Vital

Clasificado bajo Apuntes, Escenario, Pumas, Ventana Noviembre | el 15-11-2016 |

104

Los Pumas ya se entrenan en Edimburgo, a la espera de uno de los encuentros más importantes de una extensa temporada. Todavía resta la confirmación del equipo el próximo jueves, y el entrenador Daniel Hourcade aún aguarda la recuperación de Joaquín Tuculet y Ramiro Moyano (distensión muscular en la pantorrilla), quienes entrenaron diferenciado. Manuel Montero, que no estuvo entre los 23 ni ante Japón ni ante Gales, sufrió una molestia en la rodilla derecha, y se aguardará la recuperación en las próximas 24 horas. A partir de las 14 de Argentina los Pumas chocarán con Escocia, y sobran los motivos para definirlo como uno de los partidos más importantes del año:

  • Mejorar el juego: Los Pumas no han estado finos luego de los primeros 50 minutos ante los All Blacks, en Hamilton, salvo el partido con Japón, un rival inferior al argentino. A partir de ahí, el equipo mostró muchas falencias, y errores de concepto, que todavía no le permiten afianzar una idea.
  • Escocia, un gran rival: De la mano del neozelandes Vern Cotter, el Cardo ha evolucionado su juego. No tiene los nombres de Gales, pero si una estructura sólida, y la base de un buen equipo como Glasgow Warriors. A estos se le suman jugadores de gran presente en Inglaterra como Graig Laidlaw, Tim Visser y Sean Maitland, y la gran aparición de Huw Jones, centro de Stormers, y figura en la ajustada derrota ante los Wallabies.
  • Revancha: El 8 de noviembre de 2014, en Murrayfield, los Pumas jugaron uno de sus peores partidos en la era de Daniel Hourcade. El resultado final fue 41-31, pero pudo haber sido mayor. 13 de los jugadores del plantel que está en Edimburgo disputaron ese encuentro, y el sábado buscarán dejar una mejor imagen.
  • Ranking: Los Pumas se encuentran 8° en el ranking, mientras que Escocia está 9°, a la espera del sorteo en mayo del año que viene. Será un duelo calve entre dos rivales directos, aunque todavía resta un partido más de noviembre, y el 6 Naciones Europeo.
  • Ánimo: Una victoria ante Escocia, significaría un envión anímico importante para encarar de la mejor manera el último encuentro del año ante Inglaterra. En Twickenham, los Pumas intentarán derrotar al local (sólo lo hicieron en 2006), que desde que está Eddie Jones al mando ganó todo lo que jugó. Un equipo que revirtió las alocadas críticas luego de quedarse afuera de su Mundial, y con algunos retoques transmite mucha confianza, y hambre de ir por más. Lo demostró tanto con países del sur, como del norte.

NC

ABs016

Clasificado bajo All Blacks, Escenario, Imágenes | el 21-04-2015 |

70

Buen gráfico con el panorama hasta ahora de quiénes se quedan y quiénes se van de los All Blacks tras el Mundial. A propósito, Aaron Cruden se rompió la rodilla y no podrá jugar estar en Inglaterra ni en el debut ante Los Pumas, en Wembley.

ABs fuera

“Perfect” (Crónicas desde el Cedar-2)

Clasificado bajo Escenario, Pampas XV, Plar, Pumas, Pumas 7, Seniors, UAR | el 03-02-2015 |

69

“Come on”.

“Good”.

“Perfect”.

No estamos en ningún país del Reino Unido, sino en Champagnat, en Talar de Pacheco, en el Norte del conurbano bonaerense. La única voz que se escucha en esta mañana soleada y agradable del jueves 29 de enero del 2015 es la de Dan Richmond, ex hooker de Northampton y transformado en especialista del line. La UAR lo contrató para fortalecer esa formación, la más problemática en los últimos años y la más débil en 2014. Viene de entrenarlo al capitán Agustín Creevy en Worcester y estará toda la semana haciendo lo mismo con los Seniors Santiago Iglesias Valdez -viajó a Buenos Aires con ese fin-, Facundo Bosch y Julián Montoya, y los juveniles Gaspar Baldunciel, Ignacio Calles e Ignacio Orbán. El contacto local de Richmond es Emiliano Bergamaschi, integrante del staff de Los Pumas, quien lo sigue de cerca en cada movimiento, atendiendo lo que hacen los jugadores, transmitiéndoles los conceptos a los managers de los Cedar del resto del país que también llegaron hasta aquí por ese motivo y hasta haciendo de traductor para los pocos que no entienden el inglés.

