales 10

Italia 0

NC

6N (última)

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Historia, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 17-03-2017 |

66

EL JUEGO IRLANDÉS

“El rugby es un juego irlandés” asegura mi amigo Patrick Fitzgerald, profesor de Social History & Cultural Heritage en el Trinity College de Dublin, mientras tomamos unas Kilkennys en O’Reilly’s.

Mi amigo afirma que cuando William Webb Ellis corrió con la pelota en sus manos en Rugby School, en realidad estaba jugando “caid” (significa escroto de toro), un antiguo juego irlandés en el que se avanzaba de aquella manera. Dice que a los ingleses les gustó y se apropiaron del invento, lo rebautizaron “rugby” y lo difundieron como propio en todo el mundo.

Las fuentes de Patrick son verosímiles. James Ellis, el padre de William, era suboficial de los Third Dragoon Guards cuando su regimiento fue acantonado en Tipperary, en la provincia irlandesa de Munster, para aplacar unas revueltas. En Tipperary el caid era el deporte popular y –según mi amigo– de seguro el pequeño William se encontró un día corriendo por su vida con un escroto de toro inflado en las manos perseguido por una jauría de pequeños irlandeses que se lo disputaban.

James Ellis murió en 1812 en la batalla de Albuera combatiendo al mando del mariscal William Beresford (el mismo que, como general, comandó la primera invasión inglesa a Buenos Aires). La viuda de Ellis regresó a Inglaterra e inscribió a William en Rugby School gracias a la beca de una sociedad filantrópica.

La conclusión de Patrick es que cuando William corrió con la pelota en las manos en el Close de Rugby School, en realidad estaba repitiendo un gesto técnico del caid irlandés aprendido en los prados de Tipperary, esta vez para escapar de una jauría de compañeros ingleses.

O sea que el sábado, en Dublin, Irlanda e Inglaterra van a jugar un deporte irlandés.

El siglo XIX en Irlanda se recuerda por las hambrunas y las revueltas contra el dominio británico. El siglo XX estuvo signado por la violencia, como el Bloody Sunday del 21 de noviembre de 1920 cuando se produjo el ataque del ejército británico a los aficionados al fútbol gaélico reunidos en Croke Park, en respuesta a una serie de atentados del IRA de esa mañana; o el 30 de enero de 1972 en Londonderry, Irlanda del Norte, cuando trece hombres y niños desarmados murieron bajo el fuego del ejército británico durante una manifestación por los derechos civiles de los católicos. Ese nuevo Bloody Sunday conmocionó a Irlanda y estremeció al Reino Unido.

Pese a que durante el siglo XX se sucedieron la Guerra de la Independencia [del Reino Unido], la Guerra Civil y la creación del Estado Libre del Éire en 1937, la selección de rugby de Irlanda incluyó a jugadores de todas las regiones y compitió en todos los campeonatos de las Home y 5 Nations, en una muestra de que el rugby union (conocido como el “foreign game” que jugaban los hijos de las clases acomodadas) funcionaba más allá de los conflictos y enfrentamientos tan graves, aunque, también, los partidos de rugby internacionales posibilitaban un reaseguro de continuidad frente a deportes más populares como el fútbol asociación, o como el fútbol gaélico y el hurling que no disputaban campeonatos internacionales que reforzasen una identidad deportiva nacional.

El torneo de las 5 Naciones de 1972 no consagró un campeón. En los registros se lee Not completed. Aquel campeonato había comenzado el 15 de enero con las victorias de Gales ante Inglaterra y de Escocia ante Francia. El 29 del mismo mes Irlanda debutó con una victoria en Francia. Pero el domingo 30 de enero, tras Londonderry, todo cambió. El torneo fue abandonado cuando Gales y Escocia se negaron a viajar a Dublin por la amenaza del IRA, que ese año mataría a cien soldados británicos, heriría a más de quinientos y llevaría a cabo mil trescientos atentados. Dublin no era inmune a la sangría y las muertes. Las bombas explotaron en noviembre de ese año, diciembre y enero de 1973, causando muerte y destrucción.

30 de enero de 1972. Manifestantes católicos enfrentan a las tropas británicas en Londonderry. El Bloody Sunday conmocionó a Irlanda y estremeció al Reino Unido.

“Los problemas” en Irlanda (The Troubles) no habían cesado, el conflicto político crecía y la violencia no mostraba signos de disminución. Fue contra este telón de fondo de caos, derramamiento de sangre y violencia sectaria que el campeonato de las 5 Naciones de 1973 estaba a punto de comenzar, y le llegó el turno de viajar a Dublin a Inglaterra. La RFU declaró que el partido se iba a jugar, anunció el equipo y les dijo a los jugadores que podían elegir no viajar sin temer perjuicio alguno. Los tres que decidieron quedarse no volvieron a jugar para la Rosa.

El temor aumentaba en el plantel inglés, a tal punto que durante uno de los entrenamientos David Duckham (36 caps con Inglaterra, 3 Tests con los Lions del 71), llamó a Willie John McBride (63 caps con Irlanda,17 Tests con los Lions) y le pidió sin vueltas su opinión. “David, deben venir. No dejen que gane el terrorismo” fue la respuesta de quien sería capitán de los Lions, recordados como The Invincibles, en su gira a Sudáfrica en 1974.

Inglaterra viajó a Dublin el viernes. Al pie del avión el plantel subió a un autobús custodiado sin disimulo por soldados con armamento pesado. En el  parabrisas la inscripción England Rugby Team acrecentaba la sensación de viajar en un blanco móvil. Tanto, que Andy Ripley, el octavo inglés, hizo todo el trayecto al Shelbourne Hotel hamacándose en su asiento. “Trato de hacérselo más difícil a los francotiradores” respondió cuando le preguntaron por qué lo hacía.

Vestidos con blazers y corbatas de Inglaterra y cargando sus bolsos rojos con el escudo de la rosa –nadie podía decir que se escondían- los jugadores se enteraron de que Irlanda también estaba alojada en el Shelbourne Hotel, con los mismos temores y la misma ansiedad.

Cuando el sábado 10 de febrero el seleccionado de Inglaterra salió al césped de Lansdowne Road, recibió la ovación más grande que se recuerda. Los 50.000 espectadores, de pie, daban la bienvenida a quince ingleses vestidos de blanco. “Estábamos en la vieja tribuna descubierta donde solíamos cambiarnos”, recuerda Tom Grace, wing derecho del trébol esa tarde, “esperamos, esperamos y esperamos para salir, y la multitud seguía aplaudiendo al equipo inglés. Pasaron más de cinco minutos que parecieron siglos y debimos retrasar nuestro ingreso. Fue algo auténtico e increíble”. Fue un momento de tanta emoción que muchos derramaron lágrimas, en las gradas y en el campo de juego. Pasados los himnos, Irlanda procedió a vapulear a Inglaterra durante 80 minutos para imponerse 18-9. Esa vez el resultado no fue lo importante.

