URBA (Nuevo Orden)

Clasificado bajo Crónica, Plar, UAR, URBA | el 02-08-2011-05-2008

154

La asamblea extraordinaria de la URBA aprobó esta noche el Orden del Día propuesto por el Consejo y, de este modo, se reformó el Estatuto, con lo cual los pladares de la UAR podrán jugar en sus clubes libremente hasta fin de año, mientras que a partir del 1º de enero del 2012 sólo podrán hacerlo aquellos que tengan entre 21 y 23 años, más un mayor por equipo, aunque este último régimen de excepción caducará en el 2013.

El cónclave, que terminó dándole un nuevo giro al rugby de Buenos Aires luego de tres años de largas discusiones y determinaciones que no se cumplieron en su totalidad, duró más de tres horas y varios representantes de los clubes no estuvieron presentes en la última votación, en la que se estableció el régimen de excepción. Ese punto se aprobó con el 75 por ciento de los votos presentes.

La parte más reñida y de mayor discusión estuvo en los puntos 1 y 2. El primero planteaba la derogación de lo resuelto en las anteriores asambleas del 18 de mayo del 2009, del 28 de abril del 2010 y del último 15 de abril. El segundo trataba de aceptar a los pladares entre 21 y 23 años, con becas otorgadas por el Estado a través de la Secretaría de Deportes y del Enard.  Ambos se aprobaron con lo justo: el 68 por ciento, cuando lo que se necesitaba para hacerlo era el 66 por ciento.

Las próximas horas determinarán en qué escenario interno quedó plantado el rugby de Buenos Aires, aunque es evidente que este nuevo orden dejó descontento a un buen número de clubes. Pero también es cierto que ahora sí se le puso punto final a un tema que venía generando polémica tras polémica en los últimos tres años.

 

 

URBA (Asamblea/Orden)

Clasificado bajo Crónica, Plar, UAR, URBA | el 15-07-2011-05-2008

169

Este será el Orden del Día de la asamblea extradordinaria que celebrará la URBA el lunes 1º de agosto, a partir de las 18:

1º) Consideración de la derogación de:

a) las resoluciones asamblearias aprobadas por los puntos 2 y 3 del Orden del Día de la asamblea celebrada con fecha 18 de mayo de 2009.

b) la cláusula estatutaria transitoria establecida por las asambleas extraordinarias del día 28/4/10 y

c) su reforma dispuesta por asamblea extraordinaria del 15/4/11.

2º) Consideración de la incorporación como artículo 3 bis del Estatuto del siguiente texto:

“Los jugadores pertenecientes a clubes de la URBA convocados por la UAR para los planes de Desarrollo para el alto rendimiento o similares, con el especial objetivo de representar a la República Argentina en competencias de carácter internacional, que reciban becas deportivas previstas en la Ley del Deporte Nº 20.655, que sean otorgadas exclusivamente por el Estado Nacional por intermedio de la Secretaría de Deportes y/o ENARD, quedarán autorizados a jugar en los Torneos y Competencias de URBA, en tanto no sean menores de veintiún años ni mayores de veintitres años de edad, quedando totalmente prohibido que cualquier otra persona o entidad, pública o privada, provea directa o indirectamente a los jugadores cualquier forma de retribución, sea bajo la forma de Beca, subsidio, premio o cualquier otra.

Queda permitido a los jugadores involucrados recibir los beneficios de la cobertura de obra social o medicina prepaga y del plan vigente de contribución para la atención del costo universitario, en tanto tales coberturas sean asumidas por la UAR y solventadas en forma directa por dicha entidad sin intervención del jugador, como así también percibir los viáticos diarios compensatorios de gastos personales incurridos en las giras en las que efectivamente participen.

A pedido fundado de la UAR, el Consejo Directivo de la URBA podrá autorizar limitadas y fundadas excepciones al presente régimen con relación al límite de la edad. Podrá también denegar o limitar la autorización emergente de este artículo teniendo en cuenta para ello el espíritu formativo y amateur que para sus jugadores sostiene y privilegia la institución.

Se establecerá una Reglamentación Interna para la participación de jugadores afectados al Plan de Desarrollo para el Alto Rendimiento de la UAR que perciben Becas del Estado Nacional y/o ENARD, que será aprobada en Asamblea y sólo podrá ser modificada por el Consejo Directivo con la mayoría agravada de los dos tercios de sus miembros”.

3) Consideración y aprobación del Reglamento Interno previsto en el artículo 3 bis del Estatuto de la Unión de Rugby de Buenos Aires.

 

Orden

Clasificado bajo Crónica | el 28-04-2008-05-2008

43

Las declaraciones efectuadas hoy al diario La Nación por el presidente de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA), Néstor Galán, no sólo ratifican la división que existe sobre los puntos que debe incluír el futuro estatuto de la Unión Argentina de Rugby (UAR), sino que anticipan el clima caliente que gobernará a este lunes clave, en el cual a partir de las 19 está pactada la asamblea extraordinaria que debe pronunciarse sobre el camino que recorrerá el rugby nacional de aquí en más.

Galán dio su versión sobre el punto que hasta ahora separa a la URBA de varias Uniones del Interior y que puede provocar un rechazo al proyecto del nuevo estatuto: “Se debe aclarar definitivamente que el consenso al que se arribarara entre todas las Uniones del país de formalizar una lista única no mereció ningún tipo de condicionamiento. La lista que tenía conformada la URBA con Mendoza, Lagos, Sur, Austral, Tierra del Fuego y Rosario les aseguraba el éxito y la elección de Carreras. Lo que se suscribió es un acuerdo para tratar de revisar tres aspectos puntuales: el primero, que la reforma reflejara claramente el direccionamiento de la UAR  y su estructura hacia el profesionalismo. El segundo, el de someter a la aprobación de una asamblea en el caso de que la UAR solicitara la contratación de un agente comercial. Y el último, que se revisara el tema de la asignación de los votos, cuestión que fuera cumplida por la URBA al otorgarle un voto institucional a cada Unión provincial, lo que en algunos casos es darle un 33% más de los votos”.

El acta a la que tuvo acceso este blog y que fue publicada ayer, no tiene el mismo orden que señala Galán. Todo lo contrario. Como punto 1, y no como último, figura la asignación de los votos. Tampoco se menciona en el acta la palabra “revisar”, sino que habla de “modificación”.

En sus dichos al diario La Nación, Galán también pone énfasis en la necesidad de aprobar el estatuto en pos del futuro de Los Pumas y de los fondos que debe liberar el International Rugby Board (IRB). Es el mismo argumento que se utiliza desde la UAR.

Está claro que el escenario luce más que complicado. Y que algunos dirigentes del Interior que ayer se mostraban molestos con la actitud de la URBA, hoy reaccionaron con más disgusto al enterarse de las declaraciones de Galán, quien fue, por otra parte, quien encabezó las gestiones que derivaron en la lista única que consagró a Porfirio Carreras como presidente de la UAR.

El hombre de San Luis de La Plata, vale recordarlo, fue, además, uno de los apoderados de la lista.

Destino

Clasificado bajo Editorial | el 14-06-2015-05-2008

129

Hemos llegado a éste mundo con un preciado paquete de dones. Algunos vinieron incorporados; otros, los fuimos desarrollando. Pero hay un don que nunca tendremos y que la mayoría de los mortales desearíamos tener: el de saber nuestro destino. Podemos forjarlo, programarlo, imaginarlo, pero seguimos sin saber qué pasará dentro de un rato. No ha existido aún avance científico capaz de dilucidar qué será de nosotros mientras estemos vivos. Alguna vez, en un intento similar de reflexión como el que estoy intentando ensayar acá, escribí sobre el poder del instante. Cómo en el deporte, por ejemplo, un milímetro en una pelota puede cambiar una historia, o cómo un cruce de miradas puede derivar en una vida nueva. No sabemos qué nos deparará el próximo instante. Por eso, entre otras cosas, la vida es tan maravillosa.

En septiembre del 2006, los jugadores liderados por Agustín Pichot soñaban y proyectaban con un brillante Mundial al año siguiente. Tiempos aquellos de peleas entre esos mismos jugadores y la dirigencia de la UAR, con huelgas, solicitadas, cruces mediáticos, SportFive y la mar en coche. Tiempos en los que muy pocos imaginaban un gran Mundial Puma. Recuerdo que en una cena de amigos, el Bambi Soares Gache dejó en silencio al resto al afirmar: “Los Pumas pueden ser campeones del mundo”. Como cuando jugaba, el Bambi tenía el mapa en la cabeza: “Cada uno de los nuestros es titular y figura en sus clubes europeos. Tenemos excelentes jugadores en la columna vertebral del equipo. Y, además, díganme cuántos equipos tienen mejores jugadores que nosotros”. Las respuestas fueron en el orden de “Sí, pero ¡andá a ganarle a Francia de local en el partido inaugural…!” Yo, que en una parte coincidía con el Bambi, también adhería a éste último razonamiento.

No eran cortos los sueños de los jugadores liderados por Agustín Pichot. Soñaban con ser campeones del mundo. Ni más ni menos. Sin embargo, ninguno de ellos pudo prever lo que terminó sucediendo después del Bronce en Francia. Y lo que terminó sucediendo fue que tras el tercer puesto, el mapa del rugby argentino cambió sustancialmente. De un mundo a otro. Fueron apareciendo, uno atrás de otro, becas, planes de alto rendimiento, acuerdos con la ex IRB, con el Estado, con la Sanzar, ingresos millonarios, Pampas, Jaguares, Rugby Championship, Súper Rugby, competencia interna y externa casi once meses por temporada, Seven, Juegos Olímpicos, Panamericanos, Nacional de Clubes, Torneos del Interior, nuevos actores, sede nueva de la UAR, contratos, profesionalismo. Y no estamos escribiendo sobre 50 años atrás. Todo esto ocurrió en menos de ocho.

