Hazaña

Clasificado bajo All Blacks, Historia, Irlanda, Nueva Zelanda, Ventana Noviembre | el 06-11-2016 |

102

Irlanda hizo lo que hace algunos días parecía imposible: derrotó a los All Blacks por 40-29, le cortó la racha de 18 partidos ganados consecutivos, y consiguió el primer triunfo en sus 111 años de historia ante los de Negro. En Chicago, en un encuentro en el que se le rindió homenaje al recientemente fallecido Anthony Foley, ex hombre del seleccionado, el equipo que dirige justamente un neozelandes,Joe Schmidt, escribió la página más gloriosa en toda su historia.

Con este resultado, de los equipos de primer nivel, sólo Argentina y Escocia restan vencer a los All Blacks.

Las postales de un partido inolvidable:

Momento previo al himno irlandés, en un repleto Soldier Field

En el Haka, Irlanda realizó un 8, el número que usaba Anthony Foley

El try de Robbie Henshaw que sentenció el partido

Rob Kearny y sus compañeros no pueden contener la alegría

El respeto de los All Blacks después del partido

el neozelandes Joe Schmidt disfruta el triunfo ante su país

El festejo en el vestuario

Highlights

Partido completo

Crédito Fotos: IRFU

Máquina

Clasificado bajo All Blacks, Bledisloe Cup, Historia, Leyendas, Nueva Zelanda | el 22-10-2016 |

37

Los All Blacks son una máquina de rugby: superaron nuevamente a los Wallabies por 37-10, esta vez sin brillar como en otros partidos, y se quedaron con la Bledisloe Cup. Llegaron al récord de 18 victorias consecutivas, y marcan una hegemonía pocas veces vista en este deporte.

De Bledisloe a Bledisloe. El conjunto de Steve Hansen marcó un nuevo récord en el rugby mundial de equipos de primer orden, con 18 triunfos consecutivos, que seguramente se agrandará en la Ventana Internacional de Noviembre. Arrancó con la victoria por 41-13 el año pasado, y se concretó con el duelo disputado hoy, por 37-10, ambos con dos factores en común: se consiguieron ante los Wallabies, y en el Eden Park. Fue el equipo dirigido por Michael Cheika el último que lo derrotó (27-19), y también el que más sufrió esta racha, que incluye un título mundial en Inglaterra. Australia cayó en cinco ocasiones (41-13, 34-17, 42-8, 29-9 y 37-10). Además, los hombres de negro superaron tres veces a Argentina (26-16, 57-22 y 36-17), tres a Sudáfrica (20-18, 41-13 y 57-15), tres a Gales (39-21, 36-22 y 46-6), y en una oportunidad a Namibia (58-14), Georgia (43-10), Tonga (47-9) y Francia (62-13). 751 puntos a favor y 253 en contra. Casi 500 puntos de diferencia le sacó a todos sus rivales en un año.

Una racha que arrancó con leyendas como Richie McCaw, Dan Carter, Conrad Smith, Ma´a Nonu y Keven Mealamu, que hoy ya no están, pero este equipo va más allá de las individualidades, donde el juego y la disciplina mandan. Es más, juegan mejor y muestran más variantes que el año pasado. Manejan todas las facetas a la perfección. Podrían armar tres equipos distintos, y posiblemente todos compitan igual. Hoy, por ejemplo, la figura fue Matt Todd, por detrás de Sam Cane y Ardie Savea en el puesto de ala abierto, en la consideración de Steve Hansen. Otra muestra es el joven centro Anton Lienert-Brown, quien ingresó en el equipo en este Rugby Championship, y fue uno de los mejores. Julian Savea, hoy autor de dos tries, y un wing destinado a romper todos los récords de conquistas internacionales, terminó siendo suplente con los Hurricanes en el Super Rugby. Las franquicias neozelandesas son una fuente inagotable de talento, y hoy mandan en el mejor torneo del hemisferio sur.

Con la intención de alargar la racha, los All Blacks se enfrentarán en noviembre ante Irlanda, en dos oportunidades, y  ante Italia, últimos encuentros antes de la histórica gira de los British Lions por Nueva Zelanda.