Más tarde, durante el banquete post-partido, John Pullin, el capitán de Inglaterra (42 caps, 7 Tests con los Lions) brindó en agradecimiento y dijo unas palabras que quedaron en la historia: “No seremos muy buenos, pero al menos, vinimos”. “Su ocurrencia hizo que la casa se viniera abajo” comentó años más tarde Willie John McBride. “Pero toda la jornada fue un triunfo inesperado, el resultado totalmente irrelevante una vez que sonó el silbato final. A partir de ese día sabríamos con certeza que el rugby irlandés sobreviviría a The Troubles aunque nos tirasen con todo”, concluyó Willie John. La cofradía del rugby se había impuesto al terror, había ganado el juego.

Terry Moore ataca desde un scrum apoyado por Johnny Moloney (izquierda) y Fergus Slatre (derecha). Irlanda vapuleó a Inglaterra durante los 80 minutos del partido.

Tras la derrota de Irlanda 22-9 vs Gales en el Principality el viernes pasado, el partido que apuntaba a ser el que consagrara al ganador del 6 Naciones 2017 cambió de signo. El sábado en el Aviva Stadium, sin la presencia de Conor Murray y Rob Kearney, lesionados, Irlanda buscará frenar la fiesta del bicampeón y terminar con su invicto de 18 partidos, tal como lo hizo en Soldier Field con los All Blacks en noviembre de 2016. Para el local, la presión interna será inmensa. Tras haberles ganado a los tres grandes del Sur hace solo cuatro meses atrás y ser candidatos a ganar el 6 Naciones, una derrota como locales el mismo fin de semana de St. Patrick’s Day seria terrible. La prensa y los fans se los comerían crudos, pedirían la cabeza de Schmidt y cuestionarían las carreras de algunos jugadores como Rory Best o Jamie Heaslip, que parecen oxidados. Muchos de los verdes se juegan una convocatoria a Los Lions que verían frustrada si vuelven a perder jugando mal…

Inglaterra llega a Dublin subido a su Sweet Chariot reloaded tras haber enviado a los escoceses a casa a que lo piensen de nuevo. Eddie Jones ha instado a su equipo a terminar el trabajo en Irlanda y “alcanzar la grandeza” de ganar dos Grand Slams consecutivos, algo que no ha logrado ningún equipo en la era profesional (y de paso, conservar la Triple Corona), y ha advertido: “Físicamente estaremos mejor que la semana pasada contra Escocia. Hemos pasado ocho semanas para llegar a este partido en nuestro pico físico y lo estaremos.” Para reforzar sus dichos Billy Vunipola sale de entrada con la camiseta Nº 8.

En los pubs de Dublin, Edimburgo y Cardiff, acopian cerveza para celebrar un triunfo irlandés: al fin de cuentas, no hay nada más gratificante que pierda el Auld Enemy de todos los celtas. Y pese a que lo disimulan en sus declaraciones formales a la prensa, en Wellington también desean que gane Irlanda, no sea que la Rosa supere a Nueva Zelanda con 19 invictos, algo impensado para los kiwis a quienes no les gusta quedar atrás ni en el tag rugby…

En el historial, de 131 partidos jugados, Inglaterra ganó 76, Irlanda 47 y empataron 8, aunque los de la Rosa se han impuesto en solo el 25% de sus visitas a Irlanda. El partido 132 en un Lansdowne Road rebautizado, con un campeón ya consagrado, quizá no sea tan apasionante en esta era hiperprofesional, pero las historias de hombres valientes dentro y fuera de la cancha que abonaron la tradición, como los de 1973, seguirán tan vigentes como las conjeturas académicas sobre el país donde se inventó el rugby.

Ricardo Sabanes, con la colaboración de Toluba desde Dublin.

Ranking

Más allá de todo lo que se pondrá en juego en el duelo entre Irlanda e Inglaterra, los otros partidos que protagonizarán Francia-Gales y Escocia-Italia, definirán el ranking para el sorteo del Mundial de Japón, que se realizará en mayo.

Las chances de que Argentina quede entre la 5° y 8° posición, son dos:

  • Que Gales supere como visitante a Francia por más de 15 puntos
  • Que Italia triunfe en Murrayfield también con mayor diferencia de 15

En caso de que Irlanda caiga como local ante Inglaterra, y Gales salga victorioso en el Stade de France, el conjunto capitaneado por Alun-Wyn Jones le arrebatará al Trébol la posibilidad de ser cabeza de serie en el sorteo.

Por su parte, Italia (15° en el ranking) necesita una remota victoria por más de 15 ante Escocia, y que Georgia no supere a Rumania en el 6 Naciones B, para estar en la grupo de los terceros.

Sábado

9.30 Escocia-Italia

11.45 Francia-Gales

14.00 Irlanda-Inglaterra

Extra

El domingo, a partir de las 10, Rumania y Georgia definirán en Bucarest el 6 Naciones B. El local llega con 15 puntos, mientras que su rival ganó en sus cuatros presentaciones y suma 18 unidades.

Bicampeón

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 11-03-2017 |

42

Inglaterra le dio una lección de rugby a Escocia, y lo goleó 61-21 para quedarse nuevamente con el 6 Naciones. Bajo el mandato de Eddie Jones la Rosa sigue invicta, y llegó a los 18 triunfos consecutivos igualando así el récord que los All Blacks habían establecido el año pasado.

Locura total el Twickenham. Inglaterra mostró su mejor en lo que va del torneo, y fue una máquina de principio a fin, porque abrió la cuenta a los tres minutos con una gran corrida de Jonathan Joseph, y lo cerró en la última jugada con una conquista de Danny Care. El 13 inglés fue una pesadilla para la defensa escocesa, autor de tres tries, y creador intelectual del que anotó Anthony Watson sobre el final del primer tiempo. Esta Inglaterra es un equipo consolidado, guapo, y con muchísima personalidad. No mostró su mejor versión en las primeras tres presentaciones del torneo, pero conserva un plus, que es tener una mentalidad ganadora muy fuerte, implementada por el gran estratega Eddie Jones. La Rosa también tiene una fortaleza física monumental, con forwards que siempre ganan en el contacto. Joe Lanchbury (reemplazante del lesionado George Kruis, y posiblemente el mejor jugador del torneo), Courtney Lawes, Maro Itoje y Nathan Hughes fueron una constante imponiéndose sobre sus rivales.

También cuenta con dos conductores brillantes como George Ford y Owen Farrell, ambos muy inteligentes y maduros para tomar decisiones y jugar tácticamente. Una defensa asfixiante, un line perfecto, un buen scrum, y una convicción hacia un sistema de juego en el que confían ciegamente. Eddie Jones le devolvió la identidad al rugby inglés, y el público y los jugadores se sienten identificados con esa idea. Con algunos desajustes (no jugó bien ante Gales, y mucho menos ante Italia), la Rosa es el gran campeón del 6 Naciones, y el sábado que viene tendrá dos objetivos para continuar haciendo historia: Buscará su segundo Grand Slam al hilo, algo que no se logra desde que Francia lo hizo en 1997 y 1998, y superar a los All Blacks en cantidad de partidos ganados de manera consecutiva. El destino puso a Irlanda, verdugo de los hombres de negro en el camino.

