Fin

Clasificado bajo Análisis, Inglaterra, Pumas, Sensaciones, Ventana Noviembre | el 26-11-2016 |

85

Los Pumas cerraron un año traumático, con una derrota por 27-14 ante Inglaterra. Jugando prácticamente todo el partido con un hombre más, por la temprana expulsión del wing Elliot Daly , el equipo argentino mostró otra floja versión, y se fue con tres derrotas en tierras británicas. En un año totalmente nuevo para nuestro rugby, habrá que corregir muchas cosas para progresar en el juego.

En unos primero diez minutos que pasó de todo, se pudo haber modificado el rumbo del encuentro: A los 4 fue bien expulsado Elliot Daly por una carga imprudente hacia Leonardo Senatore, que se vio obligado a dejar la cancha en su vuelta como titular al equipo. Además, Santiago González Iglesias, otro que volvía al XV salió lesionado a los 7 minutos, mientras que Juan Martín Hernández, con un temprano golpe en la cabeza pudo seguir y jugar en encuentro completo. Inglaterra, único seleccionado de primer nivel invicto en el año, llegaba como claro candidato a llevarse el duelo, pero la temprana expulsión condicionó su favoritismo, y emparejó la cuestión. Aún así, la Rosa se las ingenió para dominar el trámite. Con un gran estratega como Eddie Jones en el banco de suplentes, Inglaterra escondió sus debilidades, y con una defensa brillante jugó al error de los Pumas, que volvieron a mostrar falencias, y un desgaste mental y físico. Además de la defensa, el local ejecutó de manera excelente con el pie, complicó todas las pelotas aéreas, usó bien el maul, y fue claro dominador del breackdown, un arma fundamental en el partido. Con jugadores como Courtney Lawes, Chris Robshaw, Dylan Hartley, y la figura del partido Tom Wood, Inglaterra se hizo fuerte en esa faceta, y dejó en claro la convicción que tiene el equipo, y porque es uno de los mejores del mundo.

Los Pumas no encontraron los caminos para lastimar a su rival, y apenas tuvieron algunos destellos entre el final del primer tiempo, y el inicio del segundo. Varios buenos empujes en el scrum, provocaron la amarilla de Dan Cole (esos 10 minutos también salió Wood), y el try de Facundo Isa, nuevamente una de las figuras de los Pumas. Ante 13 jugadores el equipo argentino fue superior, y en los primeros minutos del complemento Santiago Cordero llegó al try después de una fantástica jugada colectiva. El resto del partido, los Pumas volvieron a cometer los mismos errores que no les permiten progresar: Flojo uso del pie, malas decisiones, y el aspecto que ya es un dolor de cabeza, la indisciplina. En total cometieron 17 penales, una barbaridad teniendo en cuenta que tuvieron más del 65% de la posesión de la pelota. La defensa, un punto en el que se había mejorado ante Gales y Escocia, también volvió a fallar: Los Pumas realizaron 53 tackles, pero erraron 17. Juan Martín Hernández, que después de varios partidos se volvió a poner la 10, tuvo un mal rendimiento y cometió muchos errores y pérdidas. Matías Orlando, de buenas producciones como centro, no se termina de afianzar como wing. La expulsión de Enrique Pieretto, sin duda la peor imagen de la tarde de Twickenham.

Isa

Dentro del flojo encuentro, hubo también aspectos positivos, e individualidades que mantienen un nivel parejo. El line poco a poco se consolidó, y hoy es arma confiable del seleccionado. El scrum en el final del primer tiempo fue excelente, ante un rival con jugadores de categoría. Con los cambios en la segunda parte, Inglaterra fue superior en esa faceta. Agustín Creevy tuvo una muy buena producción liderando desde el juego, al igual que dos jóvenes llamados a hacer historia en los Pumas: Facundo Isa y Pablo Matera, posiblemente los dos mejores jugadores del año entre Jaguares y Pumas. Además, se vieron algunas cosas positivas de Matías Moroni, Javier Ortega Desio, los minutos que estuvo Tomás Lezana, y las buenas intenciones de Juan Pablo Estelles, una gran variante pensando en 2017.

Estelles

Ya habrá tiempo para hacer un análisis más profundo de lo que fue este difícil año para el rugby argentino. Un claro retroceso en el juego, giras y partidos mal planificados, pero también la aparición de buenos jugadores, que se afianzaron en el seleccionado, y le pueden dar mucho al equipo en los próximos años.

Declaraciones

NC

Crédito Fotos: Prensa UAR, England Rugby

Mañana

Clasificado bajo Análisis, Pumas, Ventana Noviembre | el 25-11-2016 |

31

Algunos apuntes para el test de mañana.

+ Flashback a noviembre del 2014, también último partido del año. Al Stade de France, en París, los Pumas llegaron golpeados -dura derrota con Escocia, muy pálida victoria ante Italia- ante una Francia netamente favorita, que venía invicta. Había miedo de goleada, pero en la cancha el equipo fue furioso como en los viejos tiempos, y golpeando cuando había que golpear. Usando mucho el pié (4 drops) y obligándolo a Francia a salirse del libreto, a ahogarlo en su propio campo y desnudándole un flojo contraataque. Fue, se recuerda, un triunfo magnífico que descomprimió y permitió un 2015 como lo que fue.

+ Las circunstancias del test de mañana en Twickenham son similares a las de dos años atrás en París. Sólo apremia esta vez el asunto del ranking. Los Pumas necesitan un triunfo y no por el ranking, sino para las cabezas de todo el plantel, agotadas a esta altura del cierre de un año que resultó más traumático de lo que se preveía. Mañana hay que cambiar el chip del juego. No significa eso ningún paso atrás en las convicciones. Se trata de ser inteligente y de buscar la mejor variante. Inglaterra, que tiene al mejor entrenador del mundo, ya debe tener estudiado cada movimiento, pero no la sorpresa y esta vez la sorpresa es hacer algo distinto a lo que se intentó todo el año.

+ Hay que jugarle a las espaldas de los ingleses. Poner la pelota bien lejos. Es el momento, con Hernández de 10 (cabeza levantado, uno de los mejores kicks tácticos del mundo), de usar el pié todo lo que sea necesario. Jugar como un test de los de antes. Con miedo, que es el mejor remedio para los Pumas y el peor veneno para sus rivales.

+ Hay que tacklear a mansalva y cuidar la pelota. Hay que mirar aquella noche magnífica de 2014 en París.

+ Es un partido de extremo peligro por múltiples razones. Inglaterra pone lo mejor y está en el mejor momento de los últimos años, y una goleada en contra podría ser contraproducente con vistas al futuro. Pero hay un hueco para confiar en plantar bandera en el juego y, porqué no, llevarse una victoria. ¿Por qué? Porque hay que confiar en que los Pumas son capaces de hacerlo.

JB

 

Falencias

Clasificado bajo Análisis, Escocia, Pumas, Sensaciones, Ventana Noviembre | el 19-11-2016 |

290

Los Pumas cayeron 19-16 y dejaron una mala imagen ante una Escocia que se llevó un partido increíble. En un final infartante, donde el equipo argentino cometió muchísimas distracciones, el Cardo se quedó con la victoria gracias a un penal de Greig Laidlaw, que minutos antes había fallado uno. El sábado que viene, en Twickenham, los Pumas cerrarán un año difícil ante Inglaterra.

Desconcierto total. Los Pumas tuvieron unos últimos minutos plagados de errores y malas decisiones, y le dieron muchas chances a Escocia para llevarse el triunfo. El equipo que dirige Daniel Hourcade tuvo algunos buenos lapsos en el segundo tiempo, pero no termina de afianzarse, y se lo ve muy desgastado y sin confianza. El amor propio de los jugadores está fuera de discusión. Lo que está fallando es no darle más flexibilidad a un plan de juego, y la falta de criterio en la toma de decisiones. Los Pumas cometen errores infantiles en lugares de la cancha donde es muy peligroso, y al igual que en el duelo ante Gales, no pudieron imponer condiciones. Ambos equipos le ensuciaron los rucks, le enlentecieron el traslado de la pelota, y los dos partidos en tierras británicas se jugaron al ritmo de los locales.