Richmond se maneja básicamente con dos elementos: una pelota grande de plástico, de esas de playa, y el simil de amansadora para el line: un palo largo que en un extremo tiene una esfera de madera, parecida a la parte de la raqueta de ping-pong con la que se le pega a la pelotita. Con la primera trabaja la flexibilidad de los lanzadores; con la otra emula a los saltadores. En este jueves, el primer turno le corresponde a Iglesias Valdez. Cuando Richmond pide que lo llamen hace la seña de beber algo, seguido de una carcajada. Es que el apodo de Iglesias Valdez es “Porrón”. “Beer”, grita y se ríe cuando llega el tucumano. El inglés le hace varias correcciones al lanzamiento de la ovalada de quien formó parte del plantel Puma en la última gira de noviembre.

Le pregunto a Bergamaschi cuáles son los fundamentos más importantes que está incorporando Richmond: “Nos hace mucho hincapié en seguir el protocolo acordado. Lo que ha notado es que nos apuramos a veces en lanzar la pelota y eso nos lleva a perder la coordinación con los saltadores”.

– ¿Y en el entrenamiento físico? ¿No tiene que hacer el lanzador ejercicios diferentes, por ejemplo, a los de los saltadores? (Nota: la elite de la preparación física hoy trabaja sobre las necesidades físicas de cada jugador no sólo de acuerdo a su estructura muscular, sino a los puestos que ocupa y a su función en el juego).

– Sí, también ha marcado eso. Que trabajemos más en la flexibilidad que deben tener los lanzadores. Y que los jugadores incorporen la memoria muscular para cada movimiento que ensayan.

De todos los managers del Cedar que vinieron a Buenos Aires el que más interesado está en lo que ocurre es Ricardo Le Fort, responsable de la Región del NOA. Le tira su pasado de hooker, con pergaminos en Los Pumas y en aquel bravo seleccionado de Tucumán multicampeón del Argentino y ganador y peleador ante las potencias que visitaban el país. Por ejemplo, de aquella terrible con los Springboks, en noviembre de 1993, a la que los periodistas sudafricanos dieron en llamar “La Batalla de Tucumán”. Le Fort se ubica detrás del lanzador, en una tribunita -la única- de madera de cuatro escalones. A su lado está Rodrigo Martínez, quien filma todo, le pregunta luego a los jugadores qué sintieron y por último arma un compacto que queda a disposición de los entrenadores y también de los rugbiers si lo requieren. Nada de estos entrenamientos existían en los tiempos en que Le Fort arrojaba la pelota al line…

“Perfect,” repite Richmond ante distintos envíos de Bosch, uno de los nuevos Seniors. El hooker de CUBA acierta en el círculo de madera la mayoría de los intentos. Cuando el inglés le pregunta si tiene algún problema físico cuando nota un mal movimiento, Bosch le muestra la herida de la reciente operación en su hombro derecho. Pero el entrenador queda satisfecho con el trabajo. “Perfect, perfect”. Cuando Bergamaschi le pregunta si lo llama a Montoya, Richmond lo para en seco con un “No. Now, coffee break”.

…………………………………..

Bergamaschi, entrerriano de Estudiantes de Paraná, es un buen parámetro para mostrar en qué hubo evolución en la parte técnica dentro del plan de alto rendimiento de la UAR. Con pasado como jugador en el Bristol, Saracens y Worcester, todos de Inglaterra, recorrió casi todos los seleccionados, empezando en Juveniles junto a Bernardo Urdaneta, allá por 2010. Su llegada a Los Pumas fue parte de un proceso. Y vaya que resultó un signo positivo: es el gran responsable del excelente rendimiento que tuvo el scrum el año pasado. Es quien puso de nuevo en alto una marca de fábrica del rugby argentino. En silencio, con bajo perfil.