Gales hizo valer su localía

El Dragón se hizo fuerte como local, y superó a Irlanda por 22-9 en un encuentro jugado con una intensidad asombrosa. Con una gran conducción de su medio scrum Rhys Webb, quien manejó los hilos de su equipo, siempre jugando sobre la marca, Gales recuperó parte de su memoria, y se llevó una victoria clave que no lo mete en la pelea del campeonato, pero lo alivia de cara al sorteo del Mundial de Japón. El ambiente en Cardiff siempre es especial, y los locales tuvieron un plus extra logrando imponer las condiciones del juego. La tercera linea, (sobre todo Justin Tipuric, candidatazo a ser el 7 titular de los British Lions) y el capitán Alun Wyn Jones también tuvieron un enorme trabajo para superar a su rival en el contacto. George North se llevó todos los flashes al anotar los primeros dos tries de su equipo.

Irlanda no termina de conformar a sus hinchas, luego de un inolvidable 2016. En el Principality Stadium no estuvo fino, y recién en la segunda parte del complemento se animó a atacar seriamente a su rival, aunque no encontró los caminos y cayó muchas veces en el mal uso del pie de Jonathan Sexton que tuvo una noche fatídica: En el primer tiempo sufrió un golpe en la cabeza y además fue amonestado, y en el final del partido Taulupe Faletau le tapó un kick que terminó en la conquista de Jamie Roberts.

Italia y una floja defensa ante Francia

La Azzurra cayó derrotada en Roma por 40-18, con una fragilidad defensiva alarmante. Después de dos semanas de sorprender a Inglaterra con su no disputa en los rucks, el seleccionado dirigido por Conor O´Shea tuvo muchísimas fallas defensivas, errando 53 de 104 tackles (un muy pobre 49% en efectividad). Francia se aprovechó de estas falencias, y sin brillar se llevó los 5 puntos que lo ayudan a decorar un 6 Naciones en el que tuvo buenos momentos, pero aún está lejos de su mejor versión. Los picantes y participativos wings fijianos Virimi Vakatawa y Noa Nakaitaci, el atrevimiento de Baptiste Serin, la efectividad de Camille Lopez, y la potencia de una de las figuras del torneo, Louis Picamoles, fueron demasiado para una Italia que no encuentra un rumbo, y sufrió su 11° derrota consecutiva en el 6 Naciones.

En la última fecha se definirá si Inglaterra se queda con el Grand Slam, y los puestos entre el 2° y el 5°. Escocia recibirá a Italia, Francia a Gales, e Irlanda hará lo propio con Inglaterra.

Inglaterra 18

Irlanda 10

Francia 10

Gales 9

Escocia 9

Italia 0

NC

Sueños

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Historia, Historias, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 10-03-2017 |

43

Comienza a definirse un estupendo 6 Naciones, con partidos determinantes. Hoy, a partir de las 17:05, abrirán la fecha en el Principality Stadium Gales e Irlanda. Ambos tendrán presiones: El trébol necesita un triunfo para seguir con chances en la última sin depender de nadie, mientras que el local, de perder, quedaría complicado para mantenerse entre los primeros 8 equipos del ranking, de cara al sorteo del Mundial de Japón (con un triunfo irlandés, los Pumas quedarían muy cerca de finalizar entre los 8 mejores).

Así forman los equipos

El sábado (10:30 de Argentina) Italia recibirá a Francia, mientras que el plato fuerte será a las 13.00, con el duelo trascendental entre Inglaterra y Escocia. El Cardo, de gran actualidad, buscará un triunfo en Twickenham luego de 34 años. A propósito de este encuentro clave, Ricardo Sabanes escribió este gran texto:

SUEÑOS DE TRIPLE CORONA

Ya no se conjuran los clanes para vengar Culloden ni quedan Tudors que reclamen el trono ocupado por los Estuardo.

Ahora el campo donde se dirime el enfrentamiento con el Auld Enemy tiene las medidas homologadas por la WR (el partido anual de fútbol asociación fue cancelado tiempo después de 1977 cuando una horda de escoceses bien hidratados destruyó los arcos de Wembley para celebrar la victoria 2 a 1).

El partido más antiguo del rugby internacional se repetirá el sábado en Twickenham. Inglaterra y Escocia se han enfrentado 134 veces desde 1871, cuando veinte jugadores del Cardo vencieron a veinte de la Rosa por un goal en Raeburn Place, Edimburgo. Esa tarde Escocia apoyó dos “tries at goal” (intentos a gol) y convirtió uno, mientras que Inglaterra apoyó un try y no lo convirtió.

La máxima expresión del enfrentamiento tuvo lugar en 1990 en Murrayfield. Están en juego la Triple Corona, la Calcutta Cup, el Grand Slam y el Cinco Naciones. El ganador se lleva todo. La Inglaterra de Will Carling, Jeremy Guscott y Brian Moore (golden boys de la banca, de agencias de bolsa y de los estudios de abogados de Londres) es la encarnación misma de la Gran Bretaña de Margaret Thatcher: gritona, brutal y conquistadora. Escocia representa a los perdedores, ciudadanos de segunda en un país que se ha convertido en el campo de prueba del Poll Tax de Margaret Thatcher, un impuesto injusto y gravoso con quienes menos tienen, que obliga al pago de un importe igual a cada ciudadano con independencia de su renta o cualquier otra circunstancia personal o social. La desocupación se ensaña con Bonnie Scotland (como antes la hambruna causada por los Clearances –expulsión de campesinos pobres de sus casas en el siglo XIX–). Quince hombres de camisetas azules están planeando la caída de los opresores ingleses. En Escocia el nacionalismo crece junto al resentimiento, son permanentes las referencias a la batalla de Bannockburn en la que Robert the Bruce derrotó al ejército inglés de Eduardo II en 1314, y lo que suceda en el estadio resonará mucho más allá del partido…

Como de costumbre esa tarde los ingleses entran a la cancha a la carrera sacando pecho, ensayan pases y kicks perfectos y posan para las fotos que les sacan sus mujeres y novias mientras desoyen los abucheos locales… pero para sorpresa de las cincuenta mil almas que colman el estadio, el capitán de Escocia, David Sole, entra a la cancha caminando con la pelota en la mano (como Aitor Otaño en Ellis Park), seguido por su equipo en fila. “Quiero enviarles un mensaje a los ingleses cuando salgamos a la cancha”, les había dicho Sole a los referentes del plantel. “Vamos a salir caminando”. “¿Caminando?” preguntó Gavin Hastings. “Sí, caminando” afirmó el capitán, para continuar: “Todos los equipos salen corriendo a la cancha. Inglaterra habrá corrido antes que nosotros, el público estará esperando que hagamos lo mismo, pero vamos a caminar. Bien despacio, en fila, como un ejército que va a la guerra: ‘Este es nuestro país, este es nuestro pueblo, y vamos a pelear’. Nuestra gente nos verá y lo amarán, los ingleses nos verán y pensarán: ‘Cristo, no me gusta cómo se ve esto’ en medio de un ruido ensordecedor. Vamos a caminar, muchachos.”