El 7 de septiembre del 2006, mientras los jugadores liderados por Agustín Pichot soñaban y planeaban con ser campeones del mundo, este blog daba a luz. Como ya destaqué varias veces, periodismo-rugby empezó como una necesidad mía de escribir sobre rugby y otros temas después de haberme decidido dejar el diario Clarín, en busca de un poco más de libertad por sobre un buen sueldo y otros beneficios extras. Tampoco podía prever lo que sucedió después. Porque éste espacio dejó de ser mío para ser de quienes lo leen todos los días, que son los que verdaderamente lo llevan adelante. No voy a abundar sobre cuestiones que ya saben y que las hemos intercambiado decenas de veces, pero en estos menos de nueve años el blog ha atravesado por innumerables vivencias y también vaivenes. Propios y de ustedes. Muy buenas, buenas y otras no tan buenas. Como la vida misma.

Lo que en 2006 parecía un salto al vacío terminó siendo un salto a la felicidad y al crecimiento mío como periodista, porque sigo aprendiendo todos los días. No abonaré con todas las letras al discurso “Se llena de anónimos”, “dicen cualquier cosa”, “entra gente que no sabe de rugby”. Todo eso sucede, pero para mí el blog o esta forma de hacer periodismo que nos regaló la tecnología es la herramienta más valiosa que ha existido hasta ahora. Es el periodismo verdaderamente independiente, de contacto directo con la gente, sin máscaras y sin compromisos con nadie más que con quien lo lee. Porque así como a veces “entra gente a decir cualquier cosa desde el anonimato”, muchas otras se dicen cosas valiosas, desde la información hasta la opinión.

El 7 de septiembre del 2006 no podía prever todo lo que pasó después hasta aquí con el rugby argentino. De un partido por semana (los sábados) pasamos a tener partidos todos los días. Hoy no existe un día en el que no surja una información sobre rugby. Es motivo de celebración que ello ocurra. Pero a mi, como responsable de éste blog, me superó. Nunca le encontré la vuelta para hacer crecer potencialmente a periodismo-rugby. Busqué, pensé, me junté con otros periodistas, probé, pero lo cierto es que entré en un embudo en el último año, que se complicó aún más por cuestiones de salud. El lunes pasado me pusieron otro stend. Otro tender, como escribí hace un año. Tengo que volver a parar la pelota y repensarme a mi mismo. Así como la vida es un instante, también es un límite. Y yo, debo reconocer, siempre tuve problemas con los límites.

Debo agradecer a la gente de empresas que confió en este blog para poner publicidad. Son muchos. No me puedo quejar. Especialmente porque hay muchos otros espacios de rugby en los que se trabaja mucho más de lo que lo hago yo y que rara vez reciben una publicidad. Lo mismo sucede con muchos periodistas. Hay en esto un mecanismo perverso alimentado por la UAR y la URBA al establecer contratos en los que sólo contemplan el dinero que van a recibir sin poder –ni querer, en algunos casos- medir el alcance real y verdadero de la difusión. Hay, escondida, una zancadilla al periodismo independiente. Al darles toda y la más absoluta exclusividad a una sola empresa (ahora ESPN y todas sus variantes de Scrum; en el 2006 fue Fox, ¿recuerdan?) terminan matando al resto de los medios. Con un monopolio sólo vive el monopolio. Y el monopolio da sólo lo que le conviene a su negocio. Del resto, literalmente se caga. Y el resto se caga también porque las empresas anunciantes, cuyas cabezas aún no cambiaron –ya cambiarán, por suerte- van a lo seguro o a ese latiguillo estúpido y vació que deseo no escucharlo nunca más: “¿Y vos cuántos clicks tenés?”.

En el Acerca del blog que publiqué el 6 de septiembre del 2006 y que nunca creí necesario cambiarlo, porque sigue siendo lo que pienso, planteaba que periodismo-rugby también nacía como una fuente de ingresos de su autor. Yo vivo del periodismo. De una escuela (TEA y Deportea), de la que soy uno de sus dueños, y de mis notas en el diario La Nación. Por cuestiones obvias de éste bendito país, debí aumentar mis ingresos. Crecieron mis responsabilidades en la escuela y tengo mayor participación en el diario. En el blog hace dos años que pierdo plata. No es lo más importante, pero no le encuentro la vuelta para dedicarle más tiempo y mejorarlo. El nuevo tender complicó más la situación. Entre el libro que escribí (El Rugido) y el diagnóstico de que tenía otra arteria algo tapada (el stend fue programado y los médicos me dijeron que andaré 10 puntos), este año casi no pude escribir para el blog. Y, la verdad, no sé cuándo podré volver a hacerlo. Tengo que medir mis esfuerzos.

No vengo a reclamarle nada a nadie porque aunque ahora me llamen de diez empresas (de esas que creen que su función con los periodistas es invitarlos a presentaciones con comidas y regalos) no estoy en condiciones de hacer un cambio en el blog. No tengo cuerpo para hacerlo. Pero, además, tampoco fue la intención en todo este tiempo de convertir a periodismo-rugby en un mar de publicidades, sino en un espacio donde se pudiera dar una mirada distinta, ni mejor ni peor. Un periodista tiene, como todo en la vida, opciones. Puede armar una carrera para llenarse de plata o para llegar a decir que no a lo que no quiere. Yo voto por esto último. Como dijo alguna vez Pepe Mujica, prefiero llevar una mochila liviana.

Ha pasado mucho en estos menos de nueve años que parecieron 50. No sé si los tiempos vuelan para los más de 50 o si ahora todo va más rápido. Pero lo cierto es que no estoy para correr. Y si bien no puedo saber lo que va a pasar en un rato, sí puedo decirles ahora que periodismo-rugby entra en un proceso de deliberación interna de su autor que supone una actividad casi tan nula como la de las últimas semanas. Hasta nuevo aviso. Preservando la maravillosa felicidad que me dio llevarlo adelante todos estos años. He trabajado en innumerables medios, gráficos y audiovisuales, y de la gran mayoría estoy agradecido, pero en ninguno experimenté la extraordinaria sensación de la libertad como acá. Eso no tiene precio alguno.

Creo que lo que conseguimos entre todos, salvo las contadas excepciones de siempre, es ir de frente, como lo enseña la vida y el rugby. Y en esa vía es que decidí escribir este texto al que llamaré texto y no post.

No me gustan las despedidas, así que para cerrar les dejo un regalo: Los Pumas del 65 cantando La Paloma, en el cierre de la presentación de El Rugido, el libro que tuve el gusto y el orgullo de escribir.

Besos y abrazos

JB

#ELRugido (Adelanto)

Clasificado bajo El Rugido | el 29-05-2015-05-2008

27

Rugido FB

Un adelanto sólo para ustedes del libro El Rugido, que desde el lunes próximo estará en todas las librerías.

……………………

Aitor Otaño no se podía dormir. Tampoco lo había podido hacer la noche anterior, tras la derrota ante Northern Transvaal Districts.

Tras la cena, Aitor se había encerrado en su habitación del Hotel Queens esa noche del jueves 13. Insomne, daba vueltas y vueltas en la cama, porque en su cabeza daba vueltas y vueltas la pregunta “¿cómo salimos de esto?”. Se levantó y se paró frente al ventanal de su cuarto. Mirando a la nada se le vino una imagen, la de la selección argentina de fútbol entrando caminando al césped del estadio Pacaembú de San Pablo para vencer 3-0 a Brasil, y más tarde coronarse campeón de la Copa de las Naciones que se había jugado el año anterior, un mes antes de que Otaño comandara en esa misma ciudad la conquista del Sudamericano que sirvió de ensayo a esta gira por Sudáfrica. Pensó Aitor: “¿Y por qué no entrar así de ahora en más?”. Le gustó la idea. Lo tranquilizó. Pero no era suficiente. Aitor era inteligente; sabía que con eso no iban a ganar. De pié, mirando a la nada, revisó el partido anterior, se detuvo en esa salida de los sudafricanos que dejó en el suelo a un tendal de compañeros suyos, amigos a esa altura, y se dijo a sí mismo: “Se terminó. Ahora los vamos a cagar a trompadas nosotros. A la primera piña que nos peguen, vamos a pegarle al más chiquito”. Recién allí, Aitor pudo conciliar el sueño. Eran las 3.00 de la mañana.

El viernes, luego de una breve visita a una mina de oro por la mañana, Aitor reunió a los jugadores antes del entrenamiento de la tarde. Allí les dijo lo que había decidido la noche anterior. Iban a entrar caminando hasta casi llegar al centro de la cancha y, especialmente, dio la orden: “No damos más un paso atrás. Al primero de los nuestros que le peguen, vamos a pegar nosotros. Pero no nos vamos a pelear con el más grande, porque nos faja a todos juntos; vamos a elegir a los más chicos. Y cada vez que toquen a alguno de nosotros, le apuntamos a esos”. No volaba ni una mosca mientras hablaba el capitán. Varios querían jugar el partido en ese mismo momento. Especialmente los debutantes. El fierro cortaba el ambiente.

La sangre nueva movilizaba al equipo. Tras la práctica, otro era el ánimo.