Es un recorrido que también, aunque con distintos condimentos, transitaron los que hoy están en los seleccionados: Daniel Hourcade, Raúl Pérez, Pablo Bouza, Martín Gaitán y Mauricio Reggiardo pasaron por Pumas, Pampas, Jaguares y Pumitas. O Nicolás Fernández Lobbe, que del Seven ahora será el coach de los Pumitas en el Mundial M20 en Italia. Distinto es el caso de Santiago Gómez Cora, quien por su conocimiento específico de la especialidad entró directamente como head coach del Seven.

Es que en los distintos Cedar del país hay un elemento esencial a construir, que es el del idioma del juego, que en tiempos de altísima competencia desequilibra ante iguales fuerzas físicas. Vale detenerse aquí. El jugador argentino mantiene un ADN que lo mamó en sus clubes. Es el que tiene que ver con superar la adversidad y dejar el alma en la cancha. De tanto escuchar desde chiquitos las historias de Los Pumas, cuando a uno le toca ponerse esa camiseta sabe que la celeste y blanca forma parte de la piel. Eso no se entrena; ya viene adentro. Y es un plus soberbio. Es el que apareció en el último partido con los franceses. Lo tenía desde el más joven, Tomás Lezana, hasta el más veterano, Juan Hernández.

Pero, claro, con la garra y la sangre ya no alcanzaba. Había que generar un nuevo lenguaje de juego. Como sucede en los clubes. El CASI de la Academia de los 50, el SIC del Veco de los 70 y 80 o el Hindú de ésta última década y media. Cada uno con su idioma de club. También lo tuvo el seleccionado, pero la base fue siempre el corazón. Ahora se está generando algo tan importante que lo acompañe. Con una gran virtud: se empieza desde Juveniles. Así, el que entra ya sabe lo que tiene que hacer; a qué hay que jugar. Ese idioma se profundizó con la llegada de Hourcade a Los Pumas.

Después viene todo el otro aprendizaje que tiene que ver con lo profesional: lo físico, la alimentación, el cuidado, el descanso. Lo que no dispone un amateur.

En todo ese proceso que arrancó en el 2009 con el Pladar hoy dejaron de pertenecer dos personas que tenían un rol importante: Urdaneta y Francisco Rubio. El tucumano hizo un trabajo brillante con los Juveniles. Los jugadores que estuvieron con él lo aman. Con Bergamaschi, por ejemplo, condujo una camada en la que ahora hay varios Pumas, como Tomás Lavanini, Iglesias Valdez, Facundo Isa y Matías Díaz, entre otros. Sorpresivamente, el año pasado lo mandaron a los Jaguares. Rubio fue el director nacional del Alto Rendimiento en todo este tiempo. ¿Qué pasó con ambos? Las explicaciones oficiales son que Urdaneta no era necesario porque de ahora en más habrá poca actividad para los Jaguares y que Rubio prefería otros aires (será el head coach de Liceo Naval). Sin embargo, distintas fuentes indicaron que sus salidas tuvieron que ver con choques con Hourcade.

El tucumano ganó poder dentro de la UAR por el juego y por los resultados que tuvieron Los Pumas en el 2014. Pero los dirigentes no sólo están encantados con él por este valedero motivo, sino porque, sea por cuestiones extra o deportivas, ya no figuran en el seleccionado jugadores que la dirigencia no quería ni ver, empezando por Patricio Albacete. Ya no hay reclamos, y un trabajo de pinzas que hizo la UAR con distintos sectores aledaños derivó en que las negociaciones por los contratos sean personales y que no habrá premio en dinero por ganar con Los Pumas, pese a que la UAR sí lo cobra de algunos contratos con sus sponsors. Se cortó con aquellos reclamos gremiales en grupo que tuvieron su pico máximo en la era de Agustín Pichot como capitán. Y, de alguna manera, en actual ese orden interno, que algunos prefieren llamarlo unidad, mucho tuvo que ver Hourcade.