NC

Crédito Foto: @AllBlacks

¡Marrón!

Clasificado bajo Clubes, Historia, Top 14, URBA, URBA Top 14 | el 15-10-2016 |

74

Belgrano vuelve a mandar en el Rugby de Buenos Aires. Con una actuación contundente, derrotó con claridad a Hindú por 25-10, y logró coronarse luego de 48 años. Es el 11°título de uno de los clubes fundadores, que ahora se despegó de Biei, y es el cuarto equipo con más consagraciones.

ERFR8906

Solidez. Contundencia. Belgrano volvió a tener una actuación sobresaliente y consiguió un campeonato que se le venía negando, pero hoy lo pudo coronar en una tarde brillante. Esta consagración se produjo hoy, 15 de octubre de 2016, pero se comenzó a gestar cuando Alejandro Conti desembocó en el club de capital federal, allá por el 2005. Con un proyecto a largo plazo, el Marrón fue creciendo con varios tropiezos, con años en reubicación, pero nunca perdió de vista el camino recorrido, y siempre supo hacia donde se dirigía. Primero se empezó a consolidar en el Top 14. Luego, a partir de 2012 comenzó a pelear en las instancias decisivas, y transformarse en uno de los mejores del país. En 2014 y 2015 no pudo pasar semifinales, en ambas ante un mismo rival: Hindú. Fue 18-16 el primer año, y la temporada siguiente 34-22. Además, también lo eliminó en esa misma instancia en el Nacional de Clubes de 2015, por 39-30. Este año, en el campeonato más federal del país, otra vez se las vio con el Elefante, pero esta vez en el encuentro decisivo: El cruce quedó nuevamente para el conjunto de Don Torcuato por 38-23. El destino lo iba a poner otra vez a Hindú, el indiscutido mejor equipo de Buenos Aires de los últimos 20 años en el camino. Esta vez la historia iba a cambiar. Esta vez, luego de 6 derrotas consecutivas con el mismo rival, Belgrano aprendió la lección, mostró todo su repertorio, y lo ganó de punta a punta, como en la semifinal ante San Luis, para volver a gritar campeón. El 11° en un club con una riquísima historia, y uno de los más grandes del Rugby de Buenos Aires.

ERFR8822

Hoy el conjunto de Virrey del Pino no dejó dudas.  Desde el minuto 1 logró forzar un penal que, aunque Agustín López Isnardi no lo pudo transformar en tres puntos, daba indicios de lo que  iba a ser Belgrano: Concentración, atención en cada detalle, y una batalla en el punto de contacto, que la iba a ganar. En esta final, los dirigidos por Guillermo Tramezzani y los hermanos Gradín,  lograron imponerse con sus dos armas principales: El scrum, y el maul. Hindú nunca le encontró la vuelta a estas dos facetas en las que Belgrano pudo someter prácticamente a todos sus rivales. Además, el campeón del Nacional de Clubes fue muy indisciplinado, cometió 17 penales (muchos en el scrum), y sufrió 2 tarjetas amarillas. Belgrano llegó en la primera mitad al ingoal en dos ocasiones, ambos anotados por el tryman del torneo: Francisco Ferronato. El pilar izquierdo formado en Calafate Rugby Club, terminó con 17 conquistas, muchas de ellas por el empuje de todos los forwards, y fue una de las grandes figuras del campeón. El resultado del primer parcial (14-3) pudo haber sido aún mayor, pero entre los dos penales malogrados por López Isnardi, y algunas situaciones desperdiciadas, Hindú se mantuvo con vida.  Y estaba más vivo que nunca cuando en el arranque del complemento atacó con sus forwards, forzó la amarilla de Benjamín Espinal, y llegó al try a través de Augusto Faraone, un experto en finales. Pero Belgrano no renunció a sus convicciones y fue a buscarlo para cerrarlo. A Hindú no le podes dejar un centímetro, y para tumbarlo lo tenes que golpear muchas veces. CUBA, CASI, San Luis y Newman, el último sábado, ya habían sufrido sobre el final lo que es no noquear al equipo más ganador de este siglo. Dos penales de López Isnardi, y otro try de maul, esta vez del ingresado Tomás Arizaga, definieron el encuentro, y sobre el final Belgrano mostró todo su repertorio defensivo, y no dejó entrar a Hindú, que si bien no tuvo su mejor versión, no dejó de intentar sobre el final.