Durante el regerso al hotel, ya cerca de las 7.00 de la tarde, anocheciendo en esa parte de Sudáfrica, en el micro alguien empezó a cantar “Sí, sí, señores…”. Un bullicio lo interrumpió. Al unísono, varios gritaron: “basta de cantar lo mismo que nos da mala suerte”. Y de repente, de entre los asientos, empezó el Coco Benzi:
El que rompe los huevos de la paloma es un ser que no tiene corazón.
Es un ser que no tiene corazón el que rompe los huevos de la paloma.
Lo mataron con alambre de púas
con alambre de púas lo mataron
¡Vamos, Argentina!
¡Vamos, Argentina!
¡Vamos, Argentina!
Fue como una revelación. Todos en el micro estallaron de risa y empezaron a cantar lo que de ahí en más se inmortalizó como la canción de la paloma. Y en el medio del jolgorio, otro empezó: “Con los dedos de la mano, con los dedos de los pies, con las dos bolas y con una pija somos 23”, que también se transformó desde un momento en un hit. Y García Yañez gritó: “¡¡¡Cucucuru!!!” y eso empezó a servir de preámbulo a “La paloma”.

“La historia de ‘La Paloma’ nació en Duendes. Era una canción que cantábamos en los sesenta. Alguien la había escuchado en un partido contra nosotros. Y ese día en el micro, medio en joda, y como no querían seguir cantando las otras porque daban mala suerte, se me ocurrió empezar a cantarla. Ganamos y de ahí en más se cantó religiosamente en el micro antes de cada partido”, cuenta Benzi.
El sábado 15 de mayo llegó el momento del tercer partido. Mientras unas 4000 personas esperaban en las tribunas del estadio Oliën Park, en el silencio sepulcral del vestuario, en un instante Arturo Rodríguez Jurado, Pochola Silva y Ronnie Foster se fueron para uno de los baños a hacer un juramento de sangre. Enseguida se unió Lucho Gradín. Atrás fueron el Pato García Yañez y el Gato Handley, que no jugaban. Entre todos se propusieron no salir vivos de la cancha si no ganaban. Que iban a tener que matarlos para ganarles y que había que dejar la vida en cada pelota. Silva y Gradín aún lo recuerdan como si fuese hoy.

Otaño salió caminando, con la pelota en su mano izquierda. Atrás, Loyola. Así hasta casi la mitad de la cancha, cuando el capitán aceleró y pasó la pelota hacia atrás. Estaba inaugurando una ceremonia Puma que se extendería en el tiempo.

A los 5 minutos, Imhoff aprovechó una pelota por el ciego y llegó al try. A la jugada siguiente, a Silveyra lo llevaron varios metros pegándole trompadas y patadas. “Me mataron, pero yo seguí”, recuerda el pilar del CASI, liviano para el puesto pero muy valiente. Mientras atendían a su compañero, Aitor hizo una seña. “Todos entendimos. Se terminó. Ahora nos tocaba a nosotros. No tanto pegar, sino ir bien fuertes a chocarlos y tacklearlos”, cuenta Dartiguelongue.

Lo cierto es que fue Aitor el primero en responder la agresión. Y como había pronosticado, la víctima fue el hooker Martin Van Zyl, quien además era el capitán. “Yo estaba afuera, al borde de la cancha, y veía cómo en cada scrum las cabecitas de ellos iban para arriba, pim, pum. Estaban ligando de lo lindo”, cuenta Neri.

Arturo empezó a romper a tackles a todos, Loyola y Silva topeteaban de la misma forma y llegó un momento, alrededor de los 25 minutos, en que Van Zyl lo llamó a Aitor y le dijo: “No more”. “Y ahí nos largamos a jugar y los pasamos por arriba”, recuerda Darti.

Tras el “No more” sudafricano, llegaron dos tries consecutivos, uno atrás del otro, de Goti y Silva, ambos convertidos por la guadaña del Negro Poggi. De repente, desde una de las tribunas se empezó a escuchar “Aryentin, Aryentin”. Eran los negros que alentaban a los argentinos. Eran los negros que querían que les ganaran a los blancos, como sucedía al mismo tiempo con Nelson Mandela desde la cárcel. Al canto de los negros se unió el de los pocos argentinos, incluidos los que no habían entrado. “Fue un momento especial. Escuchar cantar por tu país a tantos kilómetros de distancia es algo único”, cuenta Dartiguelongue.

En el segundo tiempo, tries de Otaño (el tercero en tres partidos), Goti y Gradín (jugada espectacular, eludiendo rivales por la base del scrum), más dos penales de Poggi. Sobre el final, los locales, descontaron con un try convertido y dos penales que decoraron el 28-11 final. ¡Se había ganado! El sábado 15 de mayo, en el Oliën Park de Potchefstroom, Los Pumas habían conseguido su primer triunfo en Sudáfrica. Su primera victoria en la historia fuera de Sudamérica.

El domingo, el Hotel Queen, el mismo donde Otaño no podía dormir la noche del jueves, era una fiesta. Jutard tocaba en el piano tango y folklore, mientras otros descansaban, paseaban o se recuperaban de las copas del sábado. El equipo se había sacado una mochila de encima. El diario Die Transvaler tituló con el triunfo Puma y destacó como mejor jugador del partido a Imhoff, seguido por Gradín.

Antes de irse a dormir, Otaño volvió a ser corto y conciso: “No perdemos más”.

“Perfect” (Crónicas desde el Cedar-2)

Clasificado bajo Escenario, Pampas XV, Plar, Pumas, Pumas 7, Seniors, UAR | el 03-02-2015-05-2008

69

“Come on”.

“Good”.

“Perfect”.

No estamos en ningún país del Reino Unido, sino en Champagnat, en Talar de Pacheco, en el Norte del conurbano bonaerense. La única voz que se escucha en esta mañana soleada y agradable del jueves 29 de enero del 2015 es la de Dan Richmond, ex hooker de Northampton y transformado en especialista del line. La UAR lo contrató para fortalecer esa formación, la más problemática en los últimos años y la más débil en 2014. Viene de entrenarlo al capitán Agustín Creevy en Worcester y estará toda la semana haciendo lo mismo con los Seniors Santiago Iglesias Valdez -viajó a Buenos Aires con ese fin-, Facundo Bosch y Julián Montoya, y los juveniles Gaspar Baldunciel, Ignacio Calles e Ignacio Orbán. El contacto local de Richmond es Emiliano Bergamaschi, integrante del staff de Los Pumas, quien lo sigue de cerca en cada movimiento, atendiendo lo que hacen los jugadores, transmitiéndoles los conceptos a los managers de los Cedar del resto del país que también llegaron hasta aquí por ese motivo y hasta haciendo de traductor para los pocos que no entienden el inglés.

Richmond se maneja básicamente con dos elementos: una pelota grande de plástico, de esas de playa, y el simil de amansadora para el line: un palo largo que en un extremo tiene una esfera de madera, parecida a la parte de la raqueta de ping-pong con la que se le pega a la pelotita. Con la primera trabaja la flexibilidad de los lanzadores; con la otra emula a los saltadores. En este jueves, el primer turno le corresponde a Iglesias Valdez. Cuando Richmond pide que lo llamen hace la seña de beber algo, seguido de una carcajada. Es que el apodo de Iglesias Valdez es “Porrón”. “Beer”, grita y se ríe cuando llega el tucumano. El inglés le hace varias correcciones al lanzamiento de la ovalada de quien formó parte del plantel Puma en la última gira de noviembre.

Le pregunto a Bergamaschi cuáles son los fundamentos más importantes que está incorporando Richmond: “Nos hace mucho hincapié en seguir el protocolo acordado. Lo que ha notado es que nos apuramos a veces en lanzar la pelota y eso nos lleva a perder la coordinación con los saltadores”.

– ¿Y en el entrenamiento físico? ¿No tiene que hacer el lanzador ejercicios diferentes, por ejemplo, a los de los saltadores? (Nota: la elite de la preparación física hoy trabaja sobre las necesidades físicas de cada jugador no sólo de acuerdo a su estructura muscular, sino a los puestos que ocupa y a su función en el juego).

– Sí, también ha marcado eso. Que trabajemos más en la flexibilidad que deben tener los lanzadores. Y que los jugadores incorporen la memoria muscular para cada movimiento que ensayan.

De todos los managers del Cedar que vinieron a Buenos Aires el que más interesado está en lo que ocurre es Ricardo Le Fort, responsable de la Región del NOA. Le tira su pasado de hooker, con pergaminos en Los Pumas y en aquel bravo seleccionado de Tucumán multicampeón del Argentino y ganador y peleador ante las potencias que visitaban el país. Por ejemplo, de aquella terrible con los Springboks, en noviembre de 1993, a la que los periodistas sudafricanos dieron en llamar “La Batalla de Tucumán”. Le Fort se ubica detrás del lanzador, en una tribunita -la única- de madera de cuatro escalones. A su lado está Rodrigo Martínez, quien filma todo, le pregunta luego a los jugadores qué sintieron y por último arma un compacto que queda a disposición de los entrenadores y también de los rugbiers si lo requieren. Nada de estos entrenamientos existían en los tiempos en que Le Fort arrojaba la pelota al line…

“Perfect,” repite Richmond ante distintos envíos de Bosch, uno de los nuevos Seniors. El hooker de CUBA acierta en el círculo de madera la mayoría de los intentos. Cuando el inglés le pregunta si tiene algún problema físico cuando nota un mal movimiento, Bosch le muestra la herida de la reciente operación en su hombro derecho. Pero el entrenador queda satisfecho con el trabajo. “Perfect, perfect”. Cuando Bergamaschi le pregunta si lo llama a Montoya, Richmond lo para en seco con un “No. Now, coffee break”.

…………………………………..