La aclamación inicial se silencia por unos segundos para explotar en un bramido colosal, mientras Scott Hastings recuerda las palabras de Jim Telfer cuando entrega las camisetas la tarde anterior: “Su camiseta está aquí, no la toquen hasta que estén listos para aceptar la responsabilidad que viene con ella. Tomen una, miren el número en la espalda y dénsela al hombre al que le pertenece, deséenle suerte y comprométanse”.

David Sole, caminando, encabeza la entrada de Escocia al campo de juego de Murrayfield.

El protocolo pre-partido se inicia con la entonación de God Save the Queen, que hasta el año anterior era cantado por los dos equipos británicos, pero esta vez los escoceses callan. Esperan a que termine y con una introducción de gaitas comienzan a cantar Flower of Scotland (una canción folk popularizada por The Corries en 1965) seguidos de inmediato por la concurrencia en una comunión sin precedentes. “Ahí me di cuenta de que estábamos en problemas” sintió el back inglés Simon Halliday cuando escuchó a la multitud que cantaba:

Oh, Flor de Escocia,

cuándo volveremos a ver

a otros como los que

lucharon y murieron por

cada pedacito de colina y cañada,

resistieron contra

el ejército del orgulloso Eduardo,

y lo enviaron a casa

a pensarlo de nuevo.

En un Test de una intensidad inusitada (“No pude ponerme el saco por una semana, tan golpeado y torcido estaba…”, comentó el pilar inglés Jeff Probyn), Escocia cumplió su cometido, ganó 13-7, se quedó con todo y envió a los ingleses a casa a pensarlo de nuevo. Al poco tiempo renunció Margaret Thatcher, no por Flower of Scotland sino por la oposición a la Poll Tax que había comenzado en las tierras de Robert the Bruce.

Todos al hombre, nadie a la pelota. Tony Stranger le da la bienvenida a Jeremy Guscott.

Con los años Inglaterra revirtió la primera derrota de 1871, y hoy se apunta 74 victorias vs 42 de Escocia y 18 empates. Atrás quedó la década del 70, años de dominio del rugby escocés con cinco victorias vs cuatro de Inglaterra y un empate, o la última victoria de Escocia en Twickenham por 22-12 en 1983, cuando ninguno de los treinta jugadores que el sábado saldrán a la cancha había nacido.

La declinación  del rugby escocés parece quedar atrás. Tras algunas wooden spoons ¡por debajo de Italia! en el 6N y pobres performances de sus franquicias en la Celtic League, esta temporada, luego de cuatro años de derrotas los dirigidos por Vern Cotter vencieron 27-22 a Irlanda en la tarde de la consagración de Grieg Laidlaw, y tras nueve años sin victorias, derrotaron 21-13 a Gales con una gran actuación de Stuart Hogg. Con estos triunfos la Triple Corona y la Calcutta Cup (que reposa en las vitrinas de Twickenham a resguardo de vergonzosos puntapiés en Princes Street) parecen cerca.

Inglaterra con tres cambios (entran Jack Nowell, Ben Youngs y Jonathan Joseph) espera en su fortaleza montada sobre sus 17 partidos sin derrotas, busca igualar el record de los All Blacks, muestra un rugby mezquino y cambios de un partido a otro (la línea de backs nunca ha sido la misma) pero es de gran eficacia. Su banco de “finishers” para este partido es muy potente, con los hermanos Vunipola, Jamie George y Ben Te’o preparados para el impacto. El juego inglés no es vistoso pero están primeros en la tabla a tres puntos de Irlanda (antes de su partido con Gales) y a cuatro de Escocia. “Es donde queríamos estar a esta altura del campeonato” son las palabras de un Eddie Jones que sonríe satisfecho y disimula la vergüenza que le hizo pasar Conor O’Shea con Italia.

Escocia, con un solo cambio (Hamish Watson por John Hardie), llega con el envión de las dos victorias frente a sus adversarios de las Home Nations, juega un rugby expansivo que gusta a los imparciales y deleita a los propios. Los tries que desperdiciaban en temporadas anteriores hoy los anotan con seguridad. Ganar en la casa de la RFU sería un adieu ideal para el coach neozelandés que en julio será reemplazado por Gregor Townsend, una gloria del rugby escocés y artífice del buen presente de Glasgow Warriors.

Hay unos versos que ya no se cantan en God Save the Queen. Son de tiempos políticamente incorrectos cuando la rebelión de Bonnie Prince Charlie amenazaba la integridad del Reino Unido, y dicen:

… Que pueda silenciar la sedición

Y como un torrente que se precipita

Aplastar a los rebeldes escoceses

¡Dios salve al rey!

¿Será el momento de detener el avance del Sweet Chariot y recuperar la Triple Corona, la Calcutta Cup y enviar a los ingleses a su casa a que lo piensen de nuevo, o tiempo de aplastar a los rebeldes escoceses y silenciar la sedición de un rugby expansivo que gusta a todos?

Ya no habrá una batalla de Bannockburn, los clanes escoceses no se reunirán para pelear en Culloden, los Clearances son un horror del pasado y el Poll Tax una pesadilla reciente, pero el sábado, en Twickenham, se juega mucho más que la edición 135 del partido más antiguo del rugby internacional. Se juegan la historia antigua, la política moderna y las idiosincrasias de anglos y celtas.

Ricardo Sabanes, con la colaboración de Chacho desde Yorkshire.

Rucks

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 26-02-2017 |

123

Italia dio la nota del 6 Naciones, a pesar de terminar perdiendo ante Inglaterra por 36-15. El equipo que dirige Conor O´Shea sorprendió en su visita a la Rosa, no disputándole la mayoría de los rucks, y así pudo sacar de libreto al local que se mostró muy incómodo en gran parte del encuentro. Al no jugarle esta formación, los ingleses se desconcertaron y no pudieron encontrarle la vuelta a una estrategia que está dentro del reglamento, y se necesita mucha coordinación y concentración para llevarla a la práctica. James Haskell y Danny Care, entre otros jugadores le pedían explicaciones al árbitro Roman Poite, mientras que Eddie Jones puso los gritos en el cielo luego del duelo que planteó la Azzurra: “Los hinchas tienen que pedir que les devuelvan el dinero. Hoy no han visto un partido de rugby”.

Todas las declaraciones de Eddie Jones

Más allá del juego de Italia, que le sirvió para irse al descanso con una ventaja de 10-5, Inglaterra, con algunas ráfagas y un gran ingreso de los suplentes, liquidó el trámite y se mantiene en la punta del torneo. Además, estiró su racha de victorias a 17, y quedó a una del récord de los All Blacks. Igualmente la Rosa deberá levantar el nivel ya que cerrará el campeonato con Escocia e Irlanda, dos rivales de alto riesgo. Hoy tuvo un notable retroceso, y algunas figuras como George Ford y Owen Farrell en un nivel muy pobre.