ERFR8635

Es difícil resaltar una figura en un equipo tan completo y tan parejo, pero todas las ovaciones del año se las llevó Alejando Galli, el gran ídolo del club. El Oso tuvo una trayectoria brillante, y se merecía como pocos este título. Jugó más de 300 partidos en su club, sufrió varias lesiones y suspensiones, pero nunca dejó de intentarlo, y hoy a los 38 años pudo gritar campeón. Sus laderos en la tercera línea, Julián Rebussone y Francisco Gorrisen, también coronaron un torneo muy parejo. Este último, además de la fortaleza física característica de su equipo, le agrega buen juego aéreo, dinámica, y mucha visión de la cancha. Francisco Ferronato, Agustín Gómez Di Nardo, Benjamín Espinal, y Leandro Magneres , casi siempre presentes, fueron el sostén y la potencia de un merecido campeón, que fue el que más puntos (497) y más tries (70) realizó, y el segundo, después de Newman, que menos puntos recibió (277). Tuvo además a un apertura y capitán que entiende el juego y maneja muy bien los hilos de su equipo como Tomás Rosatti, un medio scrum que mejoró notablemente su juego como Juan Retamosa y dos centros cumplidores como Eduardo De la Paz y Pedro Bugiani. También contó con dos wings picantes y desequilibrantes como Tomás Filipuzzi y Santiago Uriburu, y la experiencia del fondo de la cancha de otro de los históricos del Marrón, Agustín López Isnardi, que hoy no estuvo fino en los envíos a los palos, pero siempre aporta seguridad.

Hindú, que este año no tuvo el brillo de otras temporadas llegó a su 9° de la URBA en los últimos 10 años, y ganó el Nacional de Clubes, mostrando un dominio y una mentalidad ganadora que aún sigue intacta. Hoy sufrió varias bajas de peso (Hernán Senillosa, Lucas Camacho, Mariano De la Fuente y Bautista Álvarez), y fue ampliamente superado como pocas veces, y además un digno perdedor:  le hizo el camino, y aplaudió a su rival, cuando se dirigía a buscar la copa.

Belgrano es el gran campeón de la URBA, y coronó en una tarde inolvidable un proceso que continuará, porque la base de jugadores es muy amplia, y el club sabe donde está, y hacia donde se dirige. ¡Salud Campeón!

ERFR8884

NC

Crédito Fotos: Prensa URBA

 

Corazón

Clasificado bajo Análisis, Historia, Pumas, Rugby Championship, Springboks, Sudáfrica | el 27-08-2016 |

250

Los Pumas derrotaron a Sudáfrica por 26-24 con un penal de Santiago González Iglesias a falta de 3 minutos para el final, y consiguieron el primer triunfo de la historia como local frente a Sudáfrica. Con muy buen juego en el primer tiempo, y mucha épica y amor propio en los minutos finales, el equipo argentino se repuso ante varias lesiones y momentos críticos, y logró un triunfo enorme en la segunda fecha del Rugby Championship. En dos semanas visitarán a los All Blacks, que hoy derrotaron a los Wallabies por 29-9, y siguen imparables.

Agustín Creevy

Merecido sobre todo por el carácter, y el gran avance en el rendimiento del equipo. Los Pumas disputaron un gran partido, pero sufrieron en la segunda parte, no solo en el juego sino también en los lesionados, y tuvieron que acudir a la épica y al corazón, para llevarse una batalla que será recordada por varios años. Porque el equipo argentino sintió las bajas de hombres claves como Tomás Lavanini, Nicolás Sánchez, Juan Martín Hernández y Manuel Montero, y terminó parado con jugadores en posiciones insólitas, como Ramiro Herrera de segunda línea, Martín Landajo de apertura y Javier Ortega Desio como centro. Y ante la embestida del conjunto sudafricano, que apeló sobre final a sus viejas armas de un juego frontal, intentando atropellar al rival, los conducidos por Daniel Hourcade tuvieron la virtud de no bajar los brazos, y aprovechar la pelota que  transformó a Santiago González Iglesias en el héroe de la tarde salteña. Al hombre de Alumni le fabricaron el penal, que el mismo se encargó de transformarlo en tres puntos, que selló el resultado final. Los Springboks tuvieron una jugada más para intentar llegar al triunfo, pero un tremendo tackle de Facundo Isa le ahogó la ilusión al visitante, y desató la euforia puma.