Una de las razones por la cual los Pumas pudieron tener algunos buenos momentos, fue a través del scrum. Uno de los aspectos flojos a lo largo de la temporada, hoy rindió de excelente manera. La defensa también fue sólida, ordenada, y por momentos agresiva. La línea de backs estuvo descoordinada, cometió varias pérdidas, y dependió mucho de los destellos individuales de Juan Martín Hernández. El centro formado en Deportiva Francesa intentó siempre, y dibujó una asistencia de lujo para que Matías Orlando anotara la única conquista de su equipo. El tucumano, que ha evolucionado notablemente esta temporada alternó buenas y malas: Fue el más desequilibrante en ataque, pero también sufrió pérdidas, y falló el tackle que terminó en la conquista de Sean Maitland. La potencia de Pablo Matera y el buen trabajo de Matías Alemanno (otro de gran evolución) Lucas Noguera Paz y Ramiro Herrera, fueron algunos de los puntos altos de unos Pumas que repiten errores y les cuesta ser consistentes. Los tres del fondo estuvieron muy desconcentrados, y llama la atención el bajo nivel de Santiago Cordero, una de las últimas grandes apariciones del rugby argentino, que hoy no atraviesa un buen presente. Facundo Isa no pudo romper tackles como en los últimos encuentros, y Nicolás Sánchez, que hoy en su partido 50 con la camiseta de los Pumas pasó a Gonzalo Quesada en la tabla de goleadores, tampoco estuvo fino en las decisiones.

El extenso año se cerrará el próximo sábado ante Inglaterra. Hoy parecería una hazaña intentar superar a un equipo maduro, que bajo el mandato de Eddie Jones se reinventó, y no sólo ganó todo en el año, sino que evolucionó mucho en su juego, y al contrario de los Pumas transmite mucha confianza, y está convencido de lo que hace. El principal objetivo argentino será hacer un lavado de cabeza, una fuerte autocrítica, y renovarse para llegar de buena manera al choque con el mejor equipo de Europa.

Declaraciones

NC

Crédito Fotos: Scottish Rugby

Imprecisos

Clasificado bajo Análisis, Gales, Pumas, Ventana Noviembre | el 12-11-2016 |

152

Los Pumas cayeron ante Gales por 24-20 en el estreno de la Gira por las islas Británicas. El conjunto argentino se mantuvo siempre cerca en el marcador, pero lejos en el juego, y sufrió una derrota ante un rival superior. La semana que viene será el segundo desafío ante Escocia, que estuvo cera de derrotar a los Wallabies, pero cayó sobre el final.

Esta vez hubo efectividad, pero no precición. Los Pumas fueron superados por Gales, pero acertaron las jugadas que produjeron, y defendieron bien su propio ingoal. Además del mal control de pelota, sufrieron en otros items fundamentales: La indisciplina y el scrum. En total cometieron 15 penales, y le simplificaron las acciones al rival, que careció de creatividad en ataque, pero fue sólido en el juego sucio, y se llevó una victoria clave, ya que venía de una goleada dura ante los Wallabies.

Los Pumas no pudieron hacer pie en los primeros 40 minutos. Gales tuvo la iniciativa, y dominó de punta a punta la primera mitad, pero sólo se fue arriba por 6-3 por dos cuestiones: las pocas variantes ofensivas, y la capacidad de los Pumas para defender cerca de su ingoal. En esa primera parte, los dirigidos por Rob Howley tuvieron posesión, pero no pudieron aprovechar las deficiencias del equipo argentino para salir de su propio ingoal. Entre algunos knock on, malas decisiones, y patadas flojas, los Pumas se vieron acorralados en esos 40 minutos, y con el ingreso de Enrique Pieretto por la amonestación a Ramiro Herrera, pudieron robar un scrum, respirar, e irse sólo abajo por tres puntos de diferencia.

Matera

En la segunda mitad, los conducidos por Daniel Hourcade se soltaron un poco más, tuvieron más la pelota, aunque sin mucha claridad: El Dragón, a través de su extraordinaria tercera línea compuesta por Sam Warburton, Justin Tipuric y Ross Moriarty, una de las grandes apariciones del rugby galés, logró ensuciar cada ruck y enlentecer todas las pelotas. También los dos segundas líneas, Luke Charteris y Alun Wyn Jones fueron claves en ese aspecto. El wing Liam Williams, de excelente año fue uno de los factores de desequilibrio en el local. En los últimos 40 minutos, los Pumas tuvieron apenas algunas pinceladas de Martín Landajo, hombre importante en el complemento: dibujó una gran jugada para habilitar con el pie a Juan Martín Hernández, y anotó el segundo try, luego de la salida de un ruck. Algunos puntos altos, además del segundo tiempo del medio scrum formado en el CASI, fueron Pablo Matera, de gran retorno, La defensa agresiva de Facundo Isa y Matías Orlando, y el propio Hernández, un jugador que si está bien, hace la diferencia.

121116 Wales v Argentina

La gira por las islas recién empieza. El sábado que viene será el turno de enfrentar a Escocia, un rival que ha evolucionado mucho de la mano de Vern Cotter, y hoy estuvo a punto de vencer a los Wallabies. Será un partido vital, no sólo para mostrar mejoras en el juego, algo muy importante, sino por ser un rival directo en la pelea por quedar en el lote de los segundos países, de cara al sorteo del Mundial de Japón.

Declaraciones

NC

Crédito Foto: Prensa UAR

Contundencia

Clasificado bajo Análisis, Apuntes, Japón, Pumas, Test-matches, Ventana Noviembre | el 05-11-2016 |

148

Los Pumas arrancaron con el pie derecho la Ventana de Noviembre: golearon a un débil Japón por 54-20, mostraron algunas mejoras en el juego, y llegan de buena manera a la gira por Europa, el tramo más exigente de este mes.

Matías Moroni

Los Pumas tuvieron creatividad en ataque, solvencia en defensa, y contundencia en la segunda etapa, para llevarse un duelo en el que fueron muy superiores a un Japón que no contó con varios jugadores importantes en su estructura. El equipo de Daniel Hourcade, que puso casi todo lo mejor en cancha con la mira puesta en el tan mencionado ranking de cara al Mundial que se desarrollará en el país asiático, impuso condiciones, y fue eficaz a la hora la definición. Además, mejoró algunos aspectos del juego como el compromiso defensivo y el scrum, dos de las debilidades que habían manifestado a lo largo de la temporada. El seleccionado también resolvió de manera simple el line, una formación que en algunos encuentros fue un problema, pero en general se ha manejado correctamente. Si bien Japón es un rival de menor categoría, con muchas limitaciones sobre todo en la organización defensiva, es una actuación positiva para el equipo argentino, y viene bien para la cabeza cortar una racha negativa de cuatro derrotas consecutivas.

Lo mejor de los Pumas se vio nuevamente en el plano ofensivo. Las buenas combinaciones de los backs, variando también con los ángulos de carrera de algunos forwards como Tomás Lezana (gran retorno), Agustín Creevy, Javier Ortega Desio y Facundo Isa, liquidaron a Japón, que nunca pudo encontrarle la vuelta al partido. Sin embargo, el exceso de pases en el contacto, y las intenciones de darle sistemáticamente continuidad al juego, muchas veces termina perjudicando al equipo de Daniel Hourcade, que sufre demasiadas péridas de posesión. Todos los tries llegaron por afuera: Matías Moroni (2), Santiago Cordero (2), Nicolás Sánchez (2) y Tomás Cubelli, arribaron al ingoal. El apertura tucumano finalizó con 29 puntos, su récord con la celeste y blanca (superó los 25 que había logrado ante Tonga en el Mundial). Matías Orlando, un jugador que ha evolucionado mucho con respecto a años anteriores estuvo imparable, y fue uno de los puntos más altos junto a Lezana, Moroni, Martín Landajo, y Ortega Desio.