Bergamaschi, entrerriano de Estudiantes de Paraná, es un buen parámetro para mostrar en qué hubo evolución en la parte técnica dentro del plan de alto rendimiento de la UAR. Con pasado como jugador en el Bristol, Saracens y Worcester, todos de Inglaterra, recorrió casi todos los seleccionados, empezando en Juveniles junto a Bernardo Urdaneta, allá por 2010. Su llegada a Los Pumas fue parte de un proceso. Y vaya que resultó un signo positivo: es el gran responsable del excelente rendimiento que tuvo el scrum el año pasado. Es quien puso de nuevo en alto una marca de fábrica del rugby argentino. En silencio, con bajo perfil.

Es un recorrido que también, aunque con distintos condimentos, transitaron los que hoy están en los seleccionados: Daniel Hourcade, Raúl Pérez, Pablo Bouza, Martín Gaitán y Mauricio Reggiardo pasaron por Pumas, Pampas, Jaguares y Pumitas. O Nicolás Fernández Lobbe, que del Seven ahora será el coach de los Pumitas en el Mundial M20 en Italia. Distinto es el caso de Santiago Gómez Cora, quien por su conocimiento específico de la especialidad entró directamente como head coach del Seven.

Es que en los distintos Cedar del país hay un elemento esencial a construir, que es el del idioma del juego, que en tiempos de altísima competencia desequilibra ante iguales fuerzas físicas. Vale detenerse aquí. El jugador argentino mantiene un ADN que lo mamó en sus clubes. Es el que tiene que ver con superar la adversidad y dejar el alma en la cancha. De tanto escuchar desde chiquitos las historias de Los Pumas, cuando a uno le toca ponerse esa camiseta sabe que la celeste y blanca forma parte de la piel. Eso no se entrena; ya viene adentro. Y es un plus soberbio. Es el que apareció en el último partido con los franceses. Lo tenía desde el más joven, Tomás Lezana, hasta el más veterano, Juan Hernández.

Pero, claro, con la garra y la sangre ya no alcanzaba. Había que generar un nuevo lenguaje de juego. Como sucede en los clubes. El CASI de la Academia de los 50, el SIC del Veco de los 70 y 80 o el Hindú de ésta última década y media. Cada uno con su idioma de club. También lo tuvo el seleccionado, pero la base fue siempre el corazón. Ahora se está generando algo tan importante que lo acompañe. Con una gran virtud: se empieza desde Juveniles. Así, el que entra ya sabe lo que tiene que hacer; a qué hay que jugar. Ese idioma se profundizó con la llegada de Hourcade a Los Pumas.

Después viene todo el otro aprendizaje que tiene que ver con lo profesional: lo físico, la alimentación, el cuidado, el descanso. Lo que no dispone un amateur.

En todo ese proceso que arrancó en el 2009 con el Pladar hoy dejaron de pertenecer dos personas que tenían un rol importante: Urdaneta y Francisco Rubio. El tucumano hizo un trabajo brillante con los Juveniles. Los jugadores que estuvieron con él lo aman. Con Bergamaschi, por ejemplo, condujo una camada en la que ahora hay varios Pumas, como Tomás Lavanini, Iglesias Valdez, Facundo Isa y Matías Díaz, entre otros. Sorpresivamente, el año pasado lo mandaron a los Jaguares. Rubio fue el director nacional del Alto Rendimiento en todo este tiempo. ¿Qué pasó con ambos? Las explicaciones oficiales son que Urdaneta no era necesario porque de ahora en más habrá poca actividad para los Jaguares y que Rubio prefería otros aires (será el head coach de Liceo Naval). Sin embargo, distintas fuentes indicaron que sus salidas tuvieron que ver con choques con Hourcade.

El tucumano ganó poder dentro de la UAR por el juego y por los resultados que tuvieron Los Pumas en el 2014. Pero los dirigentes no sólo están encantados con él por este valedero motivo, sino porque, sea por cuestiones extra o deportivas, ya no figuran en el seleccionado jugadores que la dirigencia no quería ni ver, empezando por Patricio Albacete. Ya no hay reclamos, y un trabajo de pinzas que hizo la UAR con distintos sectores aledaños derivó en que las negociaciones por los contratos sean personales y que no habrá premio en dinero por ganar con Los Pumas, pese a que la UAR sí lo cobra de algunos contratos con sus sponsors. Se cortó con aquellos reclamos gremiales en grupo que tuvieron su pico máximo en la era de Agustín Pichot como capitán. Y, de alguna manera, en actual ese orden interno, que algunos prefieren llamarlo unidad, mucho tuvo que ver Hourcade.

…………………………………………………

Tan entrerriano de Estudiantes de Paraná como Bergamaschi es Javier Ortega Desio. En este jueves soleado y agradable apareció por Champagnat teñido de rubio. Me hace acordar a cuando hizo lo mismo con su pelo Martín Palermo. Pero el del tercera línea es más llamativo. Es un rubio furioso. Es el tema de la mañana. Le pregunto si se debe a alguna promesa o alguna apuesta perdida. Me contesta con un simple “Me agarró la loca”. Más tarde se extenderá algo más en una entrevista que le hizo Ceci Baran en su página Pick&Go. La pueden ver haciendo click aquí.

Como Bergamaschi en lo suyo, Ortega Desio también es un reflejo de lo que trasciende en el grupo de jugadores: la buena onda. Toda la mañana habrá risas, buen ánimo y, se nota, compañerismo. Muchos vienen entrenando juntos en el Plar desde Juveniles. Ortega Desio, quien el año pasado dejó el SIC para volverse a jugar en Estudiantes porque no podía resignar el dinero de su contrato, irrumpió en el último partido del Rugby Championship y en noviembre por las lesiones de Juan Leguizamón y Juan Fernández Lobbe. Y la rompió en los 4 partidos, try incluido a Escocia. Con pasado de tenista, a un tris de ser profesional de ese deporte, Ortega Desio es otra de las lindas historias que tiene el seleccionado. Y es un tipo al que siempre se lo ve sonriendo y de buen humor.

Con Ceci Baran somos los dos únicos periodistas esta mañana. Más tarde se agregarán Jero Tello y Daniel Salvatori, de A Pleno Rugby, quienes vienen especialmente para registrar notas y fotos del Seven, que a la noche se va a Nueva Zelanda. También está en acción el área de Prensa de la UAR. Mientras Rafael Laría me muestra las instalaciones de Champagnat, Tomás Bédouret entrevista, filma y fotografía al plantel de Pumas 7. Solo un dirigente de la UAR: Víctor Luaces, acompañado por otro Los Tilos, Pablo Cardinali.

En la sala de videos, con Yerman Fernández repasamos la intensa actividad que tendrán Los Pumas en éste año. No habrá Pensacola, sino una concentración en Sydney del 28 de junio al 10 de julio, para esperar ahí el debut en el Rugby Championship, ante los All Blacks, el 18/7, en Christchurch. Luego vuelta a la Argentina para enfrentar a los Wallabies, el 25, en Mendoza, y otro viaje, ahora a Durban, para chocar con los Springboks el 8 de agosto. Y de nuevo al país para un partido fuera de competencia con los Boks, en Buenos Aires, el 15.

El 1º de septiembre, Los Pumas viajarán a Inglaterra. El 5 enfrentarán al Leicester Tigers, en el partido homenaje a Matías Ayerza. Y, aquí lo sorprendente, no se quedarán en Inglaterra, sino que entre el 6 y el 13 estarán en Portugal, en un centro de entrenamiento que recomendó Hourcade. El 14 estarán de nuevo en Inglaterra y el 20 debutarán en el Mundial ante los All Blacks, en Wembley.

…………………………………………..

A la 1 de este jueves soleado y agradable vuelve a aparecer en escena Dan Richmond, quien mañana se dedicará a los saltadores. Ahora es el turno de Julián Montoya, el hooker de Newman que ya debutó en Los Pumas en la ventana de junio. La pelota vuela de nuevo.

“Come on”.

“Good”.

“Perfect”.

Mañana, tercera entrega. Las imágenes.

 

Tiempo (Crónicas desde el Cedar-1)

Clasificado bajo Escenario, Plar, Pumas, Pumas 7, Pumitas, Seniors, UAR | el 02-02-2015-05-2008

31

Hay fechas que convienen recortar y guardar. En este caso, el lunes 19 de enero del 2015. Día de fuertes lluvias en buena parte de una Argentina que amaneció conmocionada por la noticia de la muerte del fiscal Alberto Nismam.  Pero lo que aquí va es que también es el día del comienzo de la actividad de los distintos jugadores seleccionados bajo la categoría Seniors en los 5 Centros de Alto Rendimiento (Cedar) de la UAR. Y éste no es un año más; es el año del Mundial. Primera vez, además, con doble competencia: Rugby Championship y Mundial. Año previo al Súper Rugby, para agregar otro porqué a la fecha del comienzo. Hay convocados 64 rugbiers dispersados en Champagnat de Talar de Pacheco, en el Parque San Vicente de Mendoza, en el Old Resian de Rosario, en La Tablada de Córdoba y en Los Tarcos de Tucumán, correspondientes a las Regiones Buenos Aires, Oeste, Litoral, Centro y NOA, respectivamente.