Escocia volvió a demostrar todas sus cualidades de gran equipo, al derrotar a Gales por 29-13. Le costó vulnerar la buena defensa galesa, pero con paciencia y buenos fundamentos en ataque logró dos excelentes conquistas a través de Tommy Seymour y Tim Visser. Se llevó un triunfo que lo hace soñar con volver a conquistar el torneo con más tradición del mundo: La última vez que el Cardo gritó campeón fue en 1999. Escocia está jugando un rugby de alto vuelo con un gran ataque, una sólida defensa, un line brillante conducido por los hermanos Gray, y demuestra que es en un equipo maduro y convencido. El apertura Finn Russell y el fullback Stuart Hogg, entre otros, atraviesan un excelente momento, y son grandes candidatos a integrar el equipo de los British and Irish Lions en la gira por Nueva Zelanda.

Irlanda venció a Francia 19-9, y se mantiene expectante en la tabla de posiciones. Recuperó a Jonathan Sexton, y se ilusiona con llegar con chances a la última fecha en la que recibirá a Inglaterra.

NC

4° Fecha

Gales-Irlanda

Italia-Francia

Inglaterra-Escocia

Lo mejor de la fecha:

 

6 Naciones (3°)

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Europa, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 24-02-2017 |

22

Luego de una semana sin competencia, el 6 Naciones retoma su rumbo con encuentros realmente interesantes y atractivos. El duelo destacado se producirá en el Aviva Stadium de Dublin, donde Irlanda recibirá a Francia. Ambos ganaron uno y perdieron el otro, por lo que será decisivo para el futuro de los ods. El local tiene buenas novedades con respecto al XV que goleó a Italia. Vuelve el capitán, y pieza clave del equipo Rory Best, mientras que hará su presentación en el torneo Jonathan Sexton, con todas las dudas que eso genera: un indiscutible apertura con muchísimos recursos, pero que las constantes lesiones lo han hecho estar más afuera que adentro de las canchas en los últimos años. Por su parte, Francia, que mostró buenos argumentos en las dos fechas iniciales no podrá contar con el desequilibrante Virimi Vakatawa, y su lugar será ocupado por Yoann Huget.

La fecha la abrirán, en otro partido interesante Escocia y Gales. El Cardo tendrá el gran desafío de mantener el rendimiento sin su estratega Greig Laidlaw, quien se perderá lo que resta del 6 Naciones, y mañana será reemplazado por Ali Price, medioscrum de Glasgow Warriors. No sólo mantener el rendimiento es el objetivo de El Cardo , sino que precisa un buen resultado para continuar entre los primeros 8 equipos del ranking, de cara al sorteo del Mundial, que se llevará a cabo en Mayo. Gales tendrá el regreso de George North, mientras que una de sus figuras, Taulupe Faletau, continuará como suplente.

Inglaterra recibirá a la débil Italia, con el objetivo de mantener la punta, estirar su racha a 17 triunfos consecutivos, y mejorar el juego con respecto a lo que se vio en las dos primeras fechas. Eddie Jones no subestima a Italia, y pone casi todo lo mejor que tiene a disposición para intentar ajustar detalles, y recuperar el gran rendimiento que tuvo en 2016.

Sábado

11.25 Escocia-Gales

13.50 Irlanda-Francia

Domingo

12.00 Inglaterra-Italia

Así forman los equipos

Paridad

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 12-02-2017 |

133

Inglaterra quedó como único líder del 6 Naciones, luego de dos fechas disputadas marcadas por la paridad. A excepción de Italia, que está varios escalones por debajo del resto, el nivel de partidos y de equipos es muy bueno, en el año de una histórica gira de los British and Irish Lions por Nueva Zelanda.

Inglaterra extraña mucho a algunas de sus figuras que lo hicieron invencible en 2016. Sin embargo, se aferra su idea de juego, y a su mentalidad ganadora, para extender su invicto a 16 partidos, luego de derrotar a Gales por 21-16. Un partido intenso, dramático, que se lo llevó la Rosa, que aprovechó a 5 minutos de final un mal despeje de Gales, que finalizó en la conquista de Elliot Daly. Sin los hermanos Vunipola, George Kruis, Chris Robshaw, y con James Haskell volviendo de a poco, Inglaterra no logra imponer su juego como si lo hizo en gran parte del año pasado, pero aún cuenta con fundamentos para llevarse los partidos. El trabajo de Joe Lanchbury, Courtney Lawes y Nathan Huges, tres considerados afuera del XV ideal de Eddie Jones, ayer fue fantástico, ayudado por los pocos recursos de Gales para producir quiebres. Habrá que ver si el nivel expuesto en estas dos jornadas le alcanza para repetir el título.

Irlanda no tuvo problemas para vapulear a Italia por 63-10. La Azzurri está muy lejos del resto, sin una base de juego, y con muchísimas fallas defensivas.

Francia tuvo algunos buenos momentos de rugby, en la victoria sobre Escocia por 22-16. Se hizo fuerte con el pack de forwards, sobre todo con un gran scrum, y sigue mostrando mejoras con el objetivo de volver a ser potencia. Por su parte, el equipo que dirige Vern Cotter volvió a ser competitivo, y se ilusiona de cara al futuro.

6N (1°)

Clasificado bajo 6 Naciones, Escocia, Francia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia | el 05-02-2017 |

29

Se puso en marcha el 6 Naciones, con varias ratificaciones de lo que sucedió en 2016.

Escocia mantuvo el gran rendimiento con el que finalizó el año, y dio el golpe de la fecha al superar a Irlanda por 27-22. Con una ráfaga de tries en el primer tiempo, y una ordenada y contundente defensa, le ganó muy bien al Trébol, el principal candidato a arrebatarle el título a Inglaterra. Escocia ya es un equipo consolidado, con buen recambio, y una clara idea de juego. Los hermanos segundas líneas Richie y Jonny Gray, que pelean por integrar la lista de los British and Irish Lions ayer sumaron 50 tackles.

En un encuentro cerrado, plagado de errores, Inglaterra se llevó la victoria por 19-16 ante Francia en Twickenham. A pesar de ser una de las peores producciones en la era Eddie Jones, la Rosa tuvo la mentalidad y la cabeza para no caerse en los peores momentos, y consiguió su 15° victoria consecutiva (quedó a tres del reciente récord de los All Blacks). Si bien sufre muchas bajas, sobre todo en el pack de forwards, Inglaterra debe levantar el nivel si quiere repetir la corona. Por su parte, Francia, al igual que en noviembre, mostró buenas intenciones de recuperar su estilo histórico, y contó como figura con un imparable Louis Picamoles.

Gales se recompuso en el segundo tiempo, y se llevó el triunfo, sin punto bonus, ante Italia por 33-7. El Dragón también tuvo las mismas deficiencias que en noviembre: poca creación de juego (realizó 42 kicks en el partido), y  escasos argumentos para doblegar a un equipo que sigue dependiendo mucho de su capitán Sergio Parisse. El ingreso del joven apertura Sam Davies le dio frescura a un conjunto que se prepara recibir al campeón Inglaterra, en un encuentro que genera muchas expectativas.