…………………………………………………

Tan entrerriano de Estudiantes de Paraná como Bergamaschi es Javier Ortega Desio. En este jueves soleado y agradable apareció por Champagnat teñido de rubio. Me hace acordar a cuando hizo lo mismo con su pelo Martín Palermo. Pero el del tercera línea es más llamativo. Es un rubio furioso. Es el tema de la mañana. Le pregunto si se debe a alguna promesa o alguna apuesta perdida. Me contesta con un simple “Me agarró la loca”. Más tarde se extenderá algo más en una entrevista que le hizo Ceci Baran en su página Pick&Go. La pueden ver haciendo click aquí.

Como Bergamaschi en lo suyo, Ortega Desio también es un reflejo de lo que trasciende en el grupo de jugadores: la buena onda. Toda la mañana habrá risas, buen ánimo y, se nota, compañerismo. Muchos vienen entrenando juntos en el Plar desde Juveniles. Ortega Desio, quien el año pasado dejó el SIC para volverse a jugar en Estudiantes porque no podía resignar el dinero de su contrato, irrumpió en el último partido del Rugby Championship y en noviembre por las lesiones de Juan Leguizamón y Juan Fernández Lobbe. Y la rompió en los 4 partidos, try incluido a Escocia. Con pasado de tenista, a un tris de ser profesional de ese deporte, Ortega Desio es otra de las lindas historias que tiene el seleccionado. Y es un tipo al que siempre se lo ve sonriendo y de buen humor.

Con Ceci Baran somos los dos únicos periodistas esta mañana. Más tarde se agregarán Jero Tello y Daniel Salvatori, de A Pleno Rugby, quienes vienen especialmente para registrar notas y fotos del Seven, que a la noche se va a Nueva Zelanda. También está en acción el área de Prensa de la UAR. Mientras Rafael Laría me muestra las instalaciones de Champagnat, Tomás Bédouret entrevista, filma y fotografía al plantel de Pumas 7. Solo un dirigente de la UAR: Víctor Luaces, acompañado por otro Los Tilos, Pablo Cardinali.

En la sala de videos, con Yerman Fernández repasamos la intensa actividad que tendrán Los Pumas en éste año. No habrá Pensacola, sino una concentración en Sydney del 28 de junio al 10 de julio, para esperar ahí el debut en el Rugby Championship, ante los All Blacks, el 18/7, en Christchurch. Luego vuelta a la Argentina para enfrentar a los Wallabies, el 25, en Mendoza, y otro viaje, ahora a Durban, para chocar con los Springboks el 8 de agosto. Y de nuevo al país para un partido fuera de competencia con los Boks, en Buenos Aires, el 15.

El 1º de septiembre, Los Pumas viajarán a Inglaterra. El 5 enfrentarán al Leicester Tigers, en el partido homenaje a Matías Ayerza. Y, aquí lo sorprendente, no se quedarán en Inglaterra, sino que entre el 6 y el 13 estarán en Portugal, en un centro de entrenamiento que recomendó Hourcade. El 14 estarán de nuevo en Inglaterra y el 20 debutarán en el Mundial ante los All Blacks, en Wembley.

…………………………………………..

A la 1 de este jueves soleado y agradable vuelve a aparecer en escena Dan Richmond, quien mañana se dedicará a los saltadores. Ahora es el turno de Julián Montoya, el hooker de Newman que ya debutó en Los Pumas en la ventana de junio. La pelota vuela de nuevo.

“Come on”.

“Good”.

“Perfect”.

Mañana, tercera entrega. Las imágenes.

 

Tiempo (Crónicas desde el Cedar-1)

Clasificado bajo Escenario, Plar, Pumas, Pumas 7, Pumitas, Seniors, UAR | el 02-02-2015 |

31

Hay fechas que convienen recortar y guardar. En este caso, el lunes 19 de enero del 2015. Día de fuertes lluvias en buena parte de una Argentina que amaneció conmocionada por la noticia de la muerte del fiscal Alberto Nismam.  Pero lo que aquí va es que también es el día del comienzo de la actividad de los distintos jugadores seleccionados bajo la categoría Seniors en los 5 Centros de Alto Rendimiento (Cedar) de la UAR. Y éste no es un año más; es el año del Mundial. Primera vez, además, con doble competencia: Rugby Championship y Mundial. Año previo al Súper Rugby, para agregar otro porqué a la fecha del comienzo. Hay convocados 64 rugbiers dispersados en Champagnat de Talar de Pacheco, en el Parque San Vicente de Mendoza, en el Old Resian de Rosario, en La Tablada de Córdoba y en Los Tarcos de Tucumán, correspondientes a las Regiones Buenos Aires, Oeste, Litoral, Centro y NOA, respectivamente.