Además de la emoción y el sufrimiento con el que se consiguió la victoria, los Pumas tuvieron grandes momentos de rugby en el Padre Ernesto Martearena. Por que en buena parte del encuentro sometieron a los Springboks, defendieron de gran manera, y fueron inteligentes en la lectura del partido. En el primer tiempo, el conjunto argentino fue ampliamente superior, con un gran dominio de la pelota, y muy buenas combinaciones entre los forwards y los backs. El try de la etapa incial, anotado por Joaquín Tuculet, pero fabricado por todo el equipo saliendo jugando de las propias 22 yardas, marca el estilo de los Pumas y será seguramente uno de los mejores del año. En la primera parte, los conducidos por Daniel Hourcade no tuvieron finos en la definición, y podrían haber ampliado la diferencia. En la segunda etapa, el trámite se complicó, y Sudáfrica con mérito propio, y desconcentraciones del local, logró acercarse en el juego, aunque todavía lejos de lo que puede dar el equipo. Con Allister Coetzee al mando, los Springboks aún no encuentran un rendimiento óptimo, con un recambio generacional importante. Esto no le resta mérito a estos jugadores argentinos, que en los dos partidos levantaron mucho el nivel con respecto a lo hecho en el Super Rugby, y en la Ventana de Junio. Si bien el scrum sigue siendo un dolor de cabeza, hoy el line funcionó a la perfección, con muy buenas variantes, ante un rival con dos especialistas como Lodewyk De Jager y Eben Etzebeth.

Dentro de las individualidades destacadas, que hoy fueron muchas, Martín Landajo tuvo un gran mérito en el juego que desplegaron los Pumas. Condujo al equipo, manejo los tiempos, y fue muy importante para darle dinámica a los backs. Juan Martín Hernández empezó algo impreciso, pero terminó jugando un gran encuentro, sobre todo en el uso del pie, hasta que salió lesionado por un golpe del tercera línea Teboho Mohoje. El trabajo de toda la tercera línea fue clave en el contacto, sobre todo Facundo Isa, un jugador que día a día se supera. Joaquín Tuculet ofreció su habitual solidez, y abrió el partido con un try. El capitán Agustín Creevy también cumplió una gran tarea, y levantó en todos los aspectos del juego. Matías Alemanno y Guido Petti, quien ingresó en la segunda parte, demostraron que están en un muy buen nivel, y son importantes para el equipo. Uno de los puntos negativos fue Ramiro Herrera, que otra vez sufrió una tarjeta amarilla, y no estuvo sólido en el scrum.

Ahora se viene un fin de semana de descanso, y después el siempre difícil viaje hacia Oceanía. El equipo dirigido por Daniel Hourcade visitará primero a los All Blacks, que llevan 42 triunfos seguidos como local, y hoy parecen invencibles. Una semana más tarde, el conjunto argentino se enfrentará a los Wallabies, que hoy atraviesan una crisis de identidad con seis derrotas consecutivas, sin rendimiento, y con muchos hombres importantes lesionados. Los Pumas deberán hacer foco en mantener el juego demostrado en los dos encuentros, estar fuertes de la cabeza, y no caer en el conformismo de que el trabajo está hecho. Aún queda mucha historia por escribir.

Parte Médico de los Pumas:

-Juan Martín Hernández: Traumatismo cráneo con pérdida de conocimiento y herida cortante en pabellón auricular

-Tomás Lavanini: Esguince de rodilla izquierda. Diagnóstico presuntivo de lesión en liga cruzado anterior. Se realizará estudios en Buenos Aires.

-Manuel Montero: Probable lesión muscular aductor izquierdo.

-Nicolás Sánchez: Traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y herida cortante en labio inferior.