Fin

Clasificado bajo Análisis, Inglaterra, Pumas, Sensaciones, Ventana Noviembre | el 26-11-2016 |

85

Los Pumas cerraron un año traumático, con una derrota por 27-14 ante Inglaterra. Jugando prácticamente todo el partido con un hombre más, por la temprana expulsión del wing Elliot Daly , el equipo argentino mostró otra floja versión, y se fue con tres derrotas en tierras británicas. En un año totalmente nuevo para nuestro rugby, habrá que corregir muchas cosas para progresar en el juego.

En unos primero diez minutos que pasó de todo, se pudo haber modificado el rumbo del encuentro: A los 4 fue bien expulsado Elliot Daly por una carga imprudente hacia Leonardo Senatore, que se vio obligado a dejar la cancha en su vuelta como titular al equipo. Además, Santiago González Iglesias, otro que volvía al XV salió lesionado a los 7 minutos, mientras que Juan Martín Hernández, con un temprano golpe en la cabeza pudo seguir y jugar en encuentro completo. Inglaterra, único seleccionado de primer nivel invicto en el año, llegaba como claro candidato a llevarse el duelo, pero la temprana expulsión condicionó su favoritismo, y emparejó la cuestión. Aún así, la Rosa se las ingenió para dominar el trámite. Con un gran estratega como Eddie Jones en el banco de suplentes, Inglaterra escondió sus debilidades, y con una defensa brillante jugó al error de los Pumas, que volvieron a mostrar falencias, y un desgaste mental y físico. Además de la defensa, el local ejecutó de manera excelente con el pie, complicó todas las pelotas aéreas, usó bien el maul, y fue claro dominador del breackdown, un arma fundamental en el partido. Con jugadores como Courtney Lawes, Chris Robshaw, Dylan Hartley, y la figura del partido Tom Wood, Inglaterra se hizo fuerte en esa faceta, y dejó en claro la convicción que tiene el equipo, y porque es uno de los mejores del mundo.

Los Pumas no encontraron los caminos para lastimar a su rival, y apenas tuvieron algunos destellos entre el final del primer tiempo, y el inicio del segundo. Varios buenos empujes en el scrum, provocaron la amarilla de Dan Cole (esos 10 minutos también salió Wood), y el try de Facundo Isa, nuevamente una de las figuras de los Pumas. Ante 13 jugadores el equipo argentino fue superior, y en los primeros minutos del complemento Santiago Cordero llegó al try después de una fantástica jugada colectiva. El resto del partido, los Pumas volvieron a cometer los mismos errores que no les permiten progresar: Flojo uso del pie, malas decisiones, y el aspecto que ya es un dolor de cabeza, la indisciplina. En total cometieron 17 penales, una barbaridad teniendo en cuenta que tuvieron más del 65% de la posesión de la pelota. La defensa, un punto en el que se había mejorado ante Gales y Escocia, también volvió a fallar: Los Pumas realizaron 53 tackles, pero erraron 17. Juan Martín Hernández, que después de varios partidos se volvió a poner la 10, tuvo un mal rendimiento y cometió muchos errores y pérdidas. Matías Orlando, de buenas producciones como centro, no se termina de afianzar como wing. La expulsión de Enrique Pieretto, sin duda la peor imagen de la tarde de Twickenham.

Isa

Dentro del flojo encuentro, hubo también aspectos positivos, e individualidades que mantienen un nivel parejo. El line poco a poco se consolidó, y hoy es arma confiable del seleccionado. El scrum en el final del primer tiempo fue excelente, ante un rival con jugadores de categoría. Con los cambios en la segunda parte, Inglaterra fue superior en esa faceta. Agustín Creevy tuvo una muy buena producción liderando desde el juego, al igual que dos jóvenes llamados a hacer historia en los Pumas: Facundo Isa y Pablo Matera, posiblemente los dos mejores jugadores del año entre Jaguares y Pumas. Además, se vieron algunas cosas positivas de Matías Moroni, Javier Ortega Desio, los minutos que estuvo Tomás Lezana, y las buenas intenciones de Juan Pablo Estelles, una gran variante pensando en 2017.

Estelles

Ya habrá tiempo para hacer un análisis más profundo de lo que fue este difícil año para el rugby argentino. Un claro retroceso en el juego, giras y partidos mal planificados, pero también la aparición de buenos jugadores, que se afianzaron en el seleccionado, y le pueden dar mucho al equipo en los próximos años.

Declaraciones

NC

Crédito Fotos: Prensa UAR, England Rugby

Inglaterra-Argentina (ustedes)

Clasificado bajo Inglaterra, Minuto a minuto, Pumas, Ventana Noviembre | el 26-11-2016 |

361

Post habilitado para seguir las alternativas del encuentro entre Inglaterra y los Pumas, a partir de las 11.30, en Twickenham.

*Cambio de último momento en los Pumas. Por una distensión en el isquiotibial derecho, Joaquín Tuculet le dejará su lugar a Juan Pablo Estelles, y de esta manera Santiago Cordero se ubicará como fullback. Gabriel Ascárate se sumará al banco de suplentes

Inglaterra: 15 Mike Brown, 14 Jonny May, 13 Jonathan Joseph, 12 Owen Farrell, 11 Elliot Daly, 10 George Ford, 9 Ben Youngs, 8 Billy Vunipola, 7 Tom Wood, 6 Chris Robshaw, 5 George Kruis, 4 Courtney Lawes, 3 Dan Cole, 2 Dylan Hartley (c), 1 Mako Vunipola
Suplentes: 16 Jamie George, 17 Joe Marler, 18 Kyle Sinckler, 19 Charlie Ewels, 20 Teimana Harrison,, 21 Danny Care, 22 Ben Te’o, 23 Henry Slade

Argentina: 15 Santiago Cordero, 14 Matías Orlando, 13 Matías Moroni, 12 Santiago González Iglesias, 11 Juan Pablo Estelles, 10 Juan Martín Hernández, 9 Tomás Cubelli, 8 Leonardo Senatore, 7 Javier Ortega Desio, 6 Pablo Matera, 5 Matías Alemanno, 4 Guido Petti, 3 Ramiro Herrera, 2 Agustín Creevy (c), 1 Lucas Noguera
Suplenes: 16 Julián Montoya, 17 Santiago García Botta, 18 Enrique Pieretto, 19 Facundo Isa, 20 Tomas Lezana, 21 Martin Landajo, 22 Jerónimo De la Fuente, 23 Gabriel Ascárate

Inglaterra (Pumas)

Clasificado bajo Inglaterra, Ventana Noviembre | el 24-11-2016 |

14

Eddie Jones confirmó el equipo de Inglaterra para enfrentar a los Pumas, el sábado a las 11.30 . El entrenador australiano pondrá lo mejor que tiene en cancha, para intenta coseguir su 12° triunfo en el año. Tom Wood, George Kruis, Jonny May y Mike Brown volverán al XV en lugar de Teimana Harrison, Joe Launchbury (suspendido), Semesa Rokoduguni y Alex Goode.