La lluvia en Buenos Aires no sé porqué me lleva al recuerdo del 1º de mayo del 2000. Lluvia como la de éste lunes 19 de enero del 2015. También en un club de rugby, pero en este caso Liceo Naval. Fecha y condiciones climáticas que marcaron el inicio de Marcelo Loffreda como entrenador de Los Pumas, en pareja con otra gloria del seleccionado, Daniel Baetti. Otros tiempos y no meteorológicos, precisamente. Se venía de la hazaña del quinto puesto en el Mundial de Gales 1999 y ya a esa altura el éxodo era imparable. Empezaba una nueva era. A los titulares de Los Pumas había que irlos a buscar a Europa, negociar con los clubes de allá -siempre en inferioridad de condiciones- rogando para que los cediesen en un calendario que, a lo sumo, ofrecía 6 test-matches por año. No nos estamos refiriendo al siglo pasado, sino a una década y media atrás. Hasta que se despidieron, luego del Bronce en 2007, Loffreda y Baetti nunca fueron entrenadores fulltime. El Tano trabajaba en Topper y en su profesión de ingeniero y Banana como médico en consultorios y hospitales de Rosario. Para ellos armar un plantel en una gira fue casi siempre un suplicio. Me quedan imágenes de jugadores a las apuradas poniéndose la ropa oficial antes de subirse al avión en Ezeiza. Me acuerdo del partido con los Lions en Cardiff, en el 2005. Una semana antes no podían juntar 23 porque se jugaba fuera de la ventana de la IRB… Lo que sí continúan son algunos dirigentes de ese entonces.

Pero volvamos al lunes 19 de enero del 2015. Kick-off para los Seniors con distintos testeos físicos. Lo mismo para 89 jugadores entre M20 y M19. Se pone en marcha la maquinaría y de eso se va a seguir ésta crónica y la que seguirá mañana.

………………………………………………….

Es jueves 29 de enero. La lluvia y el cambio de viento del miércoles trajeron el sol y 20 grados menos. En la sede que tiene Champagnat en Talar de Pacheco, alquilada por la UAR para su Cedar Buenos Aires, la mañana es lindísima. Es el mejor día desde que empezaron los entrenamientos. Ni punto de comparación con los agobiantes lunes y martes, con temperaturas que rondaron los 40 grados. Los jugadores no sólo vienen de su día de descanso, sino que hoy van a llegar más tarde de lo habitual (las jornadas arrancan a las 8) porque les toca un examen médico que no dista del apto que se le pide a cualquier jugador de rugby del país.

Son las 9 menos cuarto y está fresco en este enero de Buenos Aires. Martín Landajo y Santiago González Iglesias compiten, cada uno con su auto, a ver quién recorre más rápido el kilómetro que separa la Colectora de la Panamericana y la puerta de Champagnat. El medio scrum llega primero y lo festeja no bien baja de uno de los Jeep que varios jugadores disponen como parte del fuerte sponsoreo que goza el rugby argentino en su alta competencia. Es curiosa la figura de la llegada. Landajo es el único que sobrevive desde aquel primer entrenamiento del Pladar llevado adelante en la sede Pinazo de Belgrano, en el verano del 2009. González Iglesias, por su parte, es el único que jugó todos los torneos con los Pampas: las Vodacom de 2010, 2011, 2012 y 2013 y la Pacific de 2014.