Agustín Creevy

Con esta victoria, los Pumas quedaron 7° en el ranking, aunque el mes el largo, y todavía queda lo más complicado por delante. Gales, que hoy tendrá una prueba de fuego ante los Wallabies, será el primer desafío en Europa. Con Pablo Matera y Juan Martín Hernández, dos hombres vitales seguramente disponibles, Daniel Hourcade contará con casi todas sus mejores cartas (los únicos “titulares” lesionados son Nahuel Tetaz Chaparro y Tomás Lavanini) para el choque que se desarrollará en el Millenium de Cardiff.

NC

Crédito Fotos: Prensa UAR

Balance

Clasificado bajo All Blacks, Análisis, Balance, Números, Pumas, Rugby Championship, Springboks, Wallabies | el 12-10-2016 |

82

Se fue una nueva edición del Rugby Championship, la 5° desde que está Argentina en la mejor competencia de selecciones del hemisferio sur, y los Pumas mostraron algunos avances en el juego, aunque también varios retrocesos que no le permiten afianzarse. Aún queda mucho camino por recorrer, y el equipo de Daniel Hourcade deberá ajustar varios puntos para meterse de lleno entre los mejores. En noviembre habrá cuatro partidos claves, de cara al sorteo del próximo Mundial, el principal objetivo de los Pumas.

UAR/Rodrigo Vergara

De menor a mayor. Ese fue el recorrido de los Pumas en este Rugby Championship. Luego de una difícil adaptación en el Super Rugby, y una irregular Ventana de Junio, el seleccionado nacional tuvo un buen arranque de torneo. Fue superior a los Springboks en ambos partidos, aunque por errores propios no pudo quedarse con el primer encuentro disputado en Nelspruit. Luego jugó unos excelentes primeros 50 minutos en Hamilton, y en los últimos 30 se quedó sin nafta, y fue arrasado por los All Blacks. La peor versión del equipo argentino se vio en los duelos con los Wallabies, donde sufrieron muchísimos errores de concepto, y no tuvieron opciones ante un conjunto que no atraviesa su mejor momento. El partido de local, ante los campeones del mundo tampoco tuvo equivalencias. Un aluvión negro en los últimos 15 minutos del primer tiempo liquidó el encuentro, aunque se mejoró la imagen en el complemento, y con mucha valentía y amor propio se logró descontar.

Los números (algo no determinante, pero si que da indicios) de los Pumas en el torneo, dan una muestra de lo que ha sido el juego: un equipo totalmente abocado al ataque, con una clara intención de jugar la pelota con las manos: fueron los que más carreras realizaron y más pases en el contacto tuvieron, y en comparación a los Wallabies y a los Springboks, sacando a los All Blacks porque están realmente en otro nivel, son los que más quiebres hicieron, y más metros con la pelota corrieron. En relación con los otros Rugby Championship, este fue el torneo en el que más tries realizaron (11). Que Argentina sea el equipo que menos uso el pie en el torneo, también grafica lo que intenta hacer Daniel Hourcade con sus jugadores. El desgaste que tuvieron en ataque, lo sufrieron al quedar muy descompensados a la hora de defender. Los Pumas son el equipo con peor porcentaje en tackles, con menos del 80% realizados. Además, les anotaron 27 tries, la máxima cantidad en un torneo. Según el medio nozelandes, NZ Herald 19 de esas 27 conquistas vinieron de jugadas de tres o menos fases.

Uno de los problemas que sigue teniendo este plantel es la toma de decisiones, y el manejo las distintas situaciones de juego, algo que irá de la mano con la madurez de un equipo que aún es joven. Esta claro que la base todavía es corta, y las fatigas y las lesiones son parte del rugby, por lo que habrá que buscar otras alternativas para competir con equipos con una lista de jugadores elegibles mucho más amplia.

En este Rugby Championship algunos  jugadores levantaron el nivel y se afianzaron con la Celeste y Blanca. Javier Ortega Desio, Matías Alemanno y Matías Orlando sumaron más minutos que lo habitual, y se convirtieron en buenas variantes. Facundo Isa, Pablo Matera, Agustín Creevy, Joaquín Tuculet, Martín Landajo, Nahuel Tetaz Chaparro y algunos chispazos de Santiago Cordero, fueron los baluartes y el sostén de un equipo que no logró dar ese “paso adelante”, y conseguir dos victorias en el torneo, el objetivo que habían manifestado los protagonistas antes de que arranque la primera fecha. Está claro que esos triunfos llegarán en consecuencia a las mejoras en el juego.

El scrum sigue siendo una cuenta pendiente, y el line en general se ha mejorado. Otro punto en el que se ha evolucionado en este torneo es la disciplina: Los Pumas no fueron el equipo más penalizado, y además sólo sufrieron dos tarjetas amarillas.

Los Rivales

Los All Blacks pusieron en manifiesto la gran diferencia que hay con el resto de los seleccionados. Golearon a todos sus rivales, le sacaron 17 puntos a los Wallabies en la tabla de posiciones, y evolucionan día a día un nivel que parece inmejorable. El único encuentro del año en el que no consiguieron punto bonus fue el segundo duelo de junio ante Gales, en Wellington. Igualaron su propio récord de 17 victorias en fila, y seguramente lo superarán. Se habla mucho de las variantes en ataque de los All Blacks, y sus 38 tries en el torneo (la máxima cantidad en los 5 años), pero los dirigidos por Steve Hansen hicieron también de la defensa una de sus fortalezas: Sólo recibieron 5 tries. La única estadística en la que están últimos, es en la de porcentaje de envíos a los palos con 66%, lo más flojo que tiene el fantástico Beauden Barrett, uno de los hombres del momento.

UAR/Rodrigo Vergara

Los Wallabies se recuperaron con tres victorias en los últimos cuatro partidos, pero aún así no levantan vuelo luego de la humillante serie de junio, en la que perdieron como local los tres encuentros ante Inglaterra. Si bien sufrió muchas bajas, el equipo de Michael Cheika no se parece ni un poco al que llegó a la final del mundo el año pasado. El mal rendimiento de sus franquicias en el Super Rugby, la no conformación de una pareja de medios estable, y el bajo nivel de varias de sus principales figuras (Stephen Moore, Israel Folau, Scott Fardy, Tevita Kuridrani, entre otros) son algunas de las razones por la cual los Wallabies aún están lejos de un rendimiento óptimo.

Lo de los Springboks pasa más por una crisis de identidad. El entrenador Allister Coetzee lleva nueve encuentros en el seleccionado, y todavía no se sabe el estilo que pretende introducirle a su equipo. Además, dejó de lado las banderas del histórico rugby sudafricano, lo que valió las críticas de varias leyendas los Springboks. Cuando parecía que el seleccionado africano iba a apoyarse en los Lions, de un juego de de alto vuelo en el Super Rugby, el equipo mostró varios retrocesos. Las desconcentraciones de los Pumas en Nelspruit, y el pie de Morne Steyn frente a los Wallabies, en Pretoria, le permitieron sumar dos triunfos en el Rugby Championship.