NC

Crédito Foto: Prensa UAR

Historia

Clasificado bajo Efemérides, Historia, Pumas, Pumas-Boks | el 08-08-2016 |

30

Hace exactamente un año, Los Pumas consiguieron una de las mejores victorias de su historia, al derrotar a Sudáfrica, en Durban, por 37-25. Fue una noche ideal por el juego desplegado, y por todo lo que significó emocionalmente, con los Pumas del 65´en el estadio, luego de 50 años de aquel viaje que cambió el rugby argentino. Una noche en la que José Luis Imhoff, vio desde la tribuna a su hijo Juan anotarle tres tries a los Springboks, y superarlos con la camiseta de los Pumas, por primera vez en la historia. Para el recuerdo.

Ochentas

Clasificado bajo Francia, Historia, Leyendas, Pumas, Videoteca | el 15-06-2016 |

34

A propósito de los dos grandes duelos que se vienen con Francia, les dejó el programa que hicimos para Leyendas XV con Daniel Dionisi, Sergio Renna y Delfina Ferreras, sobre Los Pumas de los 80´, en el que se armó un gran clásico frente a Les Bleus.

NC

Leyenda

Clasificado bajo Clubes, Historia, Leyendas, Videoteca | el 19-04-2016 |

32

El Banco Nación de leyenda, aquel de la pelota viva, el que salió campeón, el que tenía un espejo en Hugo Porta y a un equipo que interpretaba la idea. Un equipo que hizo historia. Para verlo una y mil veces.

 

Tryman

Clasificado bajo General, Historia, Mundial 2015, Sudáfrica | el 07-10-2015 |

12

Bryan Habana anotó un Hattrick ante Estados Unidos, y con 15 conquistas igualó a Jonah Lomu como máximo tryman en Copas de Mundo. El veloz Wing, que está disputando su tercer Mundial llegó a dicha cifra en igual cantidad de partidos jugados.

Sus víctimas fueron las siguientes: Samoa(6), Estados Unidos (5), Argentina (2), Namibia (1) y Escocia (1). Además, con las tres conquistas de hoy llegó a los 64 tries en test, y alcanzó a David Campese como 2° en la historia, a sólo cinco del japonés Daisuke Ohata.

Ahora Sudáfrica enfrentará a Gales o Asutralia en cuartos de final. ¿Podrá pasar al gran Lomu?

Templo

Clasificado bajo Historia, Imágenes | el 17-09-2015 |

6

Entrada Rugby 1Entrada rugby 2Cancha rugbyTableroEstatua WWE

50

Clasificado bajo Historia, Rankings | el 15-09-2015 |

37

El reconocido Diario Inglés “The Guardian” eligió a los 50 mejores jugadores de la historia de los mundiales. Once expertos en rugby incluyeron en esta nómina a los argentinos Aguistín Pichot (45°) y Felipe Contepomi (50°). El podio lo integran Jonah Lomu, Martin Johnson y David Campese.

Acá pueden ver la lista completa

¿Que les parece?

 

Ideal

Clasificado bajo Historia, World Rugby | el 08-09-2015 |

106

La World Rugby dio a conocer el XV ideal de la historia de los mundiales, a través de una encuesta que se realizó con los fanáticos en Twitter. Dentro del equipo hay tres argentinos, todos de la primera línea, y Pumas de Bronce: Rodrigo Roncero, Mario Ledesma y Omar Hasan. Nueva Zelanda e Inglaterra son los que más jugadores aportan, ambos con cuatro.

¿Están de acuerdo con el equipo?

De paso, todos los tries de las 7 finales del mundo disputadas hasta hoy

Pumas50

Clasificado bajo Historia, Libros, Pumas | el 18-06-2015 |

16

Mañana se cumplen 50 años del partido que cambió la historia del seleccionado argentino. El del 11-6 ante los Junior Springboks, en el Ellis Park de Johannesburgo. El comienzo de la leyenda de Los Pumas. Aquí, un extracto del libro El Rugido, que escribí y que está en las librerías.