Cuando empezó el Pladar, Landajo jugaba de apertura en el CASI, formando una gran pareja junto a Agustín Figuerola, quien, precisamente, era uno de los medio scrum de aquel primer Pladar. Más aún: Marta no viajó a la primera Vodacom y Figue, sí. “Cuando empezó todo esto yo sólo pensaba que el Pladar me sirviese para jugar mejor en el CASI. Ninguno de nosotros soñaba con Los Pumas. Los Pumas eran los de Europa; estaban muy lejos”, me dice Landajo antes de empezar la práctica de éste jueves. “Hoy -me agrega- todo es distinto. Los chicos quieren estar en el Pladar porque saben que desde ahí pueden llegar a Los Pumas. Antes se querían ir a Europa; ahora ven que quedándose acá quizá hasta tengan más chances”. Landajo terminó debutando como titular en Los Pumas recién en septiembre del 2012, ante Australia, en la Goald Coast, por la cuarta fecha del primer Rugby Championship.

Rete González Iglesias también se sorprende con todo lo que ha cambiado en tan poco tiempo. El conoce las entrañas del Pladar de sus pasos por Belgrano Pinazo, el SIC y ahora Champagnat. Lo del back de Alumni es una historia increíble. Doce meses atrás había decidido largar todo el rugby de alta competencia. Golpeado por la repentina muerte de su padre, el entrañabla Geny, y sin haber podido llegar en todo ese tiempo a su meta, que eran Los Pumas, pensaba dedicarse sólo a Alumni. Pero siguió y el 2014 fue su año consagratorio, con una actuación memorable en el Stade de France, jugando de 13 y deglutiéndoselo a Bastareaud.

Los tiempos. A veces parecen volar. En 2009, nomás, los pladares ni soñaban con jugar en Los Pumas. Los veían de lejos. En 2009, Facebook tenía 4 años de vida y Twitter, 3. Cambió tan rápido el panorama del seleccionado argentino de rugby como cambió la comunicación global, salvando las distancias. Cuando la charla ya incorporó más jugadores que escuchan a Landajo y González Iglesias, es hora de ir a la cancha. Uno de ellos dice: “Vamos a correr que para eso nos pagan”.

………………………………………………….

Champagnat está ubicado entre las rutas 202 y 197, a través de una calle que sale de la colectora de la Panamericana. Tiene dos canchas de rugby y dos de hockey. Salvo una de rugby, las otras 3 son de césped sintético. Los pladares usan 3 de ellas; la única que no pisan es la cancha grande de hockey. Las instalaciones se completan con un gimnasio (chico, pero bien equipado; tan chico que las 10 bicicletas fijas están afuera, en la galería), un vestuario, un consultorio médico, un salón comedor y otro salón que la UAR lo usa para reuniones y sesiones de video. No hay sombra posible. Si el sol pega no hay donde guarecerse. Pero es un lindo y amplio lugar. Con un movimiento que vale conocerlo. Una cosa es leer todo lo que genera la UAR con el alto rendimiento y otra cosa es verlo in situ. Es una estructura que contiene entrenadores, preparadores físicos, kinesiólogos, utileros, médicos, analistas de videos, prensa y administrativos, todos al servicio del plan que la UAR costea gracias a los fondos que le envía la ahora World Rugby. No es, vale recordarlo, un regalo de la ex IRB. La UAR se lo ganó por su condición de Tier 1 y acordó que ese dinero lo iba a utilizar en creación del Pladar y no en otra cosa, como lo pidió la FIFA del rugby. Pero esa plata -millones en libras esterlinas- se la ganó el rugby argentino. Y la inversión se nota viendo lo que sucede ahora en Champagnat, que se replica en El Parque San Vicente, en Old Resian, en La Tablada y en Los Tarcos.

Este jueves 29 de enero, hermoso, fresco, soleado, sin una nube, es un día especial, porque además de los Seniors y los M20 está el plantel completo de los Pumas 7, que por la noche viajará a Nueva Zelanda para disputar otras dos etapas del Circuito Mundial: la primera en Wellington y la segunda en Las Vegas. Por la tarde se unirán los chicos de M18. O sea, el movimiento es intenso. Salen jugadores desde todos los wines. Hay 50 entre Seniors, Pumas 7 y M20, más 20 de los staffs, que por esta semana incluye también a los responsables de los pladares de todo el país, ya que vinieron a Buenos Aires por la presencia de Dan Richmond, el inglés que fue convocado para trabajar las destrezas en el line. De ésto último tratará parte de la crónica de mañana.