Números

Equipos

Tries: Nueva Zelanda 38, Australia 13, Argentina 11, Sudáfrica 8

Quiebres: Nueva Zelanda 107, Argentina 66, Australia 47, Sudáfrica 40

Carreras: Argentina 781, Nueva Zelanda 747, Australia 545, Sudáfrica 497

Metros con la pelota: Nueva Zelanda 3712, Argentina 2829, Australia 2280, Sudáfrica 1643

Defensores superados: Nueva Zelanda 182, Argentina 134, Australia 92, Sudáfrica 83

Tackles (%): Nueva Zelanda 90.0, Sudáfrica 83.4, Australia 82.6, Argentina 79.6

Lines (%): Sudáfrica: 93.2, Nueva Zelanda: 91.0, Argentina 89.2, Australia 80.8

Offloads: Argentina 115, Nueva Zelanda 106, Australia 49, Sudáfrica 46

Rucks (%): Argentina 96.0, Nueva Zelanda 95.0, Sudáfrica 95.0, Australia 91

Penales: Australia 70, Argentina 61, Nueva Zelanda 60, Sudáfrica 55

Tarjetas amarillas: Australia 6, Nueva Zelanda 4, Sudáfrica 3, Argentina 2

Kicks en el partido: Sudáfrica 151, Nueva Zelanda 119, Australia 116, Argentina 105

Kicks a los palos(%) : Argentina 82.4, Australia 72.4, Sudáfrica 72.2, Nueva Zelanda 66.00

Jugadores

Tries: Ben Smith e Israel Dagg 5, Julian Savea, Ryan Crotty, TJ Perenara, Beauden Barrett 4

Puntos: Beauden Barret 81, Bernard Foley y Nicolás Sánchez 53

Tackles: Michael Hooper 72, Teboho Mohoje 65, Warren Whiteley 64

Carreras: Facundo Isa 85, Beauden Barrett (70), Pablo Matera 69

Quiebres: Ben Smith 13, Samu Kerevi 12, Julian Savea e Israel Dagg 11

Defensores superados: Beauden Barrett 24, Ben Smith 22, Facundo Isa 19

Lines ganados: Kieran Read 24, Pieter-Steph Du Toit 22, Dean Mumm 20

Metros con la pelota: Beauden Barrett 395, Ben Smith 390, Julian Savea 378

Offloads: Martín Landajo e Israel Folau 13, Anton Lienert-Brown y Pablo Matera 11

 

NC

Crédito Fotos: Prensa UAR

Oficio

Clasificado bajo Análisis, Clubes, Top 14, URBA, URBA Top 14 | el 08-10-2016 |

17

Como en la Final del Nacional de Clubes del año pasado, Hindú derrotó con una patada en la última jugada a Newman, y se metió por 5° vez consecutiva en la final del rugby de Buenos Aires. Esta vez el conjunto de Don Torcuato lo superó por 25-24, con un penal de Joaquín Díaz Bonilla, y definirá el título el sábado que viene, ante el ganador de Belgrano-San Luis que juegan mañana.

Hindú vs. Newman - Semifinales URBA Top 14

La historia se volvió a repetir. Si Hindú queda con vida, es un peligro para el rival que lo enfrenta. Y otra vez el que lo volvió a sufrir en un partido decisivo fue Newman, que tuvo oportunidades para cerrarlo, pero dejó con chances al equipo que mejor juega en la Argentina, y que está nuevamente en la final del Top 14. Fue un partido por debajo de las expectativas que había en la previa, ya que se enfrentaban dos de los equipos que más proponen. Pero ambos estuvieron poco precisos y cometieron muchos errores, lo que se transformó en un duelo cerrado y con pocos espacios. Más allá de esto, los dos se las arreglaron para elaborar muy buenas jugadas, y marcar muy lindos tries en una gran tarde de rugby en el CASI. El que golpeó primero, luego de un intercambio de patadas de Gonzalo Gutiérrez Taboada y Joaquín Díaz Bonilla, fue el Cardenal, después de una jugada de segunda fase que llegó a las manos de Agustín Gosio, y el experimentado wing tiró un sombrerito, y logró abrir el partido. En el primer tiempo, Newman se pudo hacer fuerte en un aspecto que mejoró notablemente este año: la defensa. Mediante esta defensa, pudo presionar y forzar errores de Hindú, que no tuvo el brillo de otros partidos, pero demostró el oficio en estas instancias. A falta de tres minutos para el final, el joven Federico Graglia dibujó una jugada fantástica, y le cedió el try a Bautista Ezcurra, que volvió al primer equipo de gran manera.

En esa primera etapa, el dominio de la pelota y del territorio fue del último campeón, pero en la segunda mitad, el trámite cambió. Newman logró tener más pelotas para atacar, tuvo algunos buenos quiebres, como el del Florencio Llerena que terminó en el try de Jason Bruchou, pero no tuvo la efectividad para cerrar el partido, y lo terminó sufriendo. A esa falta de definición, el Cardenal se vio muy superado en otro aspecto del juego: el scrum. Hindú se hizo muy fuerte en esa faceta, y los dos tries en la segunda parte llegaron por esa vía. Esto es una de las grandes virtudes que tiene el campeón. Al manejar todos los aspectos del juego, puede lastimar a sus rivales de distintas formas. Esta vez fue por intermedio del scrum, una formación que Newman también había sufrido hace dos semanas ante Regatas. Otro de los puntos flojos del Bordó, fue la indisciplina: En total cometió 15 penales, y vio dos tarjetas amarillas (Alberto Porolli y Matías Freyre).

Newman tuvo varias oportunidades para sumar en el segundo tiempo, pero falló en algunos detalles de la definición. Aun así, sacó coraje cuando parecía que se le escapaba, y Gutiérrez Taboada metió un penal faltando 2 minutos, que al igual que hace dos semanas, tenía olor a decisivo. Pero Hindú siempre tiene otra más. La mentalidad ganadora, y la personalidad del equipo volvió a salir a la luz, y el conjunto de los hermanos Fernández Miranda consiguió un penal que Tito Díaz Bonilla no desperdició. El 10 no tuvo su habitual lucidez durante los 80 minutos, pero aprovechó su oportunidad de transformarse nuevamente en el héroe de su equipo con una tremenda conversión. Ante la falta de recambio en el puesto de apertura en el seleccionado nacional, Díaz Bonilla muestra día a día el carácter y el talento necesario para tener una oportunidad. Otros que tuvieron una buena producción en la tarde del CASI, fueron los tres primeras del Elefante, más el liderazgo de Gonzalo Delguy, y la potencia y solidez de sus dos centros, Bautista Ezcurra y Severiano Escobio, que poco hicieron extrañar a Hernán Senillosa.

Hindú vs. Newman - Semifinales URBA Top 14

Newman cerró otro buen año, pero otra vez quedó al borde de la final. En esta oportunidad no llegó con la candidatura de otras temporadas, algo que le quitó presión, y pudo jugar a un nivel similar de lo que produjo durante el año. En el Bordó hay un recambio generacional y muchos chicos nuevos, pero el buen nivel de todas sus divisiones del plantel superior lo hacen mantenerse competitivo año tras año. Aún le resta pulir algunos detalles cuando llega a las definiciones,  para sacarse la espina y conseguir el tan deseado campeonato.

El sábado que viene Hindú disputará su 5° final consecutiva, mostrando el gran dominio que tiene en el rugby de Buenos Aires. Además irá por su 10° título de la URBA, y  jugará su 10° final, de las cuales sólo perdió en 2013 ante CUBA. En el año sólo cayó ante Universitario de Tucumán en el Nacional de Clubes (presentó un equipo alternativo), y por el Top 14 no pierde hace 21 partidos (el último fue en agosto de 2015, justamente ante Newman por 36-24). Motivos suficientes para soñar, el sábado que viene ante Belgrano o San Luis, con levantar un nuevo título.

NC

Crédito Fotos: Prensa URBA

Diferencia

Clasificado bajo All Blacks, Análisis, Pumas, Rugby Championship | el 01-10-2016 |

109

Los All Blacks derrotaron a Los Pumas por 36-17, demostrando una gran superioridad y diferencia de categoría, sobre todo en la segunda parte del primer tiempo, donde plasmaron todo su potencial y anotaron cuatro tries. En un Vélez colmado por más de 32.000 espectadores, El equipo de Daniel Hourcade mostró signos de recuperación en la segunda etapa, pero nunca se pudo meter en partido. El sábado que viene, en Twickenham, los Pumas chocarán con los Wallabies, que hoy perdieron ante los Springboks por 18-10.