La lluvia en Buenos Aires no sé porqué me lleva al recuerdo del 1º de mayo del 2000. Lluvia como la de éste lunes 19 de enero del 2015. También en un club de rugby, pero en este caso Liceo Naval. Fecha y condiciones climáticas que marcaron el inicio de Marcelo Loffreda como entrenador de Los Pumas, en pareja con otra gloria del seleccionado, Daniel Baetti. Otros tiempos y no meteorológicos, precisamente. Se venía de la hazaña del quinto puesto en el Mundial de Gales 1999 y ya a esa altura el éxodo era imparable. Empezaba una nueva era. A los titulares de Los Pumas había que irlos a buscar a Europa, negociar con los clubes de allá -siempre en inferioridad de condiciones- rogando para que los cediesen en un calendario que, a lo sumo, ofrecía 6 test-matches por año. No nos estamos refiriendo al siglo pasado, sino a una década y media atrás. Hasta que se despidieron, luego del Bronce en 2007, Loffreda y Baetti nunca fueron entrenadores fulltime. El Tano trabajaba en Topper y en su profesión de ingeniero y Banana como médico en consultorios y hospitales de Rosario. Para ellos armar un plantel en una gira fue casi siempre un suplicio. Me quedan imágenes de jugadores a las apuradas poniéndose la ropa oficial antes de subirse al avión en Ezeiza. Me acuerdo del partido con los Lions en Cardiff, en el 2005. Una semana antes no podían juntar 23 porque se jugaba fuera de la ventana de la IRB… Lo que sí continúan son algunos dirigentes de ese entonces.

Pero volvamos al lunes 19 de enero del 2015. Kick-off para los Seniors con distintos testeos físicos. Lo mismo para 89 jugadores entre M20 y M19. Se pone en marcha la maquinaría y de eso se va a seguir ésta crónica y la que seguirá mañana.

………………………………………………….

Es jueves 29 de enero. La lluvia y el cambio de viento del miércoles trajeron el sol y 20 grados menos. En la sede que tiene Champagnat en Talar de Pacheco, alquilada por la UAR para su Cedar Buenos Aires, la mañana es lindísima. Es el mejor día desde que empezaron los entrenamientos. Ni punto de comparación con los agobiantes lunes y martes, con temperaturas que rondaron los 40 grados. Los jugadores no sólo vienen de su día de descanso, sino que hoy van a llegar más tarde de lo habitual (las jornadas arrancan a las 8) porque les toca un examen médico que no dista del apto que se le pide a cualquier jugador de rugby del país.

Son las 9 menos cuarto y está fresco en este enero de Buenos Aires. Martín Landajo y Santiago González Iglesias compiten, cada uno con su auto, a ver quién recorre más rápido el kilómetro que separa la Colectora de la Panamericana y la puerta de Champagnat. El medio scrum llega primero y lo festeja no bien baja de uno de los Jeep que varios jugadores disponen como parte del fuerte sponsoreo que goza el rugby argentino en su alta competencia. Es curiosa la figura de la llegada. Landajo es el único que sobrevive desde aquel primer entrenamiento del Pladar llevado adelante en la sede Pinazo de Belgrano, en el verano del 2009. González Iglesias, por su parte, es el único que jugó todos los torneos con los Pampas: las Vodacom de 2010, 2011, 2012 y 2013 y la Pacific de 2014.

Cuando empezó el Pladar, Landajo jugaba de apertura en el CASI, formando una gran pareja junto a Agustín Figuerola, quien, precisamente, era uno de los medio scrum de aquel primer Pladar. Más aún: Marta no viajó a la primera Vodacom y Figue, sí. “Cuando empezó todo esto yo sólo pensaba que el Pladar me sirviese para jugar mejor en el CASI. Ninguno de nosotros soñaba con Los Pumas. Los Pumas eran los de Europa; estaban muy lejos”, me dice Landajo antes de empezar la práctica de éste jueves. “Hoy -me agrega- todo es distinto. Los chicos quieren estar en el Pladar porque saben que desde ahí pueden llegar a Los Pumas. Antes se querían ir a Europa; ahora ven que quedándose acá quizá hasta tengan más chances”. Landajo terminó debutando como titular en Los Pumas recién en septiembre del 2012, ante Australia, en la Goald Coast, por la cuarta fecha del primer Rugby Championship.

Rete González Iglesias también se sorprende con todo lo que ha cambiado en tan poco tiempo. El conoce las entrañas del Pladar de sus pasos por Belgrano Pinazo, el SIC y ahora Champagnat. Lo del back de Alumni es una historia increíble. Doce meses atrás había decidido largar todo el rugby de alta competencia. Golpeado por la repentina muerte de su padre, el entrañabla Geny, y sin haber podido llegar en todo ese tiempo a su meta, que eran Los Pumas, pensaba dedicarse sólo a Alumni. Pero siguió y el 2014 fue su año consagratorio, con una actuación memorable en el Stade de France, jugando de 13 y deglutiéndoselo a Bastareaud.

Los tiempos. A veces parecen volar. En 2009, nomás, los pladares ni soñaban con jugar en Los Pumas. Los veían de lejos. En 2009, Facebook tenía 4 años de vida y Twitter, 3. Cambió tan rápido el panorama del seleccionado argentino de rugby como cambió la comunicación global, salvando las distancias. Cuando la charla ya incorporó más jugadores que escuchan a Landajo y González Iglesias, es hora de ir a la cancha. Uno de ellos dice: “Vamos a correr que para eso nos pagan”.

………………………………………………….

Champagnat está ubicado entre las rutas 202 y 197, a través de una calle que sale de la colectora de la Panamericana. Tiene dos canchas de rugby y dos de hockey. Salvo una de rugby, las otras 3 son de césped sintético. Los pladares usan 3 de ellas; la única que no pisan es la cancha grande de hockey. Las instalaciones se completan con un gimnasio (chico, pero bien equipado; tan chico que las 10 bicicletas fijas están afuera, en la galería), un vestuario, un consultorio médico, un salón comedor y otro salón que la UAR lo usa para reuniones y sesiones de video. No hay sombra posible. Si el sol pega no hay donde guarecerse. Pero es un lindo y amplio lugar. Con un movimiento que vale conocerlo. Una cosa es leer todo lo que genera la UAR con el alto rendimiento y otra cosa es verlo in situ. Es una estructura que contiene entrenadores, preparadores físicos, kinesiólogos, utileros, médicos, analistas de videos, prensa y administrativos, todos al servicio del plan que la UAR costea gracias a los fondos que le envía la ahora World Rugby. No es, vale recordarlo, un regalo de la ex IRB. La UAR se lo ganó por su condición de Tier 1 y acordó que ese dinero lo iba a utilizar en creación del Pladar y no en otra cosa, como lo pidió la FIFA del rugby. Pero esa plata -millones en libras esterlinas- se la ganó el rugby argentino. Y la inversión se nota viendo lo que sucede ahora en Champagnat, que se replica en El Parque San Vicente, en Old Resian, en La Tablada y en Los Tarcos.

Este jueves 29 de enero, hermoso, fresco, soleado, sin una nube, es un día especial, porque además de los Seniors y los M20 está el plantel completo de los Pumas 7, que por la noche viajará a Nueva Zelanda para disputar otras dos etapas del Circuito Mundial: la primera en Wellington y la segunda en Las Vegas. Por la tarde se unirán los chicos de M18. O sea, el movimiento es intenso. Salen jugadores desde todos los wines. Hay 50 entre Seniors, Pumas 7 y M20, más 20 de los staffs, que por esta semana incluye también a los responsables de los pladares de todo el país, ya que vinieron a Buenos Aires por la presencia de Dan Richmond, el inglés que fue convocado para trabajar las destrezas en el line. De ésto último tratará parte de la crónica de mañana.

Los Seniors van llegando en tandas. Algunos están retrasados porque aún no terminaron con sus exámenes médicos. La tarea empieza con un precalentamiento ordenado por Gonzalo Santos, quien lleva adelante la mayor parte de los trabajos físicos. Luego, los jugadores se someten a distintos esfuerzos de velocidad, registrados con una máquina que les mide el tiempo. En un pique se queda en una pierna Lucas Martínez, pilar de Lomas, debutante Senior. Tiene que irse con el médico. No volverá. Manuel Montero mete un tiempo que lo festeja todo el grupo.

Luego viene la parte de destrezas, controladas por Martín Gaitán, entrenador de los Pampas, y Germán Fernández, hombre clave en el staff de Los Pumas. Yerman es palabra santa para los jugadores. Gaitán, en realidad, es mucho más que el entrenador de los Pampas y se notará en ésta mañana. Camina la cancha dando indicaciones con los Seniors, con los M20 y con el Seven. Está a cargo de todo lo que es el juego. No saldrá de la cancha grande de rugby de césped sintético en toda la mañana. A propósito del sintético: entrenarse acá ha facilitado enormemente la adaptación para cuando Los Pumas viajan al exterior, ya que siempre practican en ese tipo de canchas.

Además de Gaitán también están otros miembros de ex staffs de Los Pumas, como Mauricio Reggiardo, el Campeón Sergio Carossio y Maxi Marticorena (estos dos últimos del Bronce 2007), quienes están especialmente con los Juveniles. Gaitán y Reggiardo habían renunciado junto a Santiago Phelan y Fabián Turnes antes de la ventana de noviembre de aquel convulsionado 2013. Phelan se sabía que no seguía. La UAR rápidamente volvió a contratar a Gaitán y a Reggiardo, aunque en distintas funciones. El que nunca volvió fue Turnes, a quien la dirigencia, encabezada por Agustín Pichot, no quería. Por lo bajo, lo acusaban de tomar partido por Patricio Albacete y de filtrarle a la prensa las internas del plantel. La movida de ese octubre lo quitó del camino.

……………………………………..