…………………

BAUTISMO

A las 3.25 de la tarde del sábado 19 de junio de 1965, Otaño, con su vista al frente, salió caminando al césped del Ellis Park. Detrás de él, Loyola. Tercero en la fila, Silva; cuarto, García Yañez. Y así hasta el último, Cazenave. Inmediatamente, los Junior Springboks, vestidos con camiseta azul y cuello blanco liderados por su capitán Brian Irvine, ingresaron corriendo, con la frente en alto y el pecho inflado, como era característico en los equipos sudafricanos, orgullosos de su vitalidad física.

Piet Robbertse pitó el kick-off y la patada de Poggi fue recibida por el octavo Slabber, quien la devolvió con otro kick al campo argentino. Esos primeros 10 minutos fueron de tanteo, con los Junior Springboks jugando más en ataque.

A los 12, de un penal en un scrum, el fullback Dries Pretorius tuvo la primera gran oportunidad para abrir el marcador. Se trataba de un envío muy factible para sus antecedentes de muy buen pateador, sobre las 22 yardas argentinas, levemente esquinado a la derecha. Pero la patada de Pretorius fue calamitosa; extremadamente desviada sobre la derecha y sin altura siquiera. Los Pumas se salvaban. En uno de los tantos viajes en micro a un entrenamiento, los argentinos lo habían visto a Pretorius practicando solo envíos a los palos. Lo vieron a la ida y a la vuelta. Van Heerden les contó que Pretorius cobraba por ello.

Cuatro minutos después del penal errado, luego de un scrum robado por González del Solar, Etchegaray puso el juego en campo sudafricano con un kick. De un line ganado por los Junior Springboks, Pretorius cometió un knock-on. Scrum y taconeo rápido de González del Solar, palomita de Etchegaray para Poggi, quien corrió sesgado. El apertura se la dio a Rodríguez Jurado, quien entraba derecho y como una tromba. El centro del SIC limpió de un hand-off a van der Schuyff, quebró la línea de ventaja y le colocó un soberbio pase entre tres rivales a Pascual, quien venía lanzado en diagonal. Pascual puso quinta sobre el cierre del 11, Ackerman, y levantó vuelo. Voló con la pelota entre sus dos manos. Voló hacia la eternidad, para apoyar dentro del ingoal muy cerca del banderín izquierdo. El estadio enmudeció y los treinta argentinos que estaban en la platea, justo de ese lado y en ese ángulo, explotaron de felicidad.

“Yo venía atrás, sobrando. Me la podía dar a mí, pero le grité: ‘Dale, dale’. Sabía que él llegaba”, recuerda Neri. “Cuando Arturo rompió la marca me di cuenta de que terminaba en try. Yo venía corriendo por ese lado y no podía creerlo. Después, cuando me vi en la foto, se notaba mi sonrisa”, cuenta Camardón, quien efectivamente aparece, de saco y corbata como juez de touch de ese lado, en la foto más inmortal del rugby argentino.

“Era la primera pelota que tocaba. Hasta ahí, todo había sido tackle y tackle”, rememora el Trompa Rodríguez Jurado, considerado por sus compañeros como el gran crack de ese plantel junto a Silva. “Arturo era un monstruo, de otra categoría. Yo venía viéndolo desde el fondo cómo de entrada lo había ablandado a su marcador”, agrega Cazenave.

El try, que no pudo ser convertido por Poggi, tranquilizó a Los Pumas y, por el contrario, incomodó a los locales. Sin embargo, los argentinos jugaban sobre el filo de la navaja con el reglamento, ya que el árbitro los sancionaba con asiduidad, especialmente en los scrums. Eso le dio a Pretorius tres oportunidades más para anotar. Dos desde la izquierda (la primera y la tercera) y una desde el mismo sector del primer penal. Las tres muy factibles. Las tres malogradas. Dos de ellas de una manera poco creíble para un jugador que se entrenaba especialmente para ello..

Los fallos a los palos de Pretorius, el dominio estéril y la solidez defensiva argentina empezaron a impacientar aun más a los locales, que, además, ya mostraban errores en el manejo. De aquella presión de la tercera línea que tanto había pedido y enseñado Van Heerden, llegó el segundo mazazo.