Inglaterra cuenta con algunos lesionados que fueron claves a lo largo de la temporada como Maro Itoje, James Haskell, Anthony Watson y Jack Nowell, pero aún así tiene recambios de categoría, que atraviesan un gran presente.

1-Mako Vunipola

2-Dylan Hartley (capitán)

3-Dan Cole

4-Courtney Lawes

5-George Kruis

6-Chris Robshaw

7-Tom Wood

8-Billy Vunipola

9-Ben Youngs

10-George Ford

11-Elliot Daly

12-Owen Farrell

13-Jonathan Joseph

14-Jonny May

15-Mike Brown

Suplentes: 16-Jamie George, 17-Joe Marler, 18-Kyle Sinckler, 19-Charlie Ewels, 20-Teimana Harrison, 21-Danny Care, 22-Ben Te’o, 23-Henry Slade

Rivales

Clasificado bajo Escocia, Gales, Infografía, Inglaterra, Japón, Pumas, Ventana Noviembre | el 01-11-2016 |

83

Mientras los Pumas ya están instalados en Japón, a la espera de la Ventana Internacional de Noviembre que comenzará el próximo sábado, sus rivales también se ponen a punto para un mes clave para la formación de los grupos del Mundial de 2019.

Japón, el primer rival que tendrán los Pumas en el camino, llega con todo su crecimiento y desarrollo, a un poco más de un año de dar la gran sorpresa en la historia de los mundiales, cuando derrotó a Sudáfrica de la mano de Eddie Jones. Esta evolución del rugby japonés, que tiene también la inclusión de Sunwolves en el Super Rugby, le permite estar un poco más cerca de las potencias, para llegar de la mejor manera a la Copa del Mundo en su país. El equipo ya no cuenta con Jones, y su lugar es ocupado por Jamie Joseph. El ex jugador de los All Blacks (estuvo presente en la final en la que los hombres de negro cayeron ante los Springboks en 1995) y del seleccionado de Japón, llega luego de un exitoso paso por Highlanders, donde consiguió el primer título en la historia de la franquicia de Dunedin. El conjunto Nipón viene de hacer un papel aceptable en junio donde superó a Canadá, y estuvo cerca en los dos partidos ante Escocia. Pero en noviembre tendrá varias bajas de peso, y muchos jugadores nuevos: en la lista hay 17 hombres sin tests, y sólo 12 que protagonizaron el último Mundial. Los capitanes serán Shota Horie y Harumichi Tatekawa, y entre las bajas importantes se destacan las de Michael Leitch, Hendrik Tui, Ayumu Goromaru, Mifi Poseti Paea, Luke Thompsons y Hitoshi Ono. Después de los Pumas, Japón chocará con Georgia, Gales y Fiji.

Forwards: Masataka Mikami , Satoshi Nakatani, Koki Yamamoto , Shota Horie, Takeshi Kizu, Takeshi Hino , Kensuke Hatakeyama, Heiichiro Ito, Yasuo Yamaji, Kotaro Yatabe, Samuela Anise, Amanaki Lelei Mafi , Yuhimaru Mimura, Malgene Ilaua, Uwe Helu, Shunsuke Nunomaki, Shuhei Matsuhashi.

Backs: Fumiaki Tanaka, Yuki Yatomi, Takahiro Ogawa , Yu Tamura, Jumpei Ogura, Timothy Lafaele, Harumichi Tatekawa, Kotaro Matsushima, Akihito Yamada, Kenki Fukuoka, Lomano Lava Lemeki, Karne Hesketh, Amanaki Lotoahea, Yasutaka Sasakura.

Gales llega a noviembre luego de un correcto 6 Naciones, y una gira por Nueva Zelanda en la que perdió sus tres partidos, pero por el modo arrollador de los All Blacks en el Rugby Championship, resultó tener aspectos positivos. Hará su presentación como entrenador del seleccionado Rob Howley en reemplazo de Warren Gatland, quien está comprometido con los British Lions. Se destacan las vueltas de jugadores importantes como Alex Cuthbert, Leigh Halfpenny y Dan Lydiate, ausentes en junio, y la presencia de Sam Davies y Rory Thornton, ambos sin tests . En su primer encuentro, ante los Wallabies, Gales no contará con algunos hombres de peso como el capitán Sam Warburton, Alun Wyn Jones y Taulupe Faletau, aunque se espera que lleguen para el duelo con los Pumas. El Dragón, además de Australia y Argentina chocará con Japón y Sudáfrica, con el objetivo de quedar entre los cuatro primeros del ranking (hoy se encuentran 5°).

Forwards: Scott Andrews, Tomas Francis, Rhys Gill, Gethin Jenkins, Samson Lee, Nicky Smith, Scott Baldwin, Kristian Dacey, Ken Owens, Jake Ball, Luke Charteris, Bradley Davies, Alun Wyn Jones, Rory Thornton, Dan Baker, Taulupe Faletau, James King, Dan Lydiate, Ross Moriarty, Justin Tipuric, Sam Warburton (c)

Backs: Gareth Davies, Rhys Webb, Lloyd Williams, Gareth Anscombe, Dan Biggar, Sam Davies, Jonathan Davies, Tyler Morgan, Jamie Roberts, Scott Williams, Hallam Amos, Alex Cuthbert, Leigh Halfpenny, George North, Liam Williams

Con buena base de los Glasgow Warriors, de gran presente en el Pro 12 y en la Copa de Europa, Escocia se enfrentará en la Ventana de Noviembre con Australia, Argentina y Georgia. El entrenador neozelandes Vern Cotter, que a partir de la próxima temporada dirigirá al Montpellier, será reemplazado por Gregor Townsed el año que viene. El pilar que jugó el Mundial Juvenil de Manchester, Zander Fagerson, y el medallista olímpico con Gran Bretaña, Mark Bennett son algunas de las novedades de la lista, que no contará, entre otros, con Willem Nel, Duncan Weir, David Denton y Kevin Bryce.