Cuando los Seniors se van al gimnasio (también usan la cancha sintética más chica para entrenar al aire libre) y desde el salón retumba el reggaeton, a la cancha principal entran los Seven y vuelven los M20, que antes habían pasado por el gimnasio. Son 45 minutos de fierros. De ahí, a la única cancha de césped natural, que todavía está muy pesada por la lluvia de ayer. Mientras, Santiago Gómez Cora dirige en otro lugar todos los movimientos de los Pumas 7. Es el mediodía y más de la mitad del staff aprovecha para almorzar. Muchos de ellos seguirán trabajando a la tarde.

La parte física en la cancha de césped es intensa. Los más nuevos no puede con su alma en los últimos ejercicios coordinados por Santos y ordenados por dos preparadores físicos que están invitados esta semana a colaborar.  Mientras todos corren, Facundo Bosch y Bruno Postiglioni están sentados en uno de los ingoales, agarrados en tomas de lucha. Son minutos y minutos en la que luchan cuerpo a cuerpo.

A la una y media, los Seniors terminan la rutina. Algunos aprovechan para arreglar con un administrativo de la UAR cuestiones relacionadas con las becas, como, por ejemplo, los convenios para estudiar en distintas Universidades. Las becas no las paga sólo la UAR, sino el Enard (gran aporte por haberse reintegrado el rugby al movimiento olímpico), y no incluyen sólo dinero, sino convenios para estudiar, medicina prepaga, telefonía móvil y algún otro beneficio. Los jugadores se entrenan por la mañana lunes, martes, jueves y viernes y tienen libre por la tarde y todo el miércoles.

A esa hora el sol ya pega muy fuerte. Los jugadores se van dispersando. En un costado, sentados, charlan 3 de los 4 medio scrums: Tomás Cubelli, Felipe Ezcurra y Marcos Bollini. El cuarto, Martín Landajo, ya se fue. “Me tengo que ir antes”, avisó mientras corría a su Jeep. El primero del Pladar en un rato iba a ser el primero en firmar el contrato con la UAR hasta 2017 inclusive. Síntoma de otra era, de otro tiempo.

* Mañana, segunda entrega.

 

Génova

Clasificado bajo Especial 50 días Puma | el 29-12-2014-05-2008

3

Si la derrota ante Escocia pegó duro en el ánimo del plantel, el largo viaje a Génova hizo más pesado el domingo siguiente al test en Murrayfield. El trayecto fue desgastante: avión a Amsterdam, otro a Milán y desde ahí, micro y combies a la ciudad donde nació Cristóbal Colón. La llegada se produjo cerca de las 22 ¿y a qué no saben bajo qué condiciones? Sí: diluvio infernal. En realidad, todo el Norte de Italia venía sufriendo fuertes lluvias que se anunciaban para toda la semana y, especialmente, para el sábado, día del test con la azurra.

El plantel fue otro al de Edimburgo. En el enroque de backs, entró Lucas González Amorosino, liberado para jugar su club, Cardiff, y salió por una semana Marcelo Bosch, quien partió al Saracens. Para Francia no iba a estar Horacio Agulla, quien debía viajar a los Estados Unidos para asistir al nacimiento de su hijo Horacito. Pero lo más fuerte venía por los lesionados. Out Rodrigo Báez (desgarro) y Matías Alemanno (paperas) y viaje de urgencia de dos Pumitas 2014: Guido Petti y Tomás Lezana. Y Juan Leguizamón se unía a la delegación, aunque aún no del todo respuesto de su lesión en el RCh, pero completando el trío santiagueño con Facundo Isa y Lezana. Claro, también llegó lesionado el capitán, Agustín Creevy.

El lunes por la tarde, luego de una lavada de cabeza general a la hora de los videos, el plantel partió al Estadio Carioli -un ex velódromo con una vista espectacular- para su primer entrenamiento en tierra italiana. Ahí, en esos 60 minutos donde se fajaron de lo lindo, empezó la recuperación. Y Hourcade dio señales: Cubelli de 9, Hernández de 10 (Nico Sánchez enloqueció en el buen sentido cuando lo vio enfrente), Tetaz Chaparro de 3, De la Fuente de 12, Agulla de 13, más Isa y Petti. Mientras Crevvy y Legui se entrenaban aparte con el kinesiólogo Martín Nuñez y el preparador físico Gonzalo Santos, el resto se mató a tackles.

Entrenamiento 1 en Génova

El martes hubo doble turno nuevamente en el Carioli, el miércoles descanso y el jueves un turno a la tarde. Ese mismo día empezó a trascender una noticia que se confirmó por la noche: el test se adelantaba al viernes porque, como decían los genoveses, “se viene el mundo abajo”. Antes, Hourcade había dado el XV con 8 cambios, los que había insinuado el lunes: ingresaban Matías Cortese, Tetaz Chapparo, Petti (debut), Isa (debut como titular), Cubelli (capitán), Jerónimo De la Fuente, Horacio Agulla y Lucas González Amorosino. Y con Juan Hernández por primera vez en el año como apertura, el puesto en el que se siente más a gusto.

Todo cambiaba. El captain’s run fue el viernes a la mañana. Y, gran noticia, el partido no se jugó bajo la lluvia. Histórico porque no hay registro de un test adelantado por condiciones climáticas y raro por ser en un día laborable a la tarde y con muy poco público en el Luigi Ferraris.

Los primeros 30 minutos Pumas fueron flojísimos ante un rival duro, pero sin una idea. El neozelandés Kelly Haimona anotó 4 penales de los muchos cometidos por los argentinos contra uno de Hernández. Era 12-3 hasta que en la última pelota, González Amorosino, el que siempre te salva, apoyó del lado izquierdo una jugada que él mismo inició sobre la derecha y que el equipo le dio una buena continuidad. 12-10 al vestuario. Si Los Pumas no mejoraban, se venía en serio el temporal.

Lucas especial

Al comienzo del segundo tiempo, Haimona anotó otro penal y a los 17, Cubelli jugó un penal rápido y Hernández hizo magia: aguantó y marcó el pase, todo de precisión, para que De la Fuente, que venía como un tren bala, terminara bajo los palos. Conversión del 10 y Los Pumas pasaban por primera vez al frente: 17-15.

A los 30, Sánchez, que había ingresado por Hernández, anotó un penal, pero enseguida, el cordobés Orquera puso nuevamente distancia de 2. Los últimos 5 minutos fueron con Italia atacando sin orden y sin claridad y Los Pumas defendiendo. Orquera tuvo una chance con un drop que le salió defectuoso. La chapa quedó 20-18. Con lo justo. Había que ganar y se ganó, pero quedó en deuda el juego. Pero además del triunfo, el test había dejado otros buenos elementos para el futuro: Cubelli dispuesto a no dejar la 9, Isa con otro buen partido, lo mismo que Tetaz Chaparro, De la Fuente y Matías Moroni en los pocos minutos que estuvo en cancha (no bien entró un tackle alto no sancionado lo mandó al vestuario por un rato con conmoción cerebral). Los de atrás empujaban y nadie parecía tener su puesto asegurado.

Cubelli especial

El pronóstico no falló. Efectivamente, el sábado Génova vivió durante casi todo el día un temporal de agua y viento, lo que obligó a cerrar casi todos los negocios. En el Hotel NH, a las puertas de la ciudad antigua, Los Pumas aprovecharon el día extra de descanso para saborear la victoria y empezar a pensar en lo que se venía. Nada menos que Francia, en el Stade de France, en el cierra de la gira que ahora tenía una chapa de 1-1. Como ante los Wallabies en Mendoza, a la ventana de noviembre le quedaba una sola bala.

Notas en La Nación, desde Génova

La necesidad de rearmarse

Lavado de cabeza

Reportaje a Horacio Agulla

Santiago x 3

Adelante x 2

El análisis de la victoria

Rompecabezas

Reportaje a Jerónimo De la Fuente

El partido

Imagen de previsualización de YouTube

Columna

Clasificado bajo Columna en La Nación | el 13-11-2014-05-2008

95

Escrito para La Nación de hoy (no está en Internet; por eso lo reproduzco aquí).

…………………………………..

Semesa Rokoduguni fue el personaje para la prensa del Reino Unido en la semana previa al comienzo de la ventana de noviembre en el otoño europeo. Sus imágenes vestido con el uniforme de guerra de las Fuerzas Armadas Británicas combatiendo en Afganistán le dieron forma a una historia bastante particular que desembocó en el rugby. Rokoduguni nació en Fiji, pero el sábado, con 27 años y apenas 29 partidos en la Premiership, debutó en el seleccionado de Inglaterra, equipo en el que ya brilla desde hace un tiempo Billy Vunipola, nacido en Australia. Los inventores del rugby, los que impulsaron la Era Abierta en septiembre de 1995, llevan años sin darle importancia a las costumbres que ellos mismos mantuvieron durante más de un siglo.

Rokoduguni y Vunipola tuvieron el sábado enfrente a Sony Bill Williams, quien va y viene cuando quiere y siempre tiene un lugar en los All Blacks, a los que les sobran jugadores, pero saben que con SBW, carismático como ninguno, boxeador, pinta de actor-galán de los 60 y más Rugby League que Union, conviene tomar licencias y, sobre todo, como en ocurrió en 2010, un año antes del Mundial.

Scott Spedding nació en Sudáfrica, pero el sábado debutó en el seleccionado de Francia, que venció al del país donde nació Rokoduguni. Italia, ya se sabe: aunque ahora tiene algunos jugadores más nacidos en su país, su XV siempre se asemejó a un seleccionado de la ONU. Lo mismo Japón, repleto de neozelandeses, algo que se intensificará al tener una franquicia en el Súper Rugby a partir de 2016 y de ser el organizador del Mundial 2019. Y no son los únicos. All Blacks y Wallabies se han nutrido de samoanos, fijianos y tongos.