A los 27, Scharenberg y Silva fueron sobre el apertura Bladen a la salida de un scrum perdido por los argentinos. Ambos le hicieron volar la pelota, y el Mono fue pateándola hacia adelante, en lo que en esa época se conocía como dribbling. Cuando ya en las 15 yardas propias la tomó Ackerman, Loyola lo arrasó con un tackle feroz que le hizo perder la pelota. Scharenberg, que llegaba en apoyo, la levantó y se la dio a España, que venía corriendo sobre la derecha del ataque. El rosarino aceleró sobre el cierre de dos rivales y apoyó cerca de la otra bandera donde lo había hecho Pascual. “Fue la pelota soñada. Pegado a la raya corrí y esquivé al wing Serfontein y, cuando me cerraba el fullback, pisé para adentro”, relata España, para quien ese try “fue producto de todo lo que trabajó Van Heerden en las técnicas de las terceras líneas”.

El resultado quedó 6-0 para los argentinos y así cerró el primer tiempo. Faltaban 40 minutos para hacer historia.

En el descanso, se planteó continuar con la presión, especialmente sobre la pareja de medios, y jugar todo lo posible con el pie, para que los kicks largos de Poggi y Cazenave pusieran el juego en campo contrario. Para los argentinos era un Test, y había que jugarlo como se juega un Test.

Como era de prever, los Junior Springboks salieron desesperadamente a atacar en el segundo tiempo, pero la primera vez que Los Pumas pasaron la mitad de cancha, forzaron un scrum en las 5 yardas sudafricanas, casi debajo de los palos, con el fondo de los carteles publicitarios de Quinn’s Bread, 3 Kings, y Biscuits en el cielo del Ellis Park. La pelota salió sucia y Etchegaray la pateó como pudo. Desde donde nadie lo esperaba, apareció Loyola. El bravo cordobés lo pasó por arriba al apertura Bladen que cayó aparatosamente, y en el primer pique levantó la pelota y la apoyó bajo la hache.

“Hice varios tries así en la gira. Tuve la suerte de ser muy rápido de piernas, así que les estaba todo el tiempo encima a los medios contrarios. Pero no tuvo nada de espectacular ese try. Me encontré con la pelota, la levanté y ya estaba casi adentro del ingoal”, recuerda Loyola, quien esa tarde fue una pesadilla para Bladen.

La conversión de Poggi dejó el resultado 11-0. Nadie podía creerlo. Los sudafricanos estaban desconcertados, eran silbados por su público y no tenían ideas. Tenían la pelota, pero el control del juego era de Los Pumas. Pero eran sudafricanos y tenían orgullo, así que buscaron furiosamente descontar.

Primero, Pretorius falló otro penal, esquinado y desde lejos. Luego, a los 18, después de un line, la formación en la que más dominaron los locales, la pelota llegó a Ackerman, quien desbordó a Neri y combinó hacia adentro con el medio scrum Du Preez, quien apoyó cerca de la bandera. Pretorius no convirtió. 11-3.

Los últimos 20 minutos, con sombra del lado de la defensa argentina, fueron con los Junior Springboks intentando y Los Pumas tackleando. Conmovedoramente tackleando. El partido se calentó. Guastella y Van Heerden ya estaban adentro de la cancha, gritando y dando indicaciones. “En un momento no quisieron dejarnos pasar, pero Izak no sé qué les dijo y seguimos de largo. No aguantábamos un minuto más allá arriba”, describe Guastella.

Con los Junior Springboks atacando como podían, sin luces, Scharenberg, la gran figura, se desdoblaba en la marca. En realidad, el covering argentino fue sensacional esa tarde. Cada vez que un sudafricano sorteaba un tackle, aparecían dos argentinos para frenarlo. Faltando 5 minutos, Bladen se le escapó por primera vez a Loyola. El apertura corrió pegado al touch y le cedió la pelota a Du Preez, que venía apoyando por adentro. El medio scrum anotó su segundo try, pero tampoco convirtió Pretorius. 11-6.

Yendo desde el in goal hacia la mitad de la cancha, Otaño fue hablando uno por uno a cada uno de sus catorce compañeros. Con la firme calma que caracterizaba al capitán: “No lo perdemos. Vamos que no lo perdemos”. Más adelante, Aitor contó: “Tenían que hacernos un try convertido y como mucho nos empataban”.