Los Seniors van llegando en tandas. Algunos están retrasados porque aún no terminaron con sus exámenes médicos. La tarea empieza con un precalentamiento ordenado por Gonzalo Santos, quien lleva adelante la mayor parte de los trabajos físicos. Luego, los jugadores se someten a distintos esfuerzos de velocidad, registrados con una máquina que les mide el tiempo. En un pique se queda en una pierna Lucas Martínez, pilar de Lomas, debutante Senior. Tiene que irse con el médico. No volverá. Manuel Montero mete un tiempo que lo festeja todo el grupo.

Luego viene la parte de destrezas, controladas por Martín Gaitán, entrenador de los Pampas, y Germán Fernández, hombre clave en el staff de Los Pumas. Yerman es palabra santa para los jugadores. Gaitán, en realidad, es mucho más que el entrenador de los Pampas y se notará en ésta mañana. Camina la cancha dando indicaciones con los Seniors, con los M20 y con el Seven. Está a cargo de todo lo que es el juego. No saldrá de la cancha grande de rugby de césped sintético en toda la mañana. A propósito del sintético: entrenarse acá ha facilitado enormemente la adaptación para cuando Los Pumas viajan al exterior, ya que siempre practican en ese tipo de canchas.

Además de Gaitán también están otros miembros de ex staffs de Los Pumas, como Mauricio Reggiardo, el Campeón Sergio Carossio y Maxi Marticorena (estos dos últimos del Bronce 2007), quienes están especialmente con los Juveniles. Gaitán y Reggiardo habían renunciado junto a Santiago Phelan y Fabián Turnes antes de la ventana de noviembre de aquel convulsionado 2013. Phelan se sabía que no seguía. La UAR rápidamente volvió a contratar a Gaitán y a Reggiardo, aunque en distintas funciones. El que nunca volvió fue Turnes, a quien la dirigencia, encabezada por Agustín Pichot, no quería. Por lo bajo, lo acusaban de tomar partido por Patricio Albacete y de filtrarle a la prensa las internas del plantel. La movida de ese octubre lo quitó del camino.

……………………………………..

Cuando los Seniors se van al gimnasio (también usan la cancha sintética más chica para entrenar al aire libre) y desde el salón retumba el reggaeton, a la cancha principal entran los Seven y vuelven los M20, que antes habían pasado por el gimnasio. Son 45 minutos de fierros. De ahí, a la única cancha de césped natural, que todavía está muy pesada por la lluvia de ayer. Mientras, Santiago Gómez Cora dirige en otro lugar todos los movimientos de los Pumas 7. Es el mediodía y más de la mitad del staff aprovecha para almorzar. Muchos de ellos seguirán trabajando a la tarde.

La parte física en la cancha de césped es intensa. Los más nuevos no puede con su alma en los últimos ejercicios coordinados por Santos y ordenados por dos preparadores físicos que están invitados esta semana a colaborar.  Mientras todos corren, Facundo Bosch y Bruno Postiglioni están sentados en uno de los ingoales, agarrados en tomas de lucha. Son minutos y minutos en la que luchan cuerpo a cuerpo.

A la una y media, los Seniors terminan la rutina. Algunos aprovechan para arreglar con un administrativo de la UAR cuestiones relacionadas con las becas, como, por ejemplo, los convenios para estudiar en distintas Universidades. Las becas no las paga sólo la UAR, sino el Enard (gran aporte por haberse reintegrado el rugby al movimiento olímpico), y no incluyen sólo dinero, sino convenios para estudiar, medicina prepaga, telefonía móvil y algún otro beneficio. Los jugadores se entrenan por la mañana lunes, martes, jueves y viernes y tienen libre por la tarde y todo el miércoles.

A esa hora el sol ya pega muy fuerte. Los jugadores se van dispersando. En un costado, sentados, charlan 3 de los 4 medio scrums: Tomás Cubelli, Felipe Ezcurra y Marcos Bollini. El cuarto, Martín Landajo, ya se fue. “Me tengo que ir antes”, avisó mientras corría a su Jeep. El primero del Pladar en un rato iba a ser el primero en firmar el contrato con la UAR hasta 2017 inclusive. Síntoma de otra era, de otro tiempo.

* Mañana, segunda entrega.