Ese particular orden mundial del rugby, que habilita con escasas trabas a incorporar foráneos a los seleccionados, no tiene antecedentes tan fuertes en otros deportes y forma parte de un reducido ámbito donde el dinero ha atrofiado algunos valores. La IRB, por ejemplo, intervino ayer tratando de buscar una solución a la huelga que iniciaron los jugadores de Samoa, quienes amenazan con no presentarse ante Inglaterra el sábado 22, en Twickenham.

Argentina puede estar orgullosa de no pertenecer a ese orden que tiene mucho del todo vale. En el último Mundial, el de Nueva Zelanda 2011, fue el único seleccionado con jugadores y staff nacidos en el mismo país. Es impensable que un rugbier nacido en otro lado se calce la celeste y blanca. Quizá cuando haya una franquicia en el Súper Rugby, pero ese sería otro escenario, no vinculante con los Pumas.

También la Argentina puede jactarse de estar en el primer orden del rugby mundial sin tener una competencia profesional interna, preservando el amateurismo de sus clubes. Mucho se ha temido desde la incursión al profesionalismo del alto rendimiento, pero lo cierto es que esa posibilidad no aparece ni cerca.

La historia de Semesa Rokoduguni siguió esta semana con otro costado: está lesionado y quedó afuera del test del sábado con Sudáfrica. Ya vendrá otra.

Lavado

Clasificado bajo Publicado en La Nación, Pumas | el 11-11-2014-05-2008

73

Cómo empezaron los Pumas a rearmarse luego de la debacle en Murrayfield y de cara al duro partido que les espera el sábado en Génova, ante Italia. Para La Nación, desde Edimburgo.

…………………….

La lluvia que acompaña a los Pumas también en Génova (anuncian que seguirá toda la semana; incluso el sábado, día del partido con Italia) puede ser utilizada en dos sentidos. Uno, en chiste, como el que cuenta uno de los integrantes del staff, quien tiene la teoría de que el seleccionado argentino la atrae a todo lugar que pisa. Otro, en sentido figurado, para graficar la lavada de cabeza general que hubo pasado el mediodía en el hotel, antes de partir a una práctica de una hora que sirvió, especialmente, para recuperar la intensidad y fiereza que necesita el equipo.

Otra vez, como en Edimburgo, en una cancha de césped sintético (la que les habían asignado estaba inundada por el diluvio del domingo por la noche), ahora vez con la maravillosa vista de las casas enclavadas en la montaña que tiene el Estadio Carioli (antes un velódromo), del Génova Rugby, los Pumas se sacaron la bronca interna en esos 60 minutos en los que staff ordenó especialmente ensayar al máximo la defensa, uno de los grandes déficits en Murrayfield.

Además de la “masacre de videos”, como lo identificó otro integrante del staff, el encuentro de todo el grupo posterior a la dura caída del sábado tuvo más palabras que imágenes de computadora. Se habló mucho de lo que pasó y de lo que no puede volver a pasar. “Tenemos que recuperar la agresividad en el uno contra uno que tuvimos en el Rugby Championship. Lo bueno es que no es que hay que hacer todo de nuevo, sino que es algo que lo tenemos y que lo dejamos de lado contra Escocia”, enfatizó el fullback Joaquín Tuculet.

El plantel no sólo tomó conciencia de lo mal que preparó el test con Escocia –“no fue sólo un mal partido, también fue una mala semana; estuvimos muy disperos”, agregó Tuculet- sino que no debe repetir una actuación similar ante Italia. Hay jugadores, incluso, que pueden tener su última gran oportunidad para ser titulares o ganarse un lugar en el Mundial. No habrá más chances seguramente de aquí en más. La derrota en Murrayfield pegó fuerte.

“Amargura” fue la expresión que utilizó Nahuel Tetaz Chaparro, quien el sábado jugó los últimos 35 minutos en lugar de Ramiro Herrera, para dibujar el estado de ánimo con que el equipo viajó a Génova. “Pero la práctica de hoy (por ayer) nos dejó tranquilos. Fue corta, pero muy buena. Intensa y agresiva”. El pilar de La Plata Rugby podría ser una de las variantes a las que apele Daniel Hourcade, quien seguramente hará más de un cambio, además de los obligados por lesión y por la ausencia de Marcelo Bosch, cedido por una semana a su club, el Saracens inglés.

Tuculet, quien remarcó que luego del Rugby Championship “hubo 3 semanas de descanso en las cuales cada uno hizo la suya e inconscientemente nos fuimos mentalmente”, resultó enfático en la necesidad que el equipo tiene de volver a encontrar lo que hizo en el torneo de la Sanzar. “Sabemos que Italia nos va a presentar mucha pelea en los forwards. Si nosotros podemos imponernos con los 8 de adelante y somos agresivos en la zona de contacto, podemos ganar, pero hay que volver a estar concentrados 100 por ciento”.

Un punto de atención esta semana será en dos de los líderes que tiene el plantel. Uno, su capitán, Agustín Creevy, a quien anoche se le hicieron estudios y hoy se sabrá cuál es el grado de su lesión. El otro es Juan Leguizamón, quien viene con un parate desde la gira por Oceanía del RCh. Ambos se entrenaron ayer por separado, bajo las indicaciones del kinesiólogo Martín Nuñez y el preparador físico Gonzalo Santos.

Si bien Creevy no sentía ayer el mismo dolor del partido en la zona de los isquiotibiales, es muy difícil que llegue al test del sábado a partir de las 11 hora argentina, las 15 de aquí. Lo mismo con el tercera línea santiagueño. Con viento a favor estará disponible para Francia, “pero de ninguna manera lo vamos a forzar”, dijo Hourcade después de Murrayfield.

También el lunes genovés sirvió para el debut en gira de otros dos juveniles, quienes vienen de jugar en junio con los Pumitas el Mundial M20: Guido Petti, del SIC, y Tomás Lezana, de Santgiago Lawn Tennis, quienes se incorporaron por Matías Alemanno (paperas) y Rodrigo Báez (desgarro).

El médico Guillermo Botto comentó que la posición que adopta el jugador a la hora de ir a pescar en un ruck está provocando muchas lesiones en los isquiotibiales. Así se desgarró Báez. También Juan Fernández Lobbe actuando para el Toulon. Y es uno de los aspectos que habían entrenado los Pumas para que no sucediera.

Hoy, habrá doble turno en el Carioli, después de que pasen por allí los italianos, que esperan confiados en un hotel en la zona del Puerto, uno de los tantos atractivos que posee la ciudad donde nació Cristobal Colón. Seguramente comenzará a vislumbrarse el XV para el sábado, pero más que eso es un entrenamiento clave para ver cómo está el equipo. “Sabemos, aunque no lo vivimos, que siempre es un duelo picante con los italianos, porque para ellos juegan varios argentinos. Y queremos ganarles”, cerró Tuculet. El operativo rearme comenzó ayer mismo.

Competencia

Clasificado bajo Foco, Torneos, URBA | el 30-09-2014-05-2008

84

Atlético del Rosario logró, con mucho esfuerzo y condiciones rugbísticas, el séptimo lugar en el URBA Top 14, por lo cual debería tener su lugar en el Nacional de Clubes y, de acuerdo al nuevo orden de campeonatos de la misma URBA, y en el Top 14 del 2015. Mandarlo a jugar un repechaje que equipos que quedaron detrás suyo en las posiciones no suena justo.

Se entiende y se aceptan los playoffs, que por más que se vendan como “competencia” es un esquema armado para el negocio con la TV. Pero jugar una instancia similar para definir un séptimo puesto no responde a tener más competencia, sino a un sistema que no aporta ninguna justicia deportiva.

Para colmo, los papeles se mezclaron al jugar CASI, y de local, ese playoff para el Nacional de Clubes, obligando otra vez a cambios de días de lo pactado originalmente.

La URBA, como el resto del país, necesita una competencia seria y con justicia deportiva. No es necesario inventar nada nuevo y menos si es con otros fines que no tienen que ver con lo que sucede en la cancha.

 

Cruces

Clasificado bajo Copa DirecTV, Crónica, URBA | el 28-09-2014-05-2008

50

Hindú (1º) y La Plata (2º) se clasificaron directamente para las semifinales del URBA Top 14, en tanto que CUBA-Pucará y Newman-Belgrano se enfrentarán por los cuartos de final. La definición del torno será en el CASI y no tendrá a los clubes de San Isidro, CASI y SIC, que sí volverán a chocar entre sí pero por los playoffs para la plaza restante hacia el Nacional de Clubes de la UAR, instancia que también disputarán Atlético del Rosario-Alumni.

Los semifinalistas tendrán descanso 2 semanas, ya que los cuartos de final será el 11 y 12 de octubre. Habrá que ver cómo programa todo la URBA, ya que por reglamento, CASI-SIC también deberían jugar el 11 en el CASI. Eso sería imposible por la gente y, en segundo orden, porque se tratan de enfrentamientos por instancias distintas. Plaza, en tanto, será local ante Alumni. Los ganadores se enfrentarán en una final y el vencedor quedará séptimo y no sólo jugará en NdC el año que viene, sino que también avanzará directamente al Top 14 2015. Esa ventaja ya la alcanzaron Hindú, La Plata, CUBA, Newman, Belgrano y Pucará.

Por lo que se rumoreaba hoy, existen varias posibilidades para CASI-SIC: el viernes 10 por la noche, el lunes 12 que es feriado o jugarlo en otro escenario si la cancha no aguanta. Recordar que la URBA alquiló las instalaciones del CASI sólo para los playoffs por el título del Top 14. El año pasado, el clásico de San Isidro fue por los cuartos de final.