Con el corazón, Los Pumas fueron llevando metro a metro a los Junior Springboks hacia su campo en los últimos minutos. Hasta que Poggi, tomó la pelota y colocó un derechazo largo y afuera. El árbitro Piet Robbertze pitó el final, y la gloria envolvió a esos quince hombres y a todo el rugby argentino. Se había ganado en el Ellis Park. Histórico para el rugby y para el deporte argentino.

“Me abracé con el primero que encontré, pero estaba muy agotado, porque el partido había sido muy duro”, cuenta Silva.

“No sabía qué hacer. Era tan grande lo que pasaba que no me daba ni el físico ni la cabeza para responder”, agrega Neri.

“Solo recuerdo que tenía una alegría y un agotamiento como nunca hasta ahí había tenido en mi vida”, rememora Cazenave.

“No podía creerlo. No podía creerlo”, resume González del Solar.

“Estábamos agotados. Corrimos mucho y esos últimos minutos fueron de mucha presión, porque ellos se nos venían encima, pero no iban a ganarnos”, cuenta Loyola.

“No pensé en el resultado hasta casi el final. Cuando se formó el primer scrum nos llevaron a empujones fácil unos seis, ocho metros. Nos arrollaron. El referí volvió a la marca e hizo repetir el scrum. Los ocho forwards nos miramos a la cara y sin decir una palabra volvimos a formar sabiendo que si nos concentrábamos, no nos podían llevar por delante. En ese scrum los que los llevamos puestos fuimos nosotros. Ese fue ‘el’ momento determinante, ahí empezó el verdadero partido. Y ahí apareció por primera vez la gran mística Puma”, aporta Ronnie Foster, el pilar que había viajado como octavo, el más joven del equipo con diecinueve años cumplidos en enero.

Los quince jugaron un enorme partido, en un Test en el que el rival, sorprendido por los argentinos, no rindió a la medida de lo que se esperaba y en el que la fortuna se vistió de celeste y blanco a raíz de la pésima puntería de Pretorius. Los forwards tuvieron una enorme solidez y pelearon y aguantaron los 80 minutos sin claudicar, con puntos altísimos en Scharenberg, García Yañez, Otaño y Loyola. Etchegaray, pese a su lesión, manejó el abecé de un medio scrum y Poggi, en su primer partido como apertura, hizo lo que le pedía el trámite del encuentro: abrir la pelota cuando había espacios o usar su kick, que desorientó a los locales. “Pasámela bien, Palomo”, le decía el Negro.

Fue ese 19 de junio de 1965, en el Ellis Park de Johannesburgo, uno de los vestuarios más felices e históricos del seleccionado argentino de rugby. Fue el bautismo de Los Pumas. Nada más sería igual a partir de ese día…

Museo

Clasificado bajo Historia | el 28-11-2014 |

26

Atlético del Rosario, club pionero del rugby y del deporte en la Argentina, inauguró su Museo del Rugby. Gran noticia.

 

15

Clasificado bajo Historia, Pumas, Sensaciones, Videoteca | el 21-10-2014 |

40

La noche helada de Lens. Los 8 minutos de descuento interminables. La defensa heroica del ingoal. La salvajada de tackles de Phelan, Martin, Longo, Allub, Ledesma… El try de Albanese. El pié mágico de Quesada. El cambio táctico decisivo de Wyllie. El abrazo de Felipe Contepomi al árbitro. La carrera loca de Nacho Fernández Lobbe. La confianza del capitán Arbizu. La excitación de Pichot en la conferencia de prensa, contestando decenas de preguntas al mismo tiempo. Los jugadores caminando por el hotel a las 5 de la mañana, sin poder dormirse, sin querer dormirse. La montaña de fax sobre la mesa de la recepción (tiempos recientes de Internet, al menos para los argentinos). El teléfono del conserje sonando sin parar. Ayer se cumplieron 15 años de la histórica victoria de Los Pumas ante Irlanda, en el Mundial de 1999. La primera vez que llegaron a los cuartos de final. ¿Dónde lo vieron aquel partido? Lo revivimos.