Esta vez la diferencia estuvo en la primera etapa. Los Pumas cambiaron el plan de juego con respecto a lo producido en Hamilton, pero cometieron muchos errores puntuales, y sufrieron una diferencia que terminó siendo irremontable. Fueron más inteligentes en el planteo del partido, usaron con mayor frecuencia el pie, pero tuvieron algunas fallas de concepto que los hombres de negro tradujeron en puntos.

Los All Blacks aceleraron y pudieron penetrar el ingoal argentino recién a los 27 minutos, cuando Anton-Lienert Brown llegó a la conquista luego de un buen ángulo de carrera. Después iban a llegar las desconcentraciones argentinas, y los aciertos neozelandeses, que arribaron 3 veces más al ingoal en sólo 6 minutos: Primero, un line mal ejecutado por Creevy terminó en la conquista del otro centro Ryan Crotty. 4 minutos más tarde, Santiago González Iglesias se tomó un tiempo de más para usar el pie, y en consecuencia Dan Coles llegó al ingoal. Y en la última pelota de la primera mitad, el conjunto local no pudo controlar la salida a su favor, y la jugada terminó en un maravilloso try de de TJ Perenara.

A diferencia de lo sucedido hace 21 días en Hamilton, los Pumas mostraron reacción, al mismo tiempo que los All Blacks bajaron el pie del acelerador, ya con el resultado asegurado. Luego del try al comienzo del complemento del fantástico Ben Smith, y de la posterior amarilla a Joe Moody, el equipo de Daniel Hourcade pudo arrinconar a su rival, y con un scrum con un hombre más, llegar a la conquista de Facundo Isa, nuevamente uno de los mejores del local. El trámite de la segunda parte fue parejo, y los Pumas, con más empuje y corazón que otra cosa, aprovecharon los momentos en el que estuvieron con uno mas para imponerse en el juego, aunque muchas veces no pudieron transformarlas en puntos. Joaquín Tuculet tomó una pelota que no pudo agarrar Santiago Cordero, y fue autor del segundo try argentino. Además de Isa, quien aportó su habitual potencia y determinación para poner el equipo adelante, Javier Ortega Desio protagonizó un gran partido, y ratificó su gran momento. El entrerriano fue el que más tackleó, y además mostró sus virtudes en el juego suelto. Mientras estuvo en cancha, Agustín Creevy estuvo sólido en el contacto, al igual que Pablo Matera. El resto sufrió mucho en los duelos individuales, una de las grandes virtudes que tienen estos All Blacks. Porque cuando no tienen la pelota, el equipo de Oceanía presiona y no deja segundos para elaborar jugadas en ataque. Y cuando la tienen son directos, limpian rápido las jugadas, y tiene una agresividad en el contacto, que hoy no sólo los convierte en el mejor del mundo, sino en uno de los mejores de la historia. Llevan 16 triunfos al hilo, y pueden continuar esta serie de éxitos, ya que el sábado que viene chocarán con una débil Sudáfrica, y en noviembre no se cruzarán con la Inglaterra de Eddie Jones.

Para los Pumas aún resta en este Rugby Championship el duelo con los Wallabies, en Twickenham. Mañana partirán hacia el Reino Unido con el objetivo de mantener las cosas buenas que se hicieron, y lograr un triunfo que será vital para afrontar sin tanta presión la Ventana Internacional de Noviembre, que incluye cuatro partidos. En un torneo donde fueron muy importantes las localías, (obviamente excluyendo a los All Blacks, que arrasaron a todos, en todas las canchas) Los Pumas no podrán tener ese plus en tierras inglesas.

Posiciones:

Nueva Zelanda 25 +136

Sudáfrica 10 -21

Australia 9 -40

Argentina 5 -75

NC

Crédito Fotos: Prensa UAR

Retroceso

Clasificado bajo Análisis, Pumas, Rugby Championship, Sensaciones, Wallabies | el 17-09-2016 |

176

Los Pumas cayeron ante los Wallabies por 36-20, y dieron un paso atrás en el juego, con respecto a lo que habían demostrado en las primeras tres fechas del Rugby Championship. El equipo conducido por Daniel Hourcade no encontró el camino ante una Australia que consiguió una ventaja tempranera, y a base de una buena defensa y fortaleza en el punto de contacto, se llevó una clara victoria. En dos semanas, en Vélez, Argentina recibirá a uno All Blacks que hoy dieron otra clase de rugby, y a falta de dos fechas ya se quedaron con el título.

El aluvión de los primeros 11 minutos fue letal para que los Wallabies se sientan cómodos y con confianza durante todo el encuentro. Primero, dos sencillas combinaciones desarticularon una floja defensa argentina. Samu Kerevi, y luego Dane Haylett-Petty llegaron al ingoal, pero los errores no iban a terminar ahí, ya que Will Genia presionó a Nicolás Sánchez, forzó la equivocación, y llegó a una conquista que sacó una diferencia que luego iba a ser irremontable. Después de estos golpes iniciales, Australia tuvo la inteligencia para leer el partido y dominar a los Pumas, especialmente a través de dos factores: el orden defensivo y la solidez en el contacto. Para esto fueron claves Michael Hooper, Adam Coleman y lo que duró en cancha David Pocock. Si bien cometieron varias infracciones, supieron neutralizar el ataque argentino, que a diferencia de otros encuentros careció de ideas. Hoy los conducidos por Daniel Hourcade no pudieron elaborar buenas combinaciones, y por momentos quedó evidenciada la falta de un Plan B. Porque cuando el juego no aparece, o el rival se planta como se plantó hoy Australia, el equipo no encuentra otras variantes para dominar al adversario, como puede ser el uso del pie, o atacar con el pack de forwards. Para ese plan alternativo de patadas, hoy se notó la ausencia de Juan Martín Hernández, un jugador clave para leer y ejecutar a la perfección este rubro.

Más allá de la falta de control de la pelota, que hoy fue un dolor de cabeza, los Pumas sufrieron en otro aspecto, que se está volviendo una costumbre: la eficacia para defender. En total realizaron 54 tackles y erraron 17, un porcentaje muy elevado comparado los 143 hechos por los Wallabies, que malograron 23. El line, más allá de dos pelotas perdidas funcionó bien, al igual que la disciplina que progresó bastante. El scrum volvió a sufrir inconvenientes, y es un tema muy preocupante. Hoy los tres primeras líneas no tuvieron un encuentro destacado, aunque capitán Agustín Creevy tuvo algunas buenas arremetidas. La pareja de medios tampoco funcionó, siempre asfixiados y presionados por la tercera línea rival. La actitud de Javier Ortega Desio y la potencia de Facundo Isa fueron algunos de los puntos alto del equipo Puma, que también tuvo rendimientos muy parejos de Pablo Matera y Matías Moroni, dos piezas fndamentales. Santiago Cordero conquistó un nuevo try, ya le marcó a los tres rivales de los Pumas en este Rugby Championship.

Australia v Argentina - 17/09/2016

Otro de los saldos negativos que se llevan los Pumas de la gira por Oceanía, son la cantidad de lesionados. Frente a los All Blacks, sufrieron Guido Petti y Juan Martín Hernández, y hoy, a la espera del parte médico oficial, salieron golpeados Agustín Creevy, Juan Manuel Leguizamón y sobre el final Facundo Isa. El plantel no es largo, por eso habrá que aguardar la recuperación de estos jugadores y también la de los que se se quedaron en Argentina, como Jerónimo De la Fuente, Santiago García Botta, Manuel Montero y Tomás Lezana. El año es largo, y aún quedan 6 partidos de primer nivel, y el próximo será ni más ni menos que con los All Blacks, que hoy golearon a los Springboks por 41-13, y recuperaron el título perdido el año pasado. El camino de los Pumas en la búsqueda de un estilo, de una identidad, a pesar de los progresos demostrados este Rugby Championship, también es largo y aún queda un tramo por recorrer para pelearle con regularidad a los mejores.

Parte Médico Oficial

-Agustín Creevy: trauma condrocostal en la segunda costilla. Tratamiento sintomático y control evolutivo en la semana.

-Facundo Isa: contractura en el gemelo izquierdo. Se retira por precaución y se le realizará control y seguimiento en la semana.

-Martín Landajo: contusión vasto interno. Se le realizó vendaje compresivo.

-Juan Manuel Leguizamón: traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, se realiza cambio inmediato. Se recupera perfectamente. Control y seguimiento en la semana y programa de retorno gradual al juego.

La goleada de los All Blacks sobre los Springboks:

Posiciones:

  1. Nueva Zelanda 20 +117
  2. Australia            9    -32
  3. Sudáfrica           6     -29
  4. Argentina          5      -56

NC

Crédito Foto: Prensa UAR

Superioridad

Clasificado bajo All Blacks, Análisis, Balance, Pumas, Rugby Championship | el 10-09-2016 |

156

Los Pumas cayeron ante Nueva Zelanda por 57-22, en el inicio de la tercera fecha del Rugby Championship. El equipo de Daniel Hourcade jugó unos  primeros 50 minutos fantásticos, pero luego se quedó sin energía, y fue aplastado por unos All Blacks, que hoy muestran un nivel muy superior al de todos sus rivales. Hoy anotaron 8 tries, y la diferencia entre los hombres de relevo fue decisiva. La semana que viene el conjunto argentino visitará a los Wallabies en Perth, en busca de conseguir por primera vez dos victorias en un mismo Rugby Championship.

Otra vez la misma historia. Los All Blacks rozan la excelencia, y someten a quien se les ponga en frente. No se desesperan al verse por momentos superados por su rival. Construyen sus triunfos con paciencia, y a base de un rugby que es la combinación perfecta de dinámica, control, y una agresividad única para jugar a este deporte. Hoy en los últimos 30 minutos del encuentro terminaron arrollando a un equipo Puma, que jugó posiblemente los mejores 50 minutos de la era de Daniel Hourcade. Más que nada por el rival que tenían en frente. Porque desde el minuto 1 los Pumas salieron decididos a llevarse puesto a los All Blacks, con el dominio del juego, y mucha determinación para atacar con pelota viva. Así llegó a los 2 minutos el try de Santiago Cordero, luego de una gran jugada previa que tuvo como protagonistas a Joaquín Tuculet y a Matías Orlando. Esta magnifica combinación resulto la única conquista del encuentro, y la única que sufrieron los campeones del mundo en estas primeras tres fechas del Rugby Championship. Argentina continuó con la misma confianza y dinámica durante toda la primera mitad, aunque sufrió algunos desajustes, que no le permitieron terminar arriba en el descanso: Las complicaciones para salir del campo propio, un problema que más allá de que se había mejorado en los dos encuentros con Sudáfrica, sigue siendo una de las debilidades del equipo. Además, no pudieron detener a Julian Savea, una pesadilla cada vez que enfrenta a los Pumas: con 25 años, llegó a 9 conquistas e igualó a la leyenda australiana, David Campese como máximo verdugo del conjunto nacional. Más allá del wing de Hurricanes, los All Blacks tuvieron puntos muy altos para la reacción en la segunda etapa, como la conducción de Beauden Barrett, la potencia de Ryan Crotty, y las actuaciones de dos extraordinarios jugadores como Kieran Read y Ben Smith, que hacen todo simple, y bien. Hoy no estuvo preciso, y se fue reemplazado muy temprano el medioscrum Aaron Smith, y su hombre de recambio, TJ Perenara, fue determinante en el rendimiento de su equipo.

Decíamos antes, otra vez la misma historia. Porque al igual que partidos anteriores, los Pumas lograron incomodar a los All Blacks en gran parte del encuentro, pero nuevamente no pudieron aguantar el ritmo hasta el final. Esta vez el quiebre se produjo en el minuto 50, luego de algunas buenas arremetidas del equipo argentino, que por pequeños detalles no pudieron finalizar en try. A parir de ahí, fue todo negro. El conjunto conducido por Steve Hansen logró el control total de la pelota, se impuso en el contacto, y acorraló a unos Pumas que se quedaron sin energías ni fundamentos para mantenerse en partido. Tres tries en un lapso de 10 minutos definieron el encuentro, que dejó un clara señal: en el rugby actual son muy importante los 23 jugadores, y hoy la diferencia entre los relevos fue abismal. Luke Romano, Ardie Savea, TJ Perenara y Aaron Cruden, podrían ser titulares en cualquier seleccionado del mundo, y hoy marcaron las distancias ante un banco puma sin tanto rodaje. La intención de jugar de casi todos lados fue muy saludable, pero tal vez pudo ser contraproducente ante los All Blacks, porque eso implica un desgaste físico, que se terminó notando en la recta final del encuentro.

Más allá de los minutos finales, este partido deja muchas sensaciones positivas, en un camino que aún es largo y queda mucho por recorrer. El handling ha evolucionado notablemente, y los Pumas son peligrosos frente a cualquier equipo con al pelota en las manos. En gran parte del encuentro pusieron en aprietos a los All Blacks en su tierra, y eso es una novedad. Agustín Creevy demostró su liderazgo, y puso siempre la pelota adelante. Matías Alemanno está claramente asentado en los Pumas, y hoy con 11 tackles fue el mejor en ese rubro. También se destacó Pablo Matera, un hombre clave para el equipo en el trabajo sucio del ruck. Nicolás Sánchez aportó su habitual eficacia, mientras que Matías Orlando redondeó un correcto partido, al igual que Matías Moroni, quien volvió al XV, y tuvo buenas intervenciones. Martín Landajo le dio por momentos velocidad al equipo, mientras que Santiago Cordero, autor del try, tuvo fugaces apariciones. Facundo Isa no estuvo fino, y sufrió mucho en las pelotas aéreas.

Pasó la primera prueba en Oceanía, y en 7 días llegará el segundo examen, ante los Wallabies en Perth. Habrá que ver la recuperación de los jugadores golpeados, sobre todo la de Guido Petti, por las pocas variantes que hay en ese puesto. Será importante, como viene haciendo este equipo, continuar en la evolución en el juego, y hacer foco en los errores y en los detalles, para seguir por esta buena senda en el Rugby Championship.

Parte Médico Oficial

-Juan Martín Hernández: esguince del ligamento Interno de rodilla grado 1. Se evaluará su evolución

-Guido Petti: Padece contusión en vasto interno con probable compromiso en la inserción rotuliana.

NC

Crédito Foto: @AllBlacks

Corazón

Clasificado bajo Análisis, Historia, Pumas, Rugby Championship, Springboks, Sudáfrica | el 27-08-2016 |

250

Los Pumas derrotaron a Sudáfrica por 26-24 con un penal de Santiago González Iglesias a falta de 3 minutos para el final, y consiguieron el primer triunfo de la historia como local frente a Sudáfrica. Con muy buen juego en el primer tiempo, y mucha épica y amor propio en los minutos finales, el equipo argentino se repuso ante varias lesiones y momentos críticos, y logró un triunfo enorme en la segunda fecha del Rugby Championship. En dos semanas visitarán a los All Blacks, que hoy derrotaron a los Wallabies por 29-9, y siguen imparables.

Agustín Creevy

Merecido sobre todo por el carácter, y el gran avance en el rendimiento del equipo. Los Pumas disputaron un gran partido, pero sufrieron en la segunda parte, no solo en el juego sino también en los lesionados, y tuvieron que acudir a la épica y al corazón, para llevarse una batalla que será recordada por varios años. Porque el equipo argentino sintió las bajas de hombres claves como Tomás Lavanini, Nicolás Sánchez, Juan Martín Hernández y Manuel Montero, y terminó parado con jugadores en posiciones insólitas, como Ramiro Herrera de segunda línea, Martín Landajo de apertura y Javier Ortega Desio como centro. Y ante la embestida del conjunto sudafricano, que apeló sobre final a sus viejas armas de un juego frontal, intentando atropellar al rival, los conducidos por Daniel Hourcade tuvieron la virtud de no bajar los brazos, y aprovechar la pelota que  transformó a Santiago González Iglesias en el héroe de la tarde salteña. Al hombre de Alumni le fabricaron el penal, que el mismo se encargó de transformarlo en tres puntos, que selló el resultado final. Los Springboks tuvieron una jugada más para intentar llegar al triunfo, pero un tremendo tackle de Facundo Isa le ahogó la ilusión al visitante, y desató la euforia puma.

Además de la emoción y el sufrimiento con el que se consiguió la victoria, los Pumas tuvieron grandes momentos de rugby en el Padre Ernesto Martearena. Por que en buena parte del encuentro sometieron a los Springboks, defendieron de gran manera, y fueron inteligentes en la lectura del partido. En el primer tiempo, el conjunto argentino fue ampliamente superior, con un gran dominio de la pelota, y muy buenas combinaciones entre los forwards y los backs. El try de la etapa incial, anotado por Joaquín Tuculet, pero fabricado por todo el equipo saliendo jugando de las propias 22 yardas, marca el estilo de los Pumas y será seguramente uno de los mejores del año. En la primera parte, los conducidos por Daniel Hourcade no tuvieron finos en la definición, y podrían haber ampliado la diferencia. En la segunda etapa, el trámite se complicó, y Sudáfrica con mérito propio, y desconcentraciones del local, logró acercarse en el juego, aunque todavía lejos de lo que puede dar el equipo. Con Allister Coetzee al mando, los Springboks aún no encuentran un rendimiento óptimo, con un recambio generacional importante. Esto no le resta mérito a estos jugadores argentinos, que en los dos partidos levantaron mucho el nivel con respecto a lo hecho en el Super Rugby, y en la Ventana de Junio. Si bien el scrum sigue siendo un dolor de cabeza, hoy el line funcionó a la perfección, con muy buenas variantes, ante un rival con dos especialistas como Lodewyk De Jager y Eben Etzebeth.

Dentro de las individualidades destacadas, que hoy fueron muchas, Martín Landajo tuvo un gran mérito en el juego que desplegaron los Pumas. Condujo al equipo, manejo los tiempos, y fue muy importante para darle dinámica a los backs. Juan Martín Hernández empezó algo impreciso, pero terminó jugando un gran encuentro, sobre todo en el uso del pie, hasta que salió lesionado por un golpe del tercera línea Teboho Mohoje. El trabajo de toda la tercera línea fue clave en el contacto, sobre todo Facundo Isa, un jugador que día a día se supera. Joaquín Tuculet ofreció su habitual solidez, y abrió el partido con un try. El capitán Agustín Creevy también cumplió una gran tarea, y levantó en todos los aspectos del juego. Matías Alemanno y Guido Petti, quien ingresó en la segunda parte, demostraron que están en un muy buen nivel, y son importantes para el equipo. Uno de los puntos negativos fue Ramiro Herrera, que otra vez sufrió una tarjeta amarilla, y no estuvo sólido en el scrum.

Ahora se viene un fin de semana de descanso, y después el siempre difícil viaje hacia Oceanía. El equipo dirigido por Daniel Hourcade visitará primero a los All Blacks, que llevan 42 triunfos seguidos como local, y hoy parecen invencibles. Una semana más tarde, el conjunto argentino se enfrentará a los Wallabies, que hoy atraviesan una crisis de identidad con seis derrotas consecutivas, sin rendimiento, y con muchos hombres importantes lesionados. Los Pumas deberán hacer foco en mantener el juego demostrado en los dos encuentros, estar fuertes de la cabeza, y no caer en el conformismo de que el trabajo está hecho. Aún queda mucha historia por escribir.

Parte Médico de los Pumas:

-Juan Martín Hernández: Traumatismo cráneo con pérdida de conocimiento y herida cortante en pabellón auricular

-Tomás Lavanini: Esguince de rodilla izquierda. Diagnóstico presuntivo de lesión en liga cruzado anterior. Se realizará estudios en Buenos Aires.

-Manuel Montero: Probable lesión muscular aductor izquierdo.

-Nicolás Sánchez: Traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y herida cortante en labio inferior.

NC

Crédito Foto: Prensa UAR

Cerca

Clasificado bajo Análisis, Pumas, Rugby Championship | el 20-08-2016 |

167

Los Pumas cayeron en el debut del Rugby Championship ante Sudáfrica por 30-23. En un partido lleno de imprecisiones, el equipo argentino no pudo aguantar una ventaja de 23-13, y con varios errores propios terminó siendo derrotado con un try del octavo Warren Whitheley a falta de 2 minutos para el final. El sábado que viene en Salta habrá se jugará la revancha.

“Nos enloquecimos por nuestro afán de ganarlo con coraje y eso nos pasa habitualmente en nuestro país, porque creemos que todo se gana con huevos. En realidad se gana jugando bien, y después agregándole huevos y coraje” Las palabras del basquetbolista argentino Emanuel Ginóbili, luego de caer hace aproximadamente una semana ante Lituania, podrían encajar perfectamente en la derrota de los Pumas en manos de los Springboks. En uno encuentro con un rival que cometió muchos errores, y pocas veces encontró el camino, los dirigidos por Daniel Hourcade no fueron efectivos cuando atacaron, y sufrieron muchas desconcentraciones, que le permitió al local llevarse un partido que a falta de 12 minutos parecía perdido. El medio scrum de Lions, Francois de Klerk, fue el motor del equipo sudafricano para llevarse el triunfo como local. Porque el rubio, que también había estado en la última presentación de un equipo argentino en Nelspruit (victoria de Seteval Pumas ante Pampas XV en 2013), lidera el equipo, contagia a sus compañeros, usa bien el pie, y defiende como una fiera. El buen rendimiento del 9, más un sólido scrum, y una gran tarea de los ingresados desde el banco de suplentes, le bastó a los Springboks para lograr una victoria en el debut, y ubicarse atrás de Nueva Zelanda, que más temprano pasó por arriba a Australia.

Los Pumas tuvieron momentos de lucidez, y contaron con lapsos del partido que dominaron al rival y jugaron un gran rugby. Los dos tries, anotados por Matías Orlando y Santiago Cordero, vinieron de jugadas magistrales, con buenas tomas de decisiones y grandes carreras. Pero el equipo argentino no tuvo la inteligencia para cerrar el encuentro, y sufrió 17 puntos en los últimos 10 minutos. Primero, a la salida de un scrum, un cruce simple le permitió al fullback de Racing 92, Johan Goosen, llegar al ingoal. Luego, en un intento de despeje, Juan Martín Hernández comete una infracción, para que Elton Jantjies, de floja producción sume un penal. Y sobre el final, los Pumas no pudieron evitar una buena jugada del local, que finalizó con otro jugador de Lions, Warren Whiteley, anotando en la bandera (en el primer tiempo había marcado Ruan Combrinck). El equipo argentino sufrió el desgaste físico, y los que ingresaron desde el banco no aportaron la energía suficiente.

Los Pumas tendrán revancha en una semana cuando reciban en Salta a los Springboks. Será una buena prueba de carácter para un equipo argentino, que siempre rindió cuando recibió al conjunto que hoy dirige Allister Coetzee. Tendrán que ajustar detalles de concentración, y afianzar aspectos del juego, de cara a un torneo largo que recién empieza.

Más temprano, los All Blacks dieron otra clase magistral de rugby, y golearon como visitante a los Wallabies por 42-8

NC

Crédito Foto: Prensa UAR

13

Clasificado bajo Análisis, General, Pumas | el 16-08-2016 |

51

Juan Pablo Estelles, hombre de los Pumas 7´ dejó Atlético del Rosario para seguir su carrera en Northampton Saints. El centro de 28 años, que sufrió varias lesiones a lo largo de su carrera, logró continuidad y buen rendimiento, y jugará en la Premiership en la próxima temporada que arrancará el viernes 2 de septiembre.

Estelles, que además de tener un buen desempeño con los Pumas 7´ tuvo destacadas apariciones con Argentina XV y Atlético del Rosario, era una buena carta en el puesto de segundo centro, una posición que hoy no ofrece grandes variantes. Matías Moroni con mucha personalidad se supo adueñar de la 13 que dejó vacante Marcelo Bosch, pero por estar involucrado en los Juegos Olímpicos, no podrá estar en el debut de los Pumas en el Rugby Championship frente a Sudáfrica, el próximo sábado en Nelspruit. Ante la baja del hombre de CUBA, este plantel argentino no encontró garantías, y tuvo que que improvisar con jugadores que no se sienten cómodos en esa posición. Jerónimo De la Fuente y Santiago González Iglesias tienen más condiciones de primer centro, o apertura, en el caso del de Alumni, y Matías Orlando no rindió lo esperado como 13. Uno de los últimos dos mencionados arrancará frente a Sudáfrica, ya que De la Fuente no viajó por lesión.

En la búsqueda por agrandar la base en dicha posición, hay jugadores que vienen pidiendo pista de abajo. En el radar de la UAR siguen estando Juan Capiello, Segundo Tuculet, y este año apareció el Pumita Juan Cruz Mallía, quien por la lesión de Benito Paolucci terminó siendo el capitán del seleccionado M-20, que se quedó con la medalla de bronce en el Mundial de Manchester. El cordobés fue una de las figuras del equipo, y los convocaron para entrenar con Jaguares en las últimas semanas del Super Rugby. Severiano Escobio, Bruno Devoto y Rodrigo Etchart (hoy lesionado), llevan rendimientos parejos en las primeras de sus clubes, y también podrían ser variantes en un puesto que al igual que el de apertura con Nicolás Sánchez, hay un titular asentado, pero aún resta agrandar la base, uno de los grandes desafíos que tiene por delante el rugby argentino.

NC

Canes

Clasificado bajo Análisis, Súper Rugby, Sensaciones | el 06-08-2016 |

12

La tercera es la vencida. Después de 20 años en la competencia, y dos finales perdidas, Hurricanes se transformó en el rey del Super Rugby, luego de superar a Lions por 20-3. Era el único que faltaba coronarse en Nueva Zelanda, el país bicampeón del mundo, y el que mejor juega a este deporte.

Atrás quedó el poderío de Crusaders, la franquicia más ganadora del Super Rugby, y también los éxitos de Blues, que su último título lo consiguió en 2003. Más reciente en el tiempo llegó la etapa de Chiefs, con dos campeonatos en 2012 y 2013 de la mano de Dave Rennie, un equipo que aún sin varios artífices de esos años, continúa con su dinámica y su competitividad. El año pasado le tocó el turno a Highlanders coronarse por primera vez. Hoy es el momento de Hurricanes, el equipo de Wellington, que al igual que el año pasado terminó primero en etapa regular, pero esta vez pudo rectificar todo en los partidos decisivos.

No la tuvieron para nada fácil los Hurricanes. Luego de la final perdida en 2015 en manos de Highlanders, sufrieron inconveniente y tropiezos desde el final de la temporada, hasta el principio de este año. Porque después de la frustración de caer en esa final en condición de local, en la que por lo producido durante todo el torneo era favorito, el equipo perdió a dos leyendas: Ma´a Nonu partió hacia el poderoso Toulon, y Conrad Smith hacia el Pau. La brillante pareja de centros dejaba la franquicia luego de varios años, pero no iba a ser todo: Nehe Milner-Skudder, la gran aparición del Super Rugby en 2015, que se ganó la titularidad en el Mundial, se lesionó el hombro en la tercera fecha ante Blues, y no jugó más. También James Broadhurst, habitual titular en el equipo subcampeón, no pudo estar por inconvenientes físicos esta temporada. Otros dos All Blacks, Ben Franks y Jeremy Thrush, emigraron al viejo continente, al igual que el samoano Reynold Lee-Lo. A esas bajas, hay que agregarle las dos derrotas en el inicio del torneo, una ante Brumbies, con goleada por 52-10 incluida.

Pero el entrenador Chris Boyd demostró que el juego, y el trabajo en conjunto está antes que los nombres. No cambió la estructura, y ante las bajas encontró a hombres cumplidores, que calzaron perfecto en el equipo. Aparecieron Vaea Fifita y Michael Fatialofa, dos guerreros poco vistosos pero efectivos. En los backs se sumaron Willis Halaholo, Matt Proctor,Ngani Laumape, Vince Aso y Jason Woodward, a quienes no les peso la responsabilidad de reemplazar a jugadores de nombre. Nueva Zelanda es una fábrica de criar cracks. Estas nuevas apariciones se sumaron a hombres ya consolidados, que se transformaron en el eje del equipo. Porque probablemente TJ Perenara y Beauden Barrett hayan sido los dos mejores jugadores en su puesto. El 9 y el 10, que suelen ser suplentes en la consideración del entrenador de los All Blacks, Steve Hansen, tuvieron un año fantástico y fueron claves en la conducción y en la finalización de las jugadas. La tercera línea también fue un punto fundamental para la obtención del título, siempre liderados por un Ardie Savea incansable en ataque y en defensa. El joven tercera línea pinta para adueñarse la 7 que dejó vacante Richie McCaw. Tuvo a su lado a hombres rendidores como Brad Shields, quien tranquilamente podría representar a los de negro, y Victor Vito, otro que continuará su carrera en Europa. Dan Coles demostró ser un gran líder, además de un hooker de categoría. Los del fondo también tuvieron su aporte a la causa, con James Marshall, Cory Jane, y el mencionado anteriormente Woodward, quien terminó quitándole el puesto nada mas ni nada menos que a Julian Savea.

El trabajo defensivo y la inteligencia táctica, terminaron siendo los factores claves para Hurricanes en estos play-off. Atacar a partir de la defensa y usar de gran manera el pie, exprimiendo al máximo las virtudes, le sirvió al equipo de Wellington para golear a Sharks, y vencer con claridad a Chiefs y Lions, todo sin recibir tries en contra. A veces, en un Super Rugby tan dinámico y vistoso se subestima el factor defensivo, que siempre va a ser determinante en este juego.

A pesar de la derrota, Lions cerró un torneo muy positivo, no sólo por haber llegado a la final, sino por el como, y por la gran base que le deja a los Springboks. En el Mundial disputado hace aproximadamente 10 meses, no hubo ningún jugador de Lions en la lista, y hoy es el equipo modelo en Sudáfrica. A la esencia de su rugby frontal y físico, le sumaron dinámica, y se animaron a ser protagonistas en todas las canchas. El tiempo se encarga de poner las cosas en su lugar, y tal vez haya sido un error presentar un equipo totalmente alternativo frente a Jaguares, y de esta manera ceder el primer puesto de la tabla general, y en consecuencia la posible localía en el partido definitivo.  Seguramente la gran base de este conjunto estará en frente de los Pumas en dos semanas, en el debut del Rugby Championship.

Hurricanes es el gran campeón. Lo que no pudieron conseguir en este equipo leyendas como Ma´a Nonu, Conrad Smith, Chrisitan Cullen, Jonah Lomu ni Jerry Collins, entre otros, lo logró este grupo de jugadores, que completó el pleno neozelandes: Todas las franquicas Kiwis tienen títulos en el Super Rugby. Por esto también son los mejores.

NC

Crédito Fotos: @AllBlacks y @HurricanesRugby