Hoy, Hindú superó en Boulogne al SIC por 32-15 con bonus y llegó a los 50 puntos.  La Plata también logró 5 puntos en su visita a Alumni (41-7) y alcanzó los 48. Ambos perdieron sólo un partido (Hindú con Belgrano y La Plata con el SIC) y empataron en el duelo entre ambos.

Hindú llega a las semifinales directamente por tercera vez consecutiva.

CUBA, el campeón, no pudo repetir lo del año pasado. Tendrá que pasar antes por los cuartos de final. Hizo lo suyo: ganar y con bonus (66-0 de visitante a Lomas), quedó en la misma línea que La Plata, pero los Canarios avanzaron porque ganaron el partido entre sí. Los de Villa de Mayo enfrentarán ahora a Pucará, que superó a San Luis, en La Plata, por 19-3.

Belgrano, con banderas homenajeando al Oso Alejandro Galli (¿su último partido en Virrey del Pino? ¿O jugará el Nacional de Clubes?) y con 2 tries del octavo histórico del club, venció con bonus a Pueyrredón por 33-11.  Como el año pasado, volverá a enfrentarse en la misma instancia y misma cancha a Newman, que con mayoría de suplentes perdió 38-20 con el CASI. Al Atlético no le alcanzó con el envión final para clasificarse.

El sábado, Atlético del Rosario también había ganado con bonus (40-18 a Regatas), pero necesitaba que hoy perdieran Belgrano o Pucará. Plaza buscará un lugar en el Nacional de Clubes.

Hindú jugará las semifinales con el ganador de Newman-Belgrano, mientras que La Plata lo hará con el de CUBA-Pucará, el fin de semana del 18 y 19 de octubre. La final será el 25.

Sólo uno de los 4 que buscarán el séptimo puesto para el Nacional de Clubes se clasificará directo al Top 14 del 2015. Los otros 3 lo harán en el Grupo I junto San Luis, Lomas, Regatas Bella Vista, Pueyrredón y a los que vengan de la Reubicación del GI, que culminará en 2 semanas, pero que ya tiene a Mariano Moreno, Banco Nación, Los Tilos, Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, San Albano, San Martín, Olivos y Buenos Aires. Faltan 3 equipos más.

En las otras divisiones, Hindú, CUBA y Belgrano clasificaron también a sus Intermedias, Pre A y Pre B. Los de Don Torcuato colocaron además a la M3 y a 4 divisiones en total en semifinales. Así quedaron los cruces:

Intermedia:

Semifinales: Belgrano y Pucará

Playoffs: Hindú-La Plata y CASI-CUBA

Pre A:

Semifinales: Newman e Hindú

Playoffs: Belgrano-Alumni y SIC-CUBA

Pre B:

Semifinales: Belgrano e Hindú

Playoffs: CUBA-SIC y Pucará-Atlético del Rosario

M23:

Semifinales: Hindú y CASI

Playoffs: Newman-SIC B y Alumni-SIC

 

 

Linda

Clasificado bajo Análisis, Pumas, Rugby Championship | el 22-08-2014-05-2008

39

Siempre está linda Salta. Nunca mejor puesto un slogan. Es Salta, la Linda. Y luce linda, a pleno sol, calurosa en este viernes donde en las calles, en los taxis y en los restaurantes está bien presente el acontecimiento que tendrá mañana esta ciudad del Norte argentino. Llegaron Los Pumas y su estadía aquí desde el lunes ha contribuido para el contagio con la gente. Hay ganas de verlos y, claro, ganas de verlos derrotando a los Springboks. Ver acá mismo un triunfo que se metería en la galería de los impactos históricos.

¿Qué ha pasado que en una semana se dio vuelta tanto la situación? Antes de Pretoria las incógnitas flotaban por todos los costados y en casi todas las variables podía caber una victoria por amplio margen de los Springboks. Hoy, acá en Salta, hay olor a poder ganarles a los sudafricanos. La actuación del equipo el sábado pasado, en medio del diluvio y el granizo, es la que despierta estas ilusiones, pero, tratándose de la calidad del rival y de que el seleccionado nacional sigue en formación, el análisis debe ser cauto.

Después del primer test y en la semana, con el resultado puesto, pulularon los sabios que todo lo sabían y los mal intencionados que llamaron a callarse a los que teníamos dudas con lo que podían ofrecer Los Pumas. Dudas, por otra parte, justificadas en el hecho de que este equipo, mechado con veteranos y jóvenes, no había tenido aún minutos en cancha al alto nivel. Y la ventana de junio no dejó precisamente buenas señales, sobre todo en el abecé del juego.

Se trabajó, se hicieron las cosas bien en la preparación técnica-física, no se repitieron errores de las dos anteriores ediciones del Rugby Championship, y el equipo, al menos durante 80 minutos y ante uno de los 3 mejores del mundo, apareció.

Los Pumas tendrán nuevamente a Juan Hernández, aunque ahora como primer centro, lo que puede ser una buena descompresión para que Nicolás Sánchez se siga animando y, como prometió, poniéndole más presión al juvenil Handré Pollard. Y el ingreso de Lucas González Amorosino en una de las puntas por Horacio Agulla coincide con la idea de Daniel Hourcade de darle mayor vértigo al ataque. Si los forwards repiten lo de Pretoria y buscan un line más ofensivo y un scrum más sólido aún, hay chances ciertas. Los Springboks suelen desordenarse ante equipos que los atacan por distintos ángulos.

Ahora hay que darle una segunda vuelta de rosca y mañana es una linda oportunidad para hacerlo. Desde las 16.40, con televisión en directo a través de la TV Pública HD y ESPN + y ESPN HD. Están casi todas las entradas vendidas, se anuncia calor, cancha dura y chica y aquí, por los cerros, por las calles angostas y por las iglesias rondan los sueños de un día histórico.

Cippitelli (QEPD)

Clasificado bajo Homenajes, Memoria, Sensaciones | el 01-08-2014-05-2008

0

Carlitos Cippitelli, gran referente del rugby de Mendoza, se fue de gira ayer. Mariano Lemoine y Bosshardt lo recuerda y homenajea en este muy lindo texto que me acercó y que reproduzco. Desde aquí, un abrazo muy fuerte a su familia, amigos y demás afectos. Y una oración en su memoria.

………

Carlos Cippitelli fue ante todo un ejemplo de conducta, de trabajo, un ejemplo de vida, un tremendo referente tanto para el ámbito del rugby como en su entorno laboral (era profesor de educación física) con su gimnasio modelo y siempre relacionado a nuestro querido deporte. Con su firme personalidad y dando siempre el ejemplo supo irradiar tanto a su alrededor. Murió este jueves 31 de julio, a los 53 años de vida luego de afrontar con estoicismo una bravísima enfermedad, esclerosis lateral amiotrófica, que lo aquejaba hace 9 años.

Un estrecho colaborador suyo (¡formado a lo Cippitelli!) me contó hace un tiempo, tal vez por el 2005 o 2006, cuando recién empezaba con los síntomas de esta fatal enfermedad: “Sigue llegando como siempre tempranísimo, llega primero, abre la puerta del gimnasio (Club del Parque, gimnasio vanguardista de la provincia desde hace ya varios años), … , sigue estando en todo y dando el ejemplo, como siempre”. En la cancha también era así, un líder natural, se ponen de acuerdo sus compañeros de club y del seleccionado, del cual fue 15 años capitán, siempre él primero, al frente, sobre todo en defensa con su seguro y durísimo tackle para con el rival que le pasara cerca.

Como jugador, tanto con su club, Mendoza Rugby, como con el seleccionado de Mendoza (Junior y Mayor), consiguió importantes triunfos y rutilantes logros deportivos como ganarle a los seleccionados de Inglaterra y Francia, y también haber jugado dignísimos partidos contra Nueva Zelanda y Australia, todos, siendo capitán y defendiendo la camiseta de la Unión de Rugby de Cuyo. Todo este mérito que fue recabando tanto dentro como fuera de la cancha supo ser reconocido nada más y nada menos que por el San Isidro Club, otorgándole un título honorífico como figura relevante de nuestro deporte.

Con ese rigor vivió y fue dejando estela de correcto comportamiento, de disciplina, orden, de talante estricto, pero siempre dando primero el ejemplo. Una personalidad que dejó huella honda en el entorno del rugby mendocino, del deporte (vinculado desde siempre al club Independiente Rivadavia, en el cual también jugó al fútbol de muy joven). Con esa dureza para el tackle, con esos huevos, enfrentó una durísima enfermedad que más allá de explicación científica o humana, seguro ese temple de acero, como su mirada de hombre de rugby, de tipo de bien, tuvieron mucho que ver en la duración de esta gran batalla que ganó, porque nos dejó una enseñanza imborrable, que perdurará para siempre en nuestros corazones y en nuestra memoria. Por su puesto se rodeó o supo formar un grupo de colaboradores de excelencia, ver tipos con esa avidez, trato, profesionalismo y dedicación más allá del rubro que fuera, no se ve en cualquier lado.

Estas cosas y otras tantas marcan y dejarán indeleble la profundidad del surco o huella al que hacía referencia más arriba. Otro batallador nos dice adiós (hace poco más de un año se nos iba el querido Daniel Mocho Perez Magnelli, enorme ejemplo de vida y quien padeciera una enfermedad del tipo, también sobrellevada con entereza deslumbrante), otro RUGBIER o mejor dicho HOMBRE DE RUGBY nos deja, pero no se va, queda su escuela, su lección de vida, su legado. Gracias Carlos por todo, gracias por tanto. ¡Hasta siempre!