Forwards: Allan Dell, Alasdair Dickinson, Zander Fagerson, Moray Low, Gordon Reid, Ross Ford, Fraser Brown, Stuart McInally, Grant Gilchrist, Jonny Gray, Richie Gray, Tim Swinson, John Barclay, John Hardie, Rob Harley, Josh Strauss, Hamish Watson, Ryan Wilson

Backs: Greig Laidlaw(c), Henry Pyrgos, Pete Horne, Finn Russell, Mark Bennett, Alex Dunbar, Huw Jones, Duncan Taylor, Damien Hoyland, Sean Maitland, Tommy Seymour, Tim Visser, Stuart Hogg

Inglaterra, el segundo mejor seleccionado del mundo, llega con muchas bajas para intentar cerrar el año de manera invicta. Desde que está Eddie Jones al mando, es todo alegría para la Rosa: ganó el 6 Naciones con Grand Slam incluido, superó como visitante tres veces a Australia, y además su equipo M-20 se consagró campeón del mundo, y Gran Bretaña obtuvo la Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos. Por su parte Saracens, con varios jugadores de la estructura del equipo, se quedó con la Championship Cup, y es el claro dominador de Europa. Para noviembre, donde se enfrentará a Sudáfrica, Fiji, Argentina y Australia, tendrá una larga lista de lesionados: Jack Clifford, Luke Cowan-Dickie, James Haskell, Maro Itoje, Sam Jones, George Kruis, Jack Nowell, Manu Tuilagi, Anthony Watson y Mike Williams. A pesar de las bajas sensibles, Inglaterra cuenta con una amplia base de jugadores de gran nivel en una de las mejores ligas del mundo. Habrá seis hombres sin tests: Kyle Sinckler,Nathan Hughes, Charlie Ewels, Mike Haley, Alex Lozowski y Ben Te’o. Además, volverán Dave Attwood, Tom Wood, Ben Morgan y Jonny May.

Forwards: Dave Attwood, Dan Cole, Charlie Ewels, Ellis Genge, Jamie George, Teimana Harrison, Dylan Hartley, Nathan Hughes, Joe Launchbury, Courtney Lawes, Joe Marler, Ben Morgan, Chris Robshaw, Kyle Sinckler, Tommy Taylor, Billy Vunipola, Mako Vunipola, Tom Wood

Backs: Mike Brown, Danny Care, Elliot Daly, Owen Farrell, George Ford, Alex Goode, Mike Haley, Jonathan Joseph, Alex Lozowski, Jonny May, Semesa Rokoduguni, Henry Slade, Ben Te’o, Marland Yarde, Ben Youngs

 

Sarries

Clasificado bajo Inglaterra, Liga Inglesa, Premiership | el 29-05-2016 |

9

Saracens lo hizo de nuevo: venció en Twickenham a Exeter por 28-20, y se coronó como el año pasado campeón de La Premiership Inglesa con los argentinos Juan Figallo y Marcelo Bosch. Hace un par de semanas lo había hecho también en Europa, logrando un marcado estilo de juego con la convicción de los jugadores que forman la estructura de la Inglaterra de Eddie Jones.

28 partidos ganados, 1 empatado y 4 perdidos. 4 de esos encuentros que no pudo salir victorioso fueron durante el 6 Naciones, con buena parte del equipo en dicha competencia. Ese el balance de Saracens, que culminó con dos títulos una fantástica temporada. No todo se guía por números o estadísticas, sino por la determinación y convicción de un equipo que alejó viejos fantasmas y cumplió con sus objetivos. Pero no fue fácil para el cuadro de Londres, que peleó con una idea varias temporadas, donde muchas veces la suerte le fue esquiva.  En La Premiership, luego de caer en la final de 2010 con el Leicester, Saracens toma revancha al año siguiente frente al mismo rival y se corona por primera vez en su historia con jugadores que hoy son el sostén del equipo: Alex Goode, Brad Barritt, Chris Wyles y los sudafricanos Shalk Brits y Petrus Du Plessis, entre otros. Durante los siguientes tres años, continuó en pleno crecimiento pero falló en las instancias decisivas: en 2012 pierde en semifinales, nuevamente con Leicester, y en 2013 y 2014 cae en semis y en la final respectivamente ante el mismo rival: Northampton. La búsqueda de su primera Copa de Europa también tuvo varios contrapuntos en estos grandes años de Saracens: En 2012 se queda afuera en cuartos con el Clermont. En 2013 lo intenta de nuevo, pero se encuentra en semis con el poderoso Toulon, y cae derrotado frente al millonario conjunto francés, al igual que en la final de 2014. En 2015, con el equipo en constante desarrollo y un rugby integral y efectivo, cayó ante Clermont, otra vez en semifinales. El dato llamativo es que en estos cuatro partidos decisivos en los que quedó eliminado, no anotó tries.

La convicción y las intenciones de los dirigidos por Mark McCall no se modificaron a pesar de las derrotas y los traspiés. Al contrario, lo fortalecieron y lo blindaron para lograr dos Premiership, y una Copa Europea en los últimos dos años, ser el mejor equipo de Europa, y aportarle muchos jugadores a la Inglaterra de Eddie Jones que logró el Grand Slam en el último 6 Naciones.

Saracens creó su poderío a través del dominio de sus forwards y el gran aporte de sus siempre determinantes backs. Hace de su defensa su bandera, y tiene la virtud de saber manejar las distintas situaciones de juego. Ataca bien, defiende mejor, es inteligente en el uso del pie, y es sólido en las formaciones fijas y en el contacto. El ABC del rugby. Es difícil destacar una figura en un plantel tan completo y lleno de virtudes. Alex Goode fue elegido mejor jugador de La Liga, y ayer la rompió nuevamente con el premio del MVP. No es titular en La Rosa, porque como fullback actúa el brillante Mike Brown. Richard Wigglesworth y Owen Farrell se convirtieron en los conductores del equipo. El 10, entre las dos finales anotó 34 puntos con 12/12 en intentos a los palos. Tal vez el punto más alto del equipo está en la segunda línea: Maro Itoje y George Kruis se convirtieron en inamovibles para McCall y también para Eddie Jones. Con mucha fortaleza en el contacto, y un gran juego en las alturas, ambos se afianzaron como una de las mejores parejas de su puesto. El octavo Billy Vunipola demostró su poderío ofensivo, y por lo hecho en la selección y en su club, se perfila como uno de los mejores jugadores del año. En la tercera línea lo terminaron acompañando Michael Rhodes y Will Fraser en puestos con mucha competencia de nivel.El desequilibro de los wings Chris Ashton, y el estadounidense Chris Wyles, más los siempre cumplidores Brad Barritt y Duncan Taylor, completan la gran línea de backs del bicampeón. Mako Vunipola se afianzó junto a los experimentados Shalk Brits y Petrus Du Plessis en una poderosa primera línea.  Los argentinos Juan Figallo y Marcelo Bosch cumplieron funciones de rol, cubrieron espacios ante las ausencias, y festejaron otra vez. Ayer el Chelo entró sobre el final, y dibujó una gran jugada que terminó con el try de Alex Goode que liquidó el asunto. Frente a Exeter dijo adiós el gran Charlie Hodgson, de enorme carrera, y máximo goleador de la historia de La Premiership. Semanas atrás, había hecho lo mismo el namibio Jacques Burger.

Saracens, el equipo que creció con golpes duros y eliminaciones insólitas, hoy manda en Europa y apuesta seguir con la hegemonía durante los próximos años. Para la temporada que viene, contrató a la estrella del Seven de Fiji,  Savenaca Rawaca y el histórico Schalk Burger. Apostar a largo plazo muchas veces trae resultados. Lo disfruta Mark McCall, y sonríe Eddie Jones, quien entrenó a Saracens durante 2007 y 2009, y espera a la base del campeón para una dura gira en Australia.

NC

Crédito Foto: Premiership